seis zortzikos donostiarras

Hallan en México la música de seis zortzikos vascos del siglo XIX que se creían perdidos

Han sido encontradas por el investigador John G. Lazos en el archivo del colegio de las Vizcaínas

08.02.2020 | 16:42
Hallan en México la música de seis zortzikos vascos del siglo XIX que se creían perdidos

Han sido encontradas por el investigador John G. Lazos en el archivo del colegio de las Vizcaínas

donostia - Como suele ocurrir en estos casos, los descubrimientos se hacen por casualidad o por "carambola". Recientemente, se han descubierto en Ciudad de México la música de seis zortzikos donostiarras de principios del siglo XIX, con temática navideña y carnavalesca. El doctor en Musicología por la Universidad de Montreal, John G. Lazos, ha sido quien ha hallado estas partituras, mientras se encontraba inmerso en el trabajo de catalogación del Archivo Musical del Colegio de las Vizcaínas. Sorprendido ante el descubrimiento de seis juegos de zor-tzikos, los remitió al Archivo Musical del País Vasco, Eresbil, para que le ayudasen a identificarlos y traducirlos, pues la letra, originalmente, está escrita en euskera.

El investigador reconoce que le sorprendió encontrar las partituras, dado que el corpus del fondo mexicano se compone por obras religiosas, principalmente "la misa y el divino oficio". Además de estas composiciones, el archivo alberga estudios, métodos, conciertos y sonatas típicas de la época. Por lo tanto, encontrar partituras de origen vasco con estas características es algo "excepcional".

Para poder catalogarlas, lo que tenía que hacer era comprender lo que decían sus letras, por ello, se las envió a Jon Bagüés, director de Eresbil, que lo primero que hizo fue reparar en el compás de los zortzikos para intentar datarlos. Bagüés explica que hasta mediados del siglo XIX este tipo de composiciones no tenían un compás de 6/8 (seis por ocho): "En aquel entonces no sabían que el mejor ritmo para escribir un zortziko es 5/8. Con 6/8 no encaja bien". Después de 1850, en cambio, se comenzó a utilizar la métrica adecuada. Reparando tanto en el ritmo como en la grafía utilizada para escribir la letra, dedujo que los documentos no podían ser anteriores al XIX y tampoco posteriores a la mitad de ese siglo. El responsable del Archivo Vasco de la Música afina un poco más el periodo y data entre 1818 y 1830 la fecha de los textos y, "probablemente, también el de la música".

Al leer las letras, Bagüés percibió que se utilizaba un "euskera cultista" y, entonces, por la grafía y por la temática de las obras, concluyó que dichas composiciones pertenecían José Vicente Etxegarai, poeta donostiarra que se caracterizó por convertir en lírica las festividades de la capital.

Así, entre otras publicaciones, el director consultó, el libro Festara, que recopila toda la producción poética de Etxegarai, y comparó las letras de los zortzikos hallados en México con las reunidas en el volumen. De esta forma, descubrió que cuatro de los seis zortzikos fueron escritos por el donostiarra. "Creo que realmente son los seis", afirma Bagüés, quien indica que "desgraciadamente" no se puede confirmar la autoría de los otros dos.

El director de Eresbil añade, que las piezas encontradas no son completas, sino que son fragmentos o "pequeñas partes" de villancicos de Navidad, comparsas de Carnaval o de otras comparsas de jóvenes donostiarras que salían a la calle la víspera del día de Reyes -tradición que ya no se celebra-: "Era una fiesta que se hacía a medio camino entre el villancico religioso y la invitación al Carnaval".

la música En este sentido, al ser letras ya conocidas, "el valor" del descubrimiento reside en la música que acompaña a los textos y en el hecho de que se creía música "desaparecida", que resulta "muy interesante" para el estudio del zortziko, porque "no hay tantos de esa época".

En cuanto a las partituras, Bagüés considera que no sería "descabellado atribuir" la composición musical a Pedro Albéniz, que hasta 1830 fue maestro de Capilla de Donostia y que aparece como autor en eventos parecidos, como de algunos villancicos de 1829 o de música de los festejos en honor al rey Fernando VII en 1828.

COLEGIO DE LAS VIZCAÍNAS El investigador John G. Lazos se encuentra produciendo el catálogo del acervo musical del colegio de San Ignacio de Loyola Vizcaínas de Ciudad de México. Este centro educativo, fundado en el siglo XVIII por vascos residentes en aquel país, reúne en sus fondos, además de los propios, los archivos musicales del colegio de las Niñas de Nuestra Señora de la Caridad, del siglo XVI, y del de San Miguel de Belén, del siglo XVII.

El doctor en Musicología, que no es la primera vez que se enfrenta a un proceso de catalogación como el actual, resalta que los fondos del centro son de "gran importancia".

En cuanto a los documentos, de los que ya analizado aproximadamente la mitad, el investigador expone que abarcan el periodo comprendido entre el siglo XVI y el XIX, lo que se conoce como "el periodo de la Nueva España y del México independiente". "La gran mayoría son manuscritos musicales, que hay que considerar como documentos únicos e irrepetibles, mientras que una menor parte comprende impresos", expone John G. Lazos, quien añade la lista de compositores es larga y reúne tanto a locales como a europeos, así como a un "grosso cuya autoría estaría todavía por definir".

Cuestionado por si es posible encontrar más documentos como los zortzikos donostiarras, afirma que aún no ha hallado otro caso así, aunque matiza que "todavía faltan por revisar poco menos de la mitad del corpus musical y las sorpresas seguramente se seguirán dando".