Una búsqueda en tres tiempos

tim roth y françois girard clausuraron el zinemaldia con un drama sobre el holocausto y la lucha contra el olvido

10.02.2020 | 04:54
Tim Roth presentó ayer ‘The song of names’ en el Zinemaldia.

La búsqueda eterna de un familiar desaparecido y sus consecuencias. De eso trata La canción de los nombres olvidados, el drama sobre el Holocausto que cerró ayer fuera de concurso la 67ª edición del Zinemaldia y que tuvo como estrella invitada a dos de sus protagonistas: Tim Roth, el carismático Señor Naranja de Reservoir Dogs, y Catherine McCormack, el interés amoroso de Mel Gibson en Braveheart.

En esta cinta, el director François Girard cuenta la historia de dos amigos en Gran Bretaña en tres tiempos distintos: en los momentos previos y durante la Segunda Guerra Mundial, los años 50 y 60, y los años 80. Dovidl (en su niñez es interpretado por Luke Doyle; en su juventud por Jonah Hauer King; y en su madurez por Clive Owen) es un joven polaco judío, prodigio del violín que es dejado en Londres por su padre para que desarrolle sus aptitudes a cargo de una familia británica a la que pertenece el que se convertirá en casi un hermano, Martin (entre los 9 y los 13 años es interpretado por Misha Handley; entre los 17 y los 21 por Gerran Howell; y de adulto por el propio Roth).

Años después, antes de debutar ante un gran auditorio, Dovidl desaparece, quebrando económica y sentimentalmente a la familia que lo ha acogido durante tantos años. La narración salta adelante y atrás, poniendo el foco en el personaje adulto de Martin en la búsqueda de su desaparecido hermano y, sobre todo, intentando averiguar el motivo de la desaparición, y trazando un itinerario de Londres a Nueva York pasando por Treblinka, mientras se establece un paralelismo entre Dovidl, que busca la fe.

El actor londinense, que estuvo acompañado en la rueda de prensa por Girard -McCormack estuvo presente en la gala de clausura pero no participó en la presentación ante la prensa al llegar ayer al mediodía a Donostia-, explicó que pasó algo de tiempo con los actores que encarnan a sus versiones más jóvenes, para que estos adquiriesen sus rasgos y movimientos. A este respecto, Girard definió el trabajo de dirección de actores como un "gran desafío". Por ejemplo, para interpretar al personaje polaco, los tres actores correspondientes tuvieron que trabajar un acento similar,

Tim Roth interpreta un papel alejado a la imagen de tipo duro que se ha labrado desde que se iniciase en el mundo del cine a comienzos de los 80. No obstante, quiso aclarar que se trata solo de una perspectiva del público, dado que él ha interpretado "todo tipo de papeles". "No es algo que me importe. Intento jugar con distintos papeles, si no me aburriría y el público también", aclaró.

amnesia colectiva En este sentido, Girard reivindicó el cine y, por tanto, su La canción de los nombres olvidados como territorio para luchar contra el olvido y la "amnesia colectiva". "El cine es un buen vehículo para ello", comentó el canadiense, que añadió que el problema entre la juventud actual es que no sabe lo que fue y supuso el exterminio provocado por la Alemania nazi.

"Nos estamos enfrentando a un futuro incierto y nos hemos olvidado de muchas historias", apuntó el cineasta, quien aseguró que al menos la mitad de los menores de 30 años no sabe lo que significa el Holocausto. "Como colectivo tenemos la posibilidad de mirar hacia atrás y asegurarnos de que los acontecimientos del pasado se hagan visibles en el presente", insistió el cineasta.