Impulso al arte contemporáneo

El Museo de Navarra adquiere 14 obras de artistas locales para enriquecer su colección con nombres clave y nuevas generaciones

24.11.2020 | 17:32
Varios de los artistas a los que el Museo de Navarra ha comprado obra, ayer en la terraza del museo junto a representantes de la Comisión Asesora para el programa de adquisición de piezas

Por un importe de 90.105 euros se han comprado fotografías, pinturas o vídeo grabaciones con importante presencia de autoras mujeres

En unos tiempos difíciles para el arte, que por otra parte siempre ha vivido en precario, Navarra ha querido dar un impulso al sector con la adquisición, por parte del Museo de Navarra, de 14 obras de arte contemporáneo de creadores de la Comunidad Foral. Las piezas, todas de reciente ejecución, vienen a enriquecer y, más aún, a llenar el vacío de los últimos años en la colección pública del Gobierno foral con la incorporación de nuevas generaciones de artistas y nuevos lenguajes. Las obras han sido seleccionadas por la Comisión Asesora para el Programa de Adquisición de Obras Artísticas Contemporáneas del Museo, que fue creada el pasado mes de julio.

La acción se enmarca en la necesidad de atender por parte de la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana la compra de creaciones de arte para los museos navarros de titularidad foral, algo que no se había realizado de manera sistemática desde 2011 en el ámbito de la creación contemporánea. Un proyecto que se ha acelerado en el contexto reciente, marcado por la pandemia y en el que se han mantenido mesas de trabajo con el sector de las artes visuales y otros agentes culturales.


Ver Galería

Fotografía, pintura y otros formatos poco presentes en las colecciones de esta institución, como son la videocreación o la instalación, son los lenguajes en los que nos hablan las 14 obras adquiridas, un reflejo de nuestro tiempo. El presupuesto destinado a esta compra es de 90.105 euros, y cabe destacar que entre los artistas elegidos hay una importante presencia femenina (64%). "No ha sido algo buscado, sino un feliz encuentro con la realidad actual del panorama artístico, en el cual las mujeres están sobresaliendo con su trabajo su mirada, su dedicación y su rigor", destacó ayer la directora del Museo de Navarra, Mercedes Jover. Subrayó además que con estas adquisiciones se incorporan a la colección "algunas obras y nombres de los más representativos del arte navarro de los últimos 20 años, así como de generaciones más jóvenes".

LAS OBRAS


Catorce miradas actuales

Las 14 obras adquiridas, propuestas por los propios artistas seleccionados –cada autor o autora presentó dos piezas posibles para estas compras directas– han sido creadas entre los años 2004 y este 2020. Hay cuatro videocreaciones: Decimocuarta estación (41 minutos), realizada en 2019 por la artista Greta Alfaro; NLB (10 minutos 45 segundos), de Lorea Alfaro, realizada en 2019; Me confunde todo pero sobre todo me confunde el mar (35 minutos), obra creada entre 2007-2020 por Elba Martínez; Y el cuerpo se hizo pantalla o las imágenes no caen del cielo (21 minutos), realizada por Txuspo Poyo en 2020.

En cuanto a pintura, han sido tres las adquisiciones: Interior (óleo sobre lona), realizada en 2019 por Alfonso Ascunce; Cuadro 1 (óleo sobre lienzo), obra de 2011 de Alicia Osés; y Pamplona-Iruñea (hilo y pintura sobre lienzo) de Teresa Sabaté, confeccionada en 2016.

El programa se completa con la serie de seis fotografías Donde habita el recuerdo, realizada entre 2004-2005 por Clemente Bernad, y el trabajo Es posible que la Tierra quisiera ser como antes de que existiera, obra fotográfica de 2017 de Amaia Molinet. A ellas se añade la instalación performática Turba realizada en 2014 por Patxi Araujo.

En el campo de la escultura se ha seleccionado el trabajo de June Crespo El mismo calor, realizado en 2018, y Tótem, de Miren Doiz y realizada en 2020. A ellas se unen las obras de Ángela Moreno Cuando los sueños van a los ojos y susurran caricias de mares agitados (tejido, dibujo y grabado), creada este mismo 2020, y la obra de Fermín Jiménez Landa El nadador (5 fotografías y un vídeo de 8:54), que data de 2013.

FUTURA EXPOSICIÓN


A finales de 2021

Habrá que esperar hasta el año que viene (último trimestre) para poder disfrutar en vivo de estas obras, que serán objeto de proyectos comisariales y de mediación en torno al Arte Contemporáneo a finales de 2021. Así, tal como avanzó ayer el director general de Cultura-Institución Príncipe de Viana, Ignacio Apezteguía, "se exhibirán en una exposición en el Museo de Navarra y en futuras muestras más allá de Pamplona, en un circuito expositivo que recorrerá el territorio de Navarra". De esta manera, el impulso al sector no se queda en la compra de obras, sino que incluye la mediación y la generación de programas públicos en torno a la creación navarra contemporánea.

Los objetivos del programa de adquisición de obras artísticas contemporáneas de autoría navarra se centran en aumentar y completar la colección pública de arte contemporáneo del Gobierno de Navarra. Su destino será principalmente al Museo de Navarra. Tal y como destacó ayer su directora, con esta acción se quiere "colaborar en paliar los efectos de la caída de la actividad por la pandemia de la covid-19 en el sector del arte; difundir y promover la producción artística contemporánea de Navarra, y contribuir a un mejor conocimiento de la Historia del Arte navarro".

Ignacio Apezteguía señaló "la intención de continuar con el programa de adquisición y difusión del arte navarro en los siguientes ejercicios, abordando cuestiones pendientes como el campo de la ilustración y los proyectos de difusión de alcance territorial".

La Comisión Asesora para el Programa de Adquisición de Obras Artísticas Contemporáneas se creó el pasado mes de julio. Presidida por el director general de Cultura – Institución Príncipe de Viana, está integrada por la directora del Servicio de Museos, Susana Irigaray; la jefa de la Sección de Museo de Navarra, Mercedes Jover; la codirectora del Centro de Arte Contemporáneo de Huarte, Oskia Ugarte; el subdirector de la Fundación Museo Jorge Oteiza, Juan Pablo Huércanos; el técnico de Artes Plásticas del Ayuntamiento de Pamplona, Javier Manzanos; el representante del Consejo Navarro de Cultura y de las Artes, Xabier Idoate; y las personas expertas en el ámbito de las Artes Visuales Contemporáneas, Susana de Blas, Susana G. Romanos y Francisco Javier San Martín.

EL MOMENTO PARA EL SECTOR


"Lo peor está por venir"

El impulso del Gobierno de Navarra al arte contemporáneo materializado en las adquisiciones dadas a conocer ayer llega en un momento especialmente crítico para el sector, en plena paralización de proyectos por la pandemia. "A nuestra precariedad de siempre, se une la paralización de todo: exposiciones, estancias en extranjero, becas...", señalaba ayer Miren Doiz. La escultora, que trabaja con materiales encontrados y no necesita por tanto de gran producción para crear sus obras, sigue trabajando a diario en el estudio, "mi único ámbito de libertad", dice, pero, ahora más que nunca, con la incertidumbre en el horizonte. "Se está volviendo a esa idea del artista individualista, que no es real, y ahora más que nunca el taller de trabajo es nuestro refugio", comentaba Doiz.

Fermín Jiménez Landa teme que lo peor esté por llegar. "La sensación es de que la resaca que dejará esta crisis el año que viene va a ser muy mala", dice este artista que ha tenido "proyectos este año de presupuestos pre-covid y gracias a ayudas de emergencia". "Ahora se está dando al sector un apoyo puntual, pero, ¿y luego? Los artistas necesitamos un apoyo constante", comentaba.

De momento, esta compra directa por parte del Museo de Navarra, y sobre todo, la intención verbalizada ayer por el director general de Cultura de continuar con esta política de apuesta por adquisiciones y futuros proyectos comisariales, es acogida con satisfacción y agradecimiento por parte de los artistas. "Es una iniciativa necesaria, en los tiempos que corren y en general. Nuestro arte es patrimonio, y estamos contentos de que se pueda compartir con la gente que vive aquí y paga sus impuestos aquí", destacaba ayer Greta Alfaro. Para Jiménez Landa, especialmente "ilusionado" por que su pieza acabe "en una colección pública, para todos los navarros, y no en manos privadas", esta compra de obra es "la guinda del apoyo de muchos años por parte del Gobierno de Navarra". Elba Martínez también se mostró "muy agradecida" y contenta de que su arte "sea interesante para Navarra", y sí dejó constancia de "la necesidad de contar con un apoyo más continuado", en concreto con "becas anuales", dijo, para poder dar salida a los proyectos.

El delegado del IAC (Instituto de Arte Contemporáneo) en Navarra, Javier Balda, valoró ayer el hecho de que la interlocución con Cultura del Gobierno de Navarra para la adopción de medidas de apoyo al sector "se inició con rapidez, con mucho interés por su parte", y que a partir de estos encuentros "se ha creado un clima de confianza para analizar otras acciones y demandas". "Esperamos poder seguir ese trato", deseó Balda, quien reconoció que "la paralización" de actividad a raíz de la pandemia, "sin haber llegado a salir de la anterior crisis, desanima mucho y crea desazón". Balda deseó que el programa de adquisiciones recién reactivado "sea germen no solo de colecciones sino de proyectos curiatoriales que creen circuitos e impliquen en Navarra a la red de museos y a las casas de cultura", porque "no hay a día de hoy una buena conexión en el sector artístico de Navarra entre lo que hay y lo que se puede programar". "Hay que hacer políticas de medio y largo plazo, porque lo peor va a venir el año que viene", alertó el artista y delegado del IAC en Navarra. La profesionalización del arte, apuntó, sigue siendo un reto, así como incidir en la mediación y trabajar desde el arte con colectivos de inclusión, porque "el arte, en estas circunstancias especialmente, es un elemento terapéutico", valoró.

Javier Balda también remarcó la necesidad de "revisar la exposición permanente de arte contemporáneo del Museo de Navarra" para que "sea algo mucho más vivo", y lamentó la falta de apoyo al sector artístico a nivel municipal.

Por su parte, el galerista navarro afincado en Madrid Moisés Pérez de Albéniz dice que a raíz de la pandemia "todo en el sector del arte se ha ralentizado". "La compra de arte contemporáneo ha bajado sustancialmente desde instituciones privadas, y en los últimos tiempos sí se han producido adquisiciones desde museos e instituciones públicas, para ayudar a los artistas y al sector en general". En este sentido, comentó que "la cancelación de las ferias, que elimina el soporte internacional de las adquisiciones, ha perjudicado aún más esta situación". Pero, como él defiende, "el arte sobrevive a pandemias, guerras, catástrofes naturales, etcétera. Así que seguirá existiendo a pesar de todo".