Mi querida Olivetti

Hojas de hierba, páginas líricas

09.02.2020 | 13:03
Hojas de hierba, páginas líricas

El 24 de mayo de 1919 falleció en Montevideo Amado Nervo, escritor mexicano que destacaría por su poesía de fuerte carga mística (Perlas negras, Los jardines interiores, La amada inmóvil) y por su prosa, presente en libros de narraciones breves (Almas que pasan, Cuentos misteriosos), una obra editada esencialmente entre 1898 y 1921. Son, pues, cien años sin él y, por otro lado, un siglo menos de los que nos separan de la llegada al mundo de Walt Whitman, quien, con el paso del tiempo, alcanzaría notoriedad gracias al poemario titulado Hojas de hierba y a quien se va a dedicar una serie de acontecimientos conmemorativos en Nueva York a lo largo de todo este año.

Libro reeditado en muchas ocasiones (algunas de ellas, con nuevas aportaciones), no fue comprendido ni valorado en su justa medida en ese mágico 1855 en que se conoció ni lo fue durante un buen número de años posteriores pero, ya en la segunda mitad del siglo XIX, adquiere gran popularidad e incluso llega a influir en poetas de la generación beat, como Allen Ginsberg. El pasado año, Losada mostró una edición bilingüe de Canto de mí mismo y Cátedra, una nueva edición de sus interesantes Relatos: son dos de los diferentes caminos que acercan al universo literario del autor de Leaves of grass pero Ariel acaba de presentar El dios más poderoso, biografía de Whitman a cargo de Toni Montesinos, y Galaxia Gutemberg, Canto de mí mismo y otros poemas.

Por otro lado, son ya dos años sin Juan Goytisolo: el 4 de junio de 2017, fallecía quien está considerado como uno de los autores españoles más interesantes del siglo XX. Nacido en Barcelona en 1931, escribió en sus inicios obras tan sugerentes y llenas de realismo no exento de crítica social como Duelo en el paraíso (1955) y, más adelante, otras como Señas de identidad (1966), donde se narra el viaje a España de un personaje desarraigado, reflejo de su propia experiencia en Francia, donde viviría su exilio antes de viajar a Marrakech, donde fijaría su residencia definitiva y moriría, finalmente. Reivindicación del conde don Julián (1970), libros de viajes como Campos de Níjar (editado en 1960) y otros más de memorias (En los reinos de Taifa, 1986) son libros diferentes de quien dotara a su creatividad literaria de una notable transformación, la que experimentaría una obra que incluye también volúmenes de relatos breves (Para vivir aquí) y de artículos (Disidencias; Contracorrientes).

Estos y otros libros ensayísticos y narrativos del barcelonés le llevarían a ser reconocido posteriormente en buena parte de Europa como un estudioso de las raíces de una España envejecida por la capacidad irónica y crítica de autores como Goytisolo, quien fue Premio Cervantes en 2014, si bien no sería ése, su único galardón y escribiría libros más originales que los señalados, como Blanco White: el español y la independencia de Hispanoamérica, reeditado el pasado año por el sello Taurus.