INspiraTU, jóvenes en acción a través del arte

Un proyecto en el que han participado 90 alumnos de entre 15 y 17 años de 5 centros educativos

15.12.2020 | 20:23
Bidal Dadou, profesor de artes plásticas (izquierda), junto con Ioritz Leston, coordinador pedagógico (derecha).

La innovación educativa a través del arte multidisciplinar recoge el lema del proyecto INspiraTU, que busca poner a los jóvenes en acción a través de artes escénicas. Mañana (Civican a las 11.00 horas) tendrá lugar la puesta en escena de la propuesta, una iniciativa educativa de creatividad artística multidisciplinar (rap, artes plásticas, teatro y danza urbana), realizada en cinco centros educativos de FP Básica (Donapea, Lantxotegi, Granja Escuela Haritz Berri-Ilundain, IES Huarte y Centro Carlos III). Este proyecto ha sido promovido por la Asociación B-IDE Flujos creativos y en convenio con el Departamento de FP de Educación y el Instituto de Salud Pública Laboral de Navarra, con la colaboración de Fundación Obra Social La Caixa, Fundación Caja Navarra y Ayuntamiento de Berriozar.

El evento es el resultado de cinco meses de trabajo de más de 90 jóvenes de entre 15 y 17 años de 5 centros educativos. Ha sido un proceso de formación y co-creación de 12 sesiones. "Este año ha sido especialmente positivo. Hemos trabajado mucho para aprender a relacionarse de otra manera, y vivir el proceso con gente diferente de la que poder tomar ejemplo. Todo el grupo esta muy contento y han agradecido el cariño que se les ha dedicado, ya que en las aulas de los institutos, muchas veces se dejan de lado las emociones de los alumnos y es una parte muy importante", comenta Ioritz Leston Ariztu, coordinador pedagógico.

INspiraTU es un proyecto pedagógico que recoge la herencia del proyecto Crecer con arte, que comenzó en 2014 en Auditorio Barañáin y contempla un abanico de acciones que engloban el ámbito educativo y cultural con una metodología participativa e innovadora, enfocado a la obtención de mayores herramientas sociales para la adquisición de recursos: trabajar sobre nuevos enfoques para descubrir capacidades, crear en equipo, resiliencia, asertividad, habilidades de comunicación o la gestión de emociones. Una iniciativa que disuelve la separación tradicional entre la práctica artística y la educación.
"Nosotros le damos mucha importancia a separar a los grupos para romper los roles que llevan impuestos dentro de una clase, y es crucial acabar con esas cadenas y juntarlos en un espacio diferente. Se crea un grupo en Berriozar con alumnos de cuatro institutos y así pueden conocer a gente de otros sitios creando nuevas relaciones. Ellas y ellos son los que deciden en qué disciplina quieren trabajar, y a partir de ahí todo el proceso comienza", afirma Leston.

Arte como vehículo educativo


Para ello, se usa el arte como vehículo educativo aportando la posibilidad de explorar nuevos lenguajes de comunicación y acercarse al imaginario juvenil. Además, la ficción permite abordar situaciones difíciles desde la distancia ayudando a focalizar en aspectos positivos y desarrollando alternativas a los conflictos con improvisación e intuición. Al mismo tiempo el arte se convierte en vehículo de comunicación y sensibilización de los temas que se van trabajando (igualdad de género, intercultural, buenos tratos, prevención de riesgos laborales o sobre la COVID-19). "Estoy muy contenta con esta experiencia porque en un instituto para nada te imaginas que se va a hacer algo así, y que van a tener en cuenta cómo te sientes y buscar tu mejor versión. El haber trabajado con distintas disciplinas artísticas me ha hecho darme cuenta de que me encanta el teatro, y retomar el baile que lo tenía olvidado. Me he conocido a mí misma en diferentes escenarios, y eso me ha dado mucha confianza", comenta Nahia Landa, una de las integrantes del grupo.

INspiraTU busca una mejora en las competencias educativas actitudinales y competenciales y está integrado desde el 2017 en el currículum escolar de FP y PCA, gracias al acuerdo con la Dirección de Formación Profesional del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra. Además, colaboran desde hace tres ediciones con el Departamento de Salud Pública Laboral, para incorporar temas curriculares de prevención de riesgos laborales en el aula por medio del arte. En esta edición se ha trabajado la prevención de riesgos psicosociales y por eso el resultado final (los cuatro videoclips) tratan sobre cuatro temas clave: la igualdad de género, la igualdad por motivo intercultural, los buenos tratos y el último de los videoclips sobre la COVID-19. La colaboración entre el equipo del proyecto y el ISPLN ha sido clave para realizar una propuesta de "Actividades didácticas: vídeo fórum" con los cuatro videoclips como recurso pedagógico para el trabajo en todos los centros de FP de Navarra. Además, el proyecto forma parte de Innova Cultural y ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Berriozar que, hasta el comienzo del confinamiento en marzo, cedió los espacios y las salas para la realización de los talleres.

"Estamos muy contentos con el resultado, ver su evolución y como se han cuidado unos a otros es un ejemplo y un orgullo. Estos chicos y chicas tienen mucho potencial dentro, solo necesitaban ese empujón y apoyo para sacarlo adelante. De ahí la importancia de tener en cuenta las emociones y la parte más interna de ellos, porque sino no se puede avanzar", afirma Marisa Serrano, profesora de teatro en el programa.

Cuatro disciplinas artísticas


La iniciativa se ha dividido en diferentes grupos dependiendo de la disciplina artística. Estas cuatro son las artes plácticas, la danza urbana, rap y teatro. Los participantes han desarrollado el talento en el baile o escribiendo sus emociones a través del rap. El proyecto del equipo está formado por : Mikel Artxanko en la coordinación, Ioritz Lestón coordinador pedagógico, el arteterapeuta Bilal Dadou (Artes plásticas), Marisa Serrano (Teatro), el Creador audiovisual Xavi Berraondo, Itziar Larumbe (danza urbana) y Jon Quel (Rap).

"El arte te ayuda a ser más espontáneo, a soltarte y a crecer a nivel personal. Me emociona pensar en la evolución que hemos tenido como grupo, porque había gente muy tímida o que le costaba relacionarse por miedo a no hacer las cosas bien. Aunque los comienzos siempre son costosos, me he sentido como en casa y he crecido como persona. Creo que hay que atreverse a todo, sin miedo", concluye Nahia Landa. 

noticias de noticiasdenavarra