toros

En memoria del ganadero Borja Domecq Solís-Beaumont

28.03.2020 | 23:22
Borja Domecq. Foto: Archivo

Pamplona – Borja Domecq Solís-Beaumont murió esta semana, el lunes 23 de marzo por una neumonía víctima del coronavirus. Nos hemos saltado el orden del viaje como homenaje a este gran personaje con el que pasé un gran día el pasado 27 de febrero. Era otro día más de los muchos que se podía pasar con él, que siempre eran de tomar nota, apuntar, guardar en el disco duro de nuestra memoria en lugar preferente, y que por desgracia se ha convertido en inolvidable. Nacido en 1945, hijo de Juan Pedro Domecq y Díez, del que muchos dicen que fue uno de los mejores ganaderos de la historia, el tercero tras Juan Pedro y Fernando, que también han sido conocidos ganaderos, Francisco de Borja Domecq ha sido el que mejor ha sabido seguir y hacer de las enseñanzas de su padre en busca de la bravura, pero lo más grande de él ha sido su paso por la vida como persona, tal y como dicen las coplas que le cantaba poéticamente su primo Federico De la Calle hace muchísimos años, le definen por entero, y entre muchas entresaco estas que dicen:

Te criaste con los toros,

te criaste con las vacas,

te criaste a caballo

en las lagunas de janda

y viviendo esta vida

tan natural en La Janda

te hiciste como persona

honesta, humilde, llana.

Como se dice en el campo,

hombre cabal y valiente,

humano hasta las entrañas,

amigo hasta lo más hondo

como raíces del árbol

que no abandona a las ramas.

D.E.P. y que Dios te tenga en su gloria.