Un retén de bomberos vigila el fuego que ha calcinado 300 hectáreas en Auza

El incendio no se considera aún extinguido - El Gobierno apela al comportamiento cívico y pide evitar cualquier actividad que suponga un peligro de incendio

01.04.2021 | 09:34
Un bombero refrescando la zona en Saragüeta.

Un retén de bomberos vigila la evolución del incendio declarado en la medianoche del pasado domingo en Erratzu que, aunque no se considera extinguido, ha alcanzado una zona inaccesible en la que avanza muy lentamente y sin riesgo de que se descontrole, ha informado el Gobierno foral.

Está previsto que, si las condiciones meteorológicas lo permiten, los helicópteros del Gobierno de Navarra intervengan a lo largo de la mañana para sofocar las llamas, que han afectado a unas 300 hectáreas de terreno con matorral y oteas, según estimaciones provisionales, en el monte Auza, en el barrio de Iñarbil.

No se ha visto afectado ningún caserío o borda y no hay núcleos de población en las proximidades, ha explicado el Ejecutivo foral en una nota.

Bomberos de los parques de Oronoz y Cordovilla han participado, junto a personal del Guarderío Forestal, en unas labores de extinción que se han visto dificultadas por la escasez de accesos, la fuerte pendiente de los barrancos y el viento sur, con rachas muy fuertes que ha impedido el vuelo de los helicópteros, lo que ha obligado a realizar todo el trabajo de forma manual, sin poder contar siquiera con los vehículos desplazados.

Por otro lado, a primeras horas de la pasada noche los bomberos del parque de Burguete apagaron otro incendio declarado entre los términos de Saragüeta y Arrieta, así como pequeños fuegos detectados en varias localidades de la zona de Baztan.

Asimismo, a las 21.15 horas bomberos de Oronoz y Cordovilla acudieron a Urroz de Santesteban ante el aviso del Guarderío Forestal de que se divisaban diversos focos de fuego en una pista que conduce a Ituren. En estos momentos está controlado en su mayor parte, aunque se mantiene activo en su flanco derecho que ha afectado a algunos pinos.

La escasez de precipitaciones durante las últimas semanas, las elevadas temperaturas y la intensidad del viento que se registra en los valles de la zona cantábrica hacen que el riesgo de incendios forestales sea muy elevado, por lo que el Gobierno de Navarra apela al comportamiento cívico de los ciudadanos.

Además, pide que se evite cualquier actividad que suponga un peligro de incendio, como los que afectan a Erratzu y Urroz o el declarado a las 19.35 horas del pasado domingo en Azpilkueta y que fue dado por extinguido a las 1.32 horas del lunes, tras la intervención de bomberos de los parque de Oronoz y Cordovilla y del Guarderío Forestal, que quemó 52 hectáreas de matorral. Los bomberos de Oronoz tuvieron que regresar a las 6.18 horas para sofocar un rebrote de las llamas.