mirarte

Chica Sobresalto vuela alto en la Ciudadela

La joven navarra ofreció un concierto acústico ante centenares de personas

12.07.2020 | 01:11
Maialen Gurbindo, Chica Sobresalto, ayer, en la Ciudadela.

pamplona – Jugaba en casa, tocaba hacerse con un escenario especial como es el de la Ciudadela de Pamplona, había colgado el cartel de entradas agotadas... y Chica Sobresalto no falló. Al contrario. Acompañada por Leire Celestino al piano, Maialen ofreció un concierto acústico e íntimo, especial, en el que desnudó las canciones de su disco Sobresalto, a la par que presentó nuevas composiciones, algunas de las cuales formarán parte de su próximo disco. Porque con vistas a futuro, el vuelo de la joven navarra, curranta donde las haya, va ganando altura y apunta alto. Las 600 personas que acudieron al directo de ayer pueden dar buena cuenta de ello.

Ver Galería

Causó expectación el despegue de Chica Sobresalto y fueron muchos los que se acercaron con antelación para encontrar un buen sitio en el mar de sillas que era ayer la Ciudadela –cosas de ir a un concierto en esto de la nueva normalidad–.

Pasadas las 21.40 horas, Maialen Gurbindo, Chica Sobresalto, saltó al escenario, guitarra en mano, junto a Leire Celestino al piano. "No sé por dónde empezar", fue uno de los versos que abrió el concierto. Formaba parte de uno de los últimos temas de Maialen. Una carta de bienvenida, según presentó Chica Sobresalto, a la par que agradeció al público la asistencia a su concierto, ya que "el tiempo es lo más valioso que tenemos". Siguió la noche con Mis desastres y tus botas, canción que forma parte de Sobresalto, su disco debut.

Un trabajo que anoche defendió ante un público mayoritariamente joven. "La última vez que tocamos era en septiembre, en el Parque de los Sentidos de Noáin y había una cuartisima parte de gente que ahora. Esto es nuevo para nosotras", recordó Chica Sobresalto, para lanzarse con una bailable Mejor que nadie, para dar paso al íntimo O2. Tras reconocer que nunca canta en inglés ni hacer versiones, tocó Lonely Boy, de The Black Keys, para quedarse sola al escenario e interpretar Selección natural, una de sus últimas canciones, que ya interpretó en la academia de OT. Y anoche demostró tener papeletas para convertirse en una de las fijas en su repertorio.