alerta sanitaria

Italia registra 479 nuevos contagios y ordena el cierre de discotecas

Los aeropuertos comienzan a realizar PCR a todos los turistas y provocan colas de hasta ocho horas

17.08.2020 | 00:11
Los turistas que llegaron ayer a Italia tuvieron que hacer colas de hasta ocho horas en los aeropuertos. Foto: Efe

roma – Italia registró 479 nuevos contagios con coronavirus durante el día de ayer, una cifra inferior a las de los últimos días, pero se realizaron muchos menos test de detección, según los datos difundidos por el Ministerio de Sanidad. Aunque la cifra de nuevos casos se redujo –el sábado hubo 626 y los días anteriores más de 500– el Gobierno ordenó ayer cerrar las discotecas en todo el país, ante el convencimiento de que las actividades de ocio nocturno son en parte responsables de los nuevos focos. Con estos datos, son 253.915 los casos totales desde el inicio de la pandemia, así como 35.396 fallecidos, con los últimos cuatro el último día.

La región de Véneto, cuya capital es Venecia, encabeza desde hace días el cuadro de nuevos contagios, con 78 las últimas 24 horas, seguida de Lacio, con capital en Roma, que ha registrado 68 y donde están creciendo los contagios, en parte por la llegada de turistas e italianos a los principales aeropuertos. Precisamente, ayer comenzaron a funcionar en los aeropuertos romanos de Fiumicino y Ciampino las cabinas para realizar pruebas de covid a los pasajeros llegados de países "de riesgo".

largas colas en aeropuertos El Ministerio de Sanidad italiano decretó el pasado miércoles la obligación de realizar los test en 48 horas de la entrada en el territorio nacional a quienes procedan España, Grecia, Croacia y Malta, si no se hicieron una prueba en las 72 horas previas a la entrada a Italia. Pero hasta ahora no se habían activado estas áreas en la zona de llegadas de los aeropuertos. Ayer estaban previstas unas 2.000 llegadas desde esos cuatro países y en el aeropuerto de Fiumicino, el principal de Roma, se formaron largas colas para someterse a estos tests.

Mientras, los italianos que volvieron de vacaciones de estos países así como los extranjeros llegados entre el jueves 13 y ayer –antes de instalarse las cabinas en los aeropuertos– debían acudir a realizarse el test en uno de los pocos puntos destinados para ello en Roma. A lo largo del fin de semana se formaron larguísimas colas de hasta ocho horas en los puntos con el sistema drive in instalados en varios hospitales para efectuar estas pruebas PCR.

Ayer por la tarde se celebró una reunión con los gobernadores de las regiones, convocado por el ministro de Asuntos Regionales, Francesco Boccia, para abordar este asunto. El encuentro finalizó con la decisión de cerrar inmediatamente las discotecas en toda Italia y cualquier lugar donde se celebren veladas de baile, desde salones de baile hasta las playas. Hasta ayer solo las regiones de Calabria y Basilicata han cerrado las discotecas, mientras en otros lugares las presiones de los empresarios del sector las han mantenido abiertas desde que se autorizó con condiciones tras los meses de confinamiento.

Véneto y Emilia-Romaña ya adoptaron la semana pasada restricciones, con la reducción al 50% del aforo autorizado y la obligación de usar mascarillas incluso para bailar. El ministro de Salud italiano, Roberto Speranza, aseguró que los datos de los últimos días, "aunque sean inferiores a los de otros países europeos, no pueden dejar de preocuparnos". Y por eso, pidió "elevar el nivel de atención". "No podemos anular en absoluto los sacrificios que hicieron los ciudadanos", agregó.