ARCO arranca con mayor afluencia de coleccionistas, pendiente de la compra del 'Ninot'

En esta 38 edición se ha notado especialmente la atención mediática que ha causado la obra de Santiago Sierra

08.02.2020 | 21:35
Santiago Sierra y Eugenio Merino vuelven a ARCO con un ‘ninot’ gigante del Rey.

En esta 38 edición se ha notado especialmente la atención mediática que ha causado la obra de Santiago Sierra.

MADRID. La 38 edición de ARCOmadrid ha abierto este miércoles sus puertas a los coleccionistas, primeros en pasear por los stands de Ifema, en los que se ha notado una afluencia mayor que otros años y que se ha notado especialmente en la atención mediática que ha causado el 'Ninot' del Rey de Santiago Sierra, así como la conferencia inaugural a cargo de Mario Vargas Llosa, el año en el que Perú es el país invitado.

Las primeras ventas se han producido en algunos casos nada más arrancar la feria, pero ni la polémica obra de Sierra en colaboración con Eugenio Merino ni el Miró de cuatro millones de euros -una de las más caras de esta edición--, han encontrado aún comprador. Sobre la escultura del monarca, de momento hay varias ofertas, todas ellas internacionales y una de mayor peso procedente de un museo panameño, tal y como han confirmado a Europa Press desde la galería italiana Prometeo.

La galería francesa Lelong exhibe una de las obras más caras de esta edición, valorada en cuatro millones de euros: un óleo de Miro que, según han señalado desde la galería a Europa Press, aún no ha sido vendido. Sin embargo, sí se ha cerrado la venta de sendas obras de Tapies y de Jaume Plensa, por un precio de 250.000 euros.

La galería Marlborough, una de las clásicas de la feria madrileña, ha destacado el número de visitantes que se observa en esta primera jornada, que está reservada para los coleccionistas. En su caso, la galería ha vendido hasta el momento una pieza de Gordillo por un precio de 165.000 euros, así como un Fontela por 12.000 euros y una obra de Soldad Cedilla por 16.000 euros.

Guillermo de Osma ha destacado a Europa Press que su galería, que ofrece obras entre los 450.000 euros y el millón de euros, ya ha vendido una pieza de Eduardo Chillida y otra de Pablo Palazuelo, y ha realizado entre tres y cuatro reservas. Según ha recalcado, su objetivo es el "coleccionista joven" porque es el "coleccionista del futuro".

En el caso de Helga de Alvear, la galería ha vendido una obra de Ángela de la Cruz, Premio Nacional de las Artes Plásticas 2017, por un precio de 50.000 euros, nada más arrancar la feria. Además, tanto la instalación de Julian Rosenfeldt como sus fotografías y su vídeo han tenido una "buena aceptación" durante esta primera jornada, que se desarrolla con una "tónica similar" a la del pasado año.

En el caso de la galería austriaca Thaddaeus Ropac, durante la primera jornada se ha vendido una escultura de hierro de Tony Gragg por 300.000 euros. Además, los coleccionistas que han pasado por el stand han mostrado interés en un óleo de Daniel Richter así como en una pieza de Arnulf Rainer, pero aún no han sido vendidas.

Juana de Aizpuru, por su parte, ha señalado a Europa Press que su pieza más cara, firmada por Albert Oehlen, y cuyo precio no ha desvelado, ha sido adquirida por la Fundación María Cristina Masaveu. A ellas se suman dos piezas de Pedro Cabrita Reis y un díptico de Dora García.

"MÁS MOVIMIENTO Y ALEGRÍA"

La presidenta del Consorcio de las Galerías Españolas de Arte Contemporáneo, Idoia Fernández, de la galería Nieves Fernández, ha destacado en declaraciones a Europa Press que "ARCO siempre ha mantenido un nivel muy bueno". "Ha conseguido salirse en medio de esta zozobra que hemos vivido y convertirse en un referente", ha destacado.

Parece que hay "más movimiento y alegría en la actualidad" en el mercado del arte español, aunque ha reconocido que si se tiene en cuenta el "nivel de arte plástica" que tiene España, "hay cosas que no parecen que se terminen de corresponder, como ocurre con el coleccionismo". "No entendemos por qué no hay un coleccionismo más activo, militante y defensor si se compara con otros países", ha dicho.

En este caso, ha señalado que esto no es problema únicamente de la "fiscalidad", que en cualquier caso cree que es "desastrosa", y debería cambiar porque "no tiene ni pies ni cabeza". "No es pagar menos sino dar una coherencia que no tiene", ha dicho. Además, hace referencia a la necesidad de revisitar a los artistas en lugar de "consumir" las figuras tan "rápidamente", así como defender a los artistas "dentro y fuera".