Música

A solas con Álex Ubago

09.02.2020 | 08:34

habrá que felicitar a quien corresponda por la magnífica idea de ofrecer conciertos acústicos en la cervecería Sugaar Irish Pub (situada en la sala Tótem). Las actuaciones corren a cargo de artistas de primera fila (Shuarma de Elefantes interpretando temas de David Bowie el pasado fin de semana, Álex Ubago y Carlos Chaouen), y es una oportunidad inmejorable para disfrutar de las canciones en un formato diferente y a muy pocos metros de distancia. Este sábado, Álex Ubago congregó a un gran número de seguidores y aprovechó la ocasión para hacer un repaso por toda su trayectoria; con seis álbumes a sus espaldas (sin contar recopilatorios, discos en vivo o con otros artistas), el donostiarra no traía ningún trabajo nuevo que promocionar (aunque aclaró que estaba terminando de componer el próximo), por lo que pudo dedicar todo el tiempo a las canciones que más le apetecía recuperar. Planteó el repertorio en un orden cronológicamente inverso; es decir, comenzó con lo más reciente y terminó con lo más antiguo.

Los primeros temas que sonaron pertenecieron, por tanto, a Canciones impuntuales, disco publicado en 2017. Inició su repaso con Aquel abril sentado al piano. A su término, explicó la idea del concierto: no íbamos a presenciar un gran montaje con fuegos artificiales, sino que íbamos a escuchar las canciones tal y como habían sido compuestas compuestas en el salón de casa de su autor, con una acústica o un piano. Prosiguió con la guitarra y temas como Tú que ya no estás y Cuenta conmigo, esta última sin Luis Fonsi, con quien la canta en el disco (según dijo, iba a haber estado en el concierto de Villava, pero llegó tarde porque vino... "despacito"). Chanzas aparte, Ubago se mostró hablador durante toda la velada, bromeando algunas veces pero, sobre todo, explicando el origen de las canciones que iban sonando. El público, quizás debido a lo recogido del formato, disfrutaba casi en silencio, tarareando prácticamente entre susurros. Álex se dio cuenta y pidió a su parroquia que se desinhibiera, cosa que sucedió por primera vez con Entre tu boca y la mía. El navarro Javier Erro, que comenzará su gira el 25 de mayo en Indara, salió a cantar en Ella vive en mí (también tocó el piano).

Todo el repertorio fue a base de baladas y sus incondicionales las recibieron con idéntica algarabía, aunque nuestros oídos agradecieron aquellas piezas en las que se percibía algo más de garra, como Estar contigo, de su proyecto junto a Jorge (de Bacilos) y la cubana Lena Burke, Me arrepiento o Dame tu aire. En un ambiente de cercanía, Ubago siguió rememorando anécdotas, como la de aquella vez que se confundió de avión con la que introdujo Viajar contigo. Como está mandado, el clímax llegó al final del concierto con los temas de su primer álbum: No te rindas, todo un himno a la amistad, Sin miedo a nada, con el público haciendo la parte de Amaia Montero, A gritos de esperanza y ¿Qué pides tú?, con la que se finiquitó su actuación.