Detenido por cortar con una motosierra media nariz a un joven en Alicante

El agresor atacó a la víctima al sospechar que podía tener relación con los distintos robos que había sufrido en su negocio

11.02.2022 | 11:59
El detenido es un británico de 42 años residente en Alicante.

Un británico de 42 años ha sido detenido en Rojales (Alicante) acusado de haber agredido con una motosierra eléctrica a un joven, a quien cortó parcialmente la nariz, al sospechar de que podía tener relación con los distintos robos que había sufrido en su negocio.

Los hechos, de los que han informado este viernes fuentes de la Guardia Civil en un comunicado, ocurrieron el pasado día 3, cuando dos hombres que circulaban con su vehículo por el polígono industrial de San Isidro (Alicante) vieron cómo un segundo coche les perseguía y les obligó a pararse tras cruzarse en mitad de la carretera.

El conductor de ese automóvil se apeó y, supuestamente, amenazó a ambos con una pistola, que luego, una vez arrestado, se determinó que era simulada.

Acto seguido, según las mismas fuentes, sacó de su maletero una motosierra eléctrica, que presuntamente introdujo en el interior por la ventana del copiloto, causando diversos daños materiales.

De hecho, después de forcejear los dos ocupantes del vehículo con el agresor, este seccionó parcialmente la nariz a uno de ellos, un joven de 20 años, quien requirió de tratamiento médico-quirúrgico para que le aplicaran quince puntos de sutura.

Tras la agresión, una patrulla de la Guardia Civil que realizaba funciones de vigilancia en los alrededores observó a un grupo de personas en la puerta de un negocio en el área industrial de San Isidro. En ese momento, la víctima puso en conocimiento de los hechos a los agentes y posteriormente denunció la agresión.

Según el instituto armado, el detenido había sido víctima de distintos robos en su negocio y, al ver merodear por el entorno de su establecimiento el vehículo ocupado por esas dos personas, sospechó de ellas y "actuó por su cuenta".

El presunto agresor, hallado más tarde en la vivienda de un amigo en Rojales, admitió su autoría a los guardias civiles y colaboró en todo momento para la localización de las armas empleadas en el ataque, una pistola simulada y una motosierra, que fueron intervenidas.

El británico, al que se le imputan un presunto delito de lesiones graves y otro de amenazas graves, ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Orihuela (Alicante), que ha decretado su libertad con cargos, según las citadas fuentes.

noticias de noticiasdenavarra