Una versión renovada de Jane Austen

30.10.2020 | 01:00
En primer plano, Anya Taylor-Joy, protagonista de 'Emma'.

La debutante Autumn de Wilde dirige una contemporánea revisión del clásico de la autora británica

'EMMA'

Dirección: Autumn de Wilde. Guion: Eleanor Catton (Novela: Jane Austen). Reparto: Anya Taylor-Joy, Angus Imrie, Letty Thomas, Gemma Whelan, Bill Nighy, Aidan White, Rupert Graves, Edward Davis, Johnny Flynn, Miranda Hart, Esther Coles, Mia Goth, Myra McFadyen, Josh O'Connor. Género: Comedia. Drama. Romance. País y duración: Estados Unidos (2020), 124 min.

 

Las convenciones sociales y los malentendidos marcan Emma, la versión de la humorística novela de Jane Austen que dirige la cineasta Autumn de Wilde, en el que es su debut como directora. Se trata de una renovada y moderna mirada al texto de Austen, como una divertida sátira de las clases sociales y de los retos que conllevan la edad adulta.

No es la primera vez que Emma, la cuarta novela de Austen y la última que publicó en vida, allá por 1815, inspira una película, pero a ojos de De Wilde, los textos de la novelista británica siguen más que vigentes: "Sus personajes son tan humanos y familiares que la distancia que sentimos en años se evapora en cuanto cobramos consciencia de nuestros propios fallos: seguimos siendo necios en nuestra lucha por el amor y la amistad", resume la joven realizadora. Y en el caso de la historia que ella dirige, cuenta con Emma, una joven bien intencionada pero lleno de defectos. Esta imperfecta heroína, interpretada por Anya Taylor-Joy, irá madurando conforme avanza el metraje, a la par que sus fallidos emparejamientos y desamores retratan, con humor, las costumbres y convenciones sociales de la época.

diseño colorido

La joven Anya Taylor-Joy, conocida por su trabajo en La bruja (2015), lleva el peso de la película con su interpretación de Emma en esta historia de redención, marcada por el paso a la madurez. Todo ello con humor en una comedia costumbrista que cuenta con un arduo trabajo de diseño. Porque según apunta De Wilde, dado que el Periodo de Regencia de Reino Unido, tiempo en el que transcurre la película, era una época muy colorista ya que era a través del color como se mostraba la riqueza y el estatus social, se trabajó en una paleta de color única para cada set, vestuario... Y en este mundo de apariencias será donde Emma guiará al espectador por una comedia de enredos en la que la Inglaterra de principios del siglo XIX es, en cierta manera, muy contemporánea.