ÚLTIMA HORA
Navarra pide el estado de alarma para aplicar otras medidas como el toque de queda

‘Arantzazu, harriz herri’ viaja a la época en la que la cultura “fue refugio del pueblo vasco”

El documental cuenta con guión de Miren Mindegia y realización de Jesús Iriarte

10.02.2020 | 05:08
J.I. Larrea, guardián del santuario; Izaro Elorza, alcaldesa de Oñati, y Angel Rekalde, de Nabarralde.

donostia - Jorge Oteiza fue el encargado de humanizar el frío y descomunal frontispicio de piedra del imponente santuario de Arantzazu. Sus 14 apóstoles, que han convertido a la basílica en todo un icono, están de aniversario. 50 años se han cumplido de la colocación de este hito artístico y arquitectónico, que ha servido de telón de fondo al documental Aran-tzazu, harriz herri, trabajo que indaga en este lugar clave para la historia del pueblo vasco. Un símbolo de tradición y vanguardia.

Nabarralde Fundazioa ha impulsado este proyecto, que cuenta con guión de Miren Mindegia y realización de Jesús Iriarte, ambos navarros. La película se presentó hace unos días en el auditorio de Orona Ideo de Hernani. "Durante toda su historia, Aran-tzazu ha sido un lugar de memoria de Euskal Herria, que ha construido sus cimientos, piedra piedra, sobre el arte y la cultura, pero ante todo ha demostrado su compromiso con el país", recalcó Angel Rekalde. El director de Nabarralde desgranó los detalles del documental en un acto en el que también estuvieron presentes la alcaldesa de Oñati, Izaro Elorza, y el guardián del santuario, Juan Ignacio Larrea. Con una duración de entre 25-30 minutos, y en versión bilingüe (euskera y castellano), la cinta viaja a la época en la que Arantzazu se transformó en un punto de referencia. "A la época en la que el arte y el euskera, la cultura al fin y al cabo, fueron el refugio del pueblo vasco", indicó Rekalde.

Se conmemora el medio siglo de la instalación del icónico friso en la fachada del excepcional santuario de montaña que se sitúa entre Oñati y las campas de Urbia, a la sombra del cordal del Aizkorri. Un hecho que animó a Nabarralde a embarcarse en una iniciativa que ha dado a luz a un trabajo audiovisual que "pone en valor Arantzazu como lugar de memoria". No en vano, fue en este grandioso paraje donde se celebraron algunas de las primeras reuniones de Euskaltzaindia para el euskera batua, "en unos años en el que el idioma y lo relacionado con la cultura vasca estaba prácticamente prohibido", recordaron desde Nabarralde.

La Diputación Foral de Gipuzkoa, Laboral Kutxa y el Consistorio de Oñati han respaldado económicamente este proyecto, que cuenta, a su vez, con la colaboración del GRUPO NOTICIAS. "Para el Ayuntamiento es importante recuperar la memoria y el patrimonio cultural, conservarlo y difundirlo y es, por ello, que hemos apoyado este documental", manifestó la primera edil oñatiarra.

"Un regalo redondo" "Este vídeo es un regalo redondo para Arantzazu. Y diré más, es un regalo para toda Euskal Herria y para los euskaldunes que viven lejos de ella, porque les acercará a casa; tendrán una oportunidad excelente de disfrutar de la basílica por dentro y por fuera", destacó Juan Ignacio Larrea, que dio las gracias por este trabajo en nombre de los franciscanos. El guardián de la basílica, que ha participado en la grabación, se refirió a las "hermosas imágenes" que enhebran las diferentes escenas del documental, y que, según destacó, ponen el foco en "los aspectos principales de un santuario que está profundamente atrapado en el corazón de la sociedad de Euskal Herria".