El mundo del cine apela por una cultura segura

Maribel Verdú, Bárbara Goenaga y Emma Suárez participaron en un encuentro en Almería

16.11.2020 | 00:48

Almería – Las actrices Maribel Verdú, Emma Suárez, Bárbara Goenaga y Amaia Salamanca ofrecieron ayer una mesa redonda sobre cine y televisión en el Festival Internacional de Cine de Almería (FICAL), durante la que han llamado a vivir, con seguridad, la cultura, que "es la que alimenta el alma".

"Necesitamos alimentar el alma durante la pandemia y eso nos lo da la cultura", comentó Bárbara Goenaga.

En la mesa redonda moderada por el escritor y cineasta Luis Alegre, que contó con la presencia del presidente de la Diputación, Javier A García, y el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Almería, Diego Cruz, las cuatro actrices compartieron sus experiencias y conocimientos.

Maribel Verdú contó como fue el rodaje de AnaTramel: "han sido cinco meses con estrictas medidas de seguridad. Todas las semanas nos hacían test serológicos, mascarillas y mucha prudencia".

En el caso de Bárbara Goenaga, esta situación adversa la convirtió en una oportunidad. "Tenía una película en verano, y no se podía hacer porque se rodaba dentro de un avión. Y de pronto me vi en una casa con tres hijos pequeños. Entonces, me atreví a crear algo para hacer esa locura de personaje que tenía en mente. Y empecé a realizar unos vídeos con mi chico grabando, que me sirvieron mucho para quitarme lastres", explicó. "Fue liberador, la pandemia me quitó el filtro. La creatividad me ayudó a vivir, a sobrellevar la pandemia", ha incidido.

Emma Suárez comentó la realidad del cine durante la pandemia. "Estrené la película Invisibles, pero a la semana se cerraron los cines y fue frustrante para todos. En junio volvió a estrenarse, pero ha sido complicado poder proyectarla. Y en verano también se estrenó Una ventana al mar, en principio en el Festival de Cine de Barcelona y luego en las salas pero, como he dicho, es difícil. Si ya rodar una película es complicado, estrenarlas en estas circunstancias aún más".

Amaia Salamanca recuerda con angustia el regreso a los rodajes. "Me parecía rarísimo el no poder abrazar, sentir, las distancias, y me quedé helada. El ambiente durante el rodaje fue de tristeza y todos, por supuesto, con las mascarillas. A mí me ha costado".