‘Mi querida cofradía’, un filme que reivindica el feminismo

La directora Marta Díaz de López Díaz presentó la comedia en el Ópera Prima de Tudela

07.02.2020 | 15:42
Díaz de López Díaz y Serra, ayer en Tudela.

tudela - Una mujer católica, apostólica y malagueña se encuentra a punto de cumplir su sueño de toda la vida: ser elegida presidenta de su cofradía. Pero se lleva una gran desilusión al ser elegido un hombre altivo y machista, que está decidido a relegarla. Este es el argumento de Mi querida cofradía, la primera película de la malagueña Marta Díaz de López Díaz , que se presentó ayer en el 19º festival de cine Ópera Prima de Tudela.

La directora, que acudió a la capital ribera acompañada de la productora Aintza Serra, presentó esta comedia de enredos en la que se muestra la discriminación de las mujeres en las cofradías. Díaz de López Díaz explicó que estrenarse en el largometraje con una historia de empoderamiento femenino no fue algo predeterminado. "En los cortos que he hecho siempre he hablado desde la perspectiva femenina, pero nunca con un mensaje tan claro como en esta película. El argumento lo pedía, lo permitía y me sentía cómoda hablando de eso, de las cofradías desde ese punto de vista", aseguró, al mismo tiempo que reconoció que si bien mete el dedo en la llaga en ciertos aspectos que rodean a las cofradías, lo hace desde el más absoluto "respeto" y "cariño. Cuando vi que la historia interesaba tomé conciencia de cómo se iba a recibir el mensaje. A partir de ahí no toque muchas cosas del guion, lo que significa que desde la inconsciencia la hice con cariño y con respeto". Y añadió que "hoy en día todo está muy crispado y en cualquier momento podía haber polémica al ser un asunto controvertido. Por eso estoy contenta de cómo la ha recibido el público, la respuesta ha sido mejor de lo que esperaba".

La película tiene claras referencias al cine de Pedro Almodóvar. "Es algo inevitable. Soy muy fan y Mujeres al borde de un ataque de nervios me fascinaba. Cuando se me ocurrió la idea de cofradías, sí que había un punto de referente claro. No es que lo haya hecho conscientemente, no he cambiado el gazpacho por las torrijas, pero sí que había elementos como el universo femenino, el tipo de comedia, los diálogos..., que vienen de ahí porque esa película fue de las primeras que me hizo plantearme que me gustaba el cine", concluyó la directora.