Diez años sin Swayze, el galán de Hollywood

Un documental recuerda la vida del actor en el 10º aniversario de su muerte

10.02.2020 | 03:12
Patrick Swayze.

Fue todo un mito sexual en los años 80 y 90, pero la vida de Patrick Swayze no fue la típica de una estrella de Hollywood, tal y como recuerda un documental que, cuando se cumple una década de su muerte a los 57 años, muestra sus inicios en el ballet o su tremendo amor por la cultura cowboy.

I Am Patrick Swayze es el título del documental dirigido y escrito por Adrian Buitenhuis y que estrenó Paramount Network el pasado 18 de agosto, solo unas semanas antes de que hoy se conmemore el décimo aniversario del fallecimiento del inolvidable protagonista de Dirty Dancing (1987) o Ghost (1990) debido a un cáncer de páncreas.

Junto a la fama universal que logró, la locura y el deseo que sentían sus fans por él, y el gran talento que atesoraba como artista, este documental refleja también algunas facetas más curiosas de Swayze como su amor desde muy pequeño por el ballet, una afición que, en el ambiente conservador de Texas, tuvo que defender y proteger frente a las burlas de otros niños.

Y si bailando se sentía como pez en el agua, Swayze también encontró otro paraíso particular en los ranchos, ya que el actor siempre cultivó un aire de vaquero y aventurero que le hizo alejarse de Los Ángeles para vivir en paz en el campo y rodeado de caballos.

Del ballet al cowboy, del chico sensible al tipo duro: la carrera de Swayze se dibujó entre contrastes que desafiaban algunos estereotipos de su época.

Así, el documental se esfuerza por retratar a la persona real detrás de los sensuales bailes de Dirty Dancing o de la tórrida escena alfarera de Ghost enfatizando que no todo era tan brillante como parecía bajo los flashes de los fotógrafos.

Problemas de alcoholismo o los abusos que sufrió a manos de su madre son solo dos ejemplos de los obstáculos con los que lidió el intérprete a lo largo de su vida.

Un artista polifacético No obstante, el documental también recuerda a un artista ambicioso y muy versátil, lleno de energía y que era tan capaz de liarse a trompazos con la acción de De profesión: duro (1989) como de apelar a la humanidad y a la compasión en La ciudad de la alegría (1992).

Una cosa que parecía preocuparle y molestarle mucho era que Hollywood no le considerara un artista de verdad sino que creyeran que solo era una cara bonita para engatusar a los adolescentes.

En sus últimos años, Swayze fue perdiendo posiciones en la industria, pero el letal cáncer que padeció, y que acabó con su vida en pocos meses, conmocionó a un Hollywood que le recordaba por su espíritu salvaje, por su confianza en sí mismo y por su imagen del seductor que tiene todo bajo su poder.