La Clínica Universidad de Navarra participa en un nuevo ensayo clínico para el cáncer de mama más agresivo

El estudio busca una alternativa de inmunoterapia y quimioterapia para las pacientes del cáncer de mama triple negativo, para el que apenas hay estrategias de tratamiento

23.03.2022 | 11:42
La Dra. Marta Santisteban.

La Dra. Marta Santisteban coordina el ensayo que el Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama ha puesto en marcha en una veintena de hospitales

La Clínica Universidad de Navarra coordina el ensayo clínico TRIFOUR que pretende evaluar la seguridad de un nuevo tratamiento para el cáncer de mama triple negativo -el más agresivo de este tipo- y que se basa en una combinación de inmunoterapia y quimioterapia.

Junto con la Clínica, el Instituto de Investigación Sanitaria Biodonostia de San Sebastián y el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid lideran un estudio puesto en marcha por el Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama y la compañía sueca Cantargia, y en el que se contará con la participación de una veintena de hospitales españoles y más de cien pacientes.

En su fase Ib, el ensayo TRIFOUR se centrará en evaluar la seguridad de la combinación del tratamiento inmunoterápico (nadunolimab) y la quimioterapia (gemcitabina y carboplatino) y en la fase II, evaluará la eficacia de estos medicamentos con un grupo de control que sólo reciba la quimioterapia.

La doctora Marta Santisteban, especialista en Oncología Médica y miembro del Área de Cáncer de Mama de la Clínica Universidad de Navarra, ha explicado que "ya existe evidencia científica que demuestra que el cáncer de mama triple negativo puede responder a la inmunoterapia en combinación con quimioterapia, con tasas de respuesta y un impacto en la supervivencia relevantes". Según esta especialista, "la combinación del anticuerpo nadunolimab con quimioterapia basada en platinos está obteniendo resultados positivos en ensayos clínicos más avanzados en cáncer de páncreas y cáncer de pulmón de células no pequeñas".

Como objetivo traslacional, el estudio analizará las muestras de las pacientes con el fin de entender cómo funciona la molécula y encontrar biomarcadores que ayuden a determinar qué pacientes van a responder mejor al tratamiento.

La doctora María Muñoz Caffarel, investigadora del Instituto de Investigación Sanitaria Biodonostia, ha explicado que "los resultados pueden ser relevantes para otros ensayos clínicos en los que se esté probando el mismo fármaco, y nos van a permitir avanzar en el conocimiento del ecosistema del cáncer de mama triple negativo".

El cáncer de mama triple negativo se define por la ausencia de expresión de receptores hormonales (estrógenos y progesterona) y de sobreexpresión de la proteína HER2. "Globalmente hablando, el cáncer de mama triple negativo se considera más agresivo que otros subtipos de cáncer de mama y se asocia a un peor pronóstico, por lo tanto, la búsqueda de nuevas dianas terapéuticas y el desarrollo de nuevos fármacos o combinaciones son clave para impactar favorablemente en la supervivencia y mejorar la calidad de vida de las pacientes", ha afirmado la doctora Sara López-Tarruella, del Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

noticias de noticiasdenavarra