El Museo Universidad de Navarra recoge la experiencia creadora más reciente de Luis Gordillo

La exposición puede visitarse desde este miércoles hasta el 12 de septiembre

03.02.2021 | 13:32
La rueda de prensa de la presentación de "Memorándum"

El Museo Universidad de Navarra (MUN) recoge en 'Memorándum' una recopilación de obras de Luis Gordillo, en muchos casos inéditas, centradas principalmente en las dos últimas décadas de su trabajo y con las que se busca que el visitante vaya más allá de la simple contemplación y reflexione sobre el proceso creativo del autor.

La exposición, que puede visitarse desde este miércoles hasta el 12 de septiembre, ha sido presentada por el propio Gordillo, el comisario de la muestra, Sema D'Acosta, y el director artístico del MUN, Valentín Vallhonrat.

Según ha explicado D'Acosta, aproximadamente el 70 % de las piezas de la exposición son inéditas o se han mostrado de manera puntual y se recogen los principales trabajos realizados por Gordillo en el siglo XXI, con especial atención en los últimos 5 años, pero también algunas de las piezas emblemáticas de su trayectoria anterior.

El planteamiento del proyecto, ha explicado, es dialéctico, no cronológico y "su intención es descubrir aspectos sintácticos y estructurales que sirvan para entender los modos de funcionamiento del artista" con el objetivo de que el visitante "conozca desde dentro los modos en que Luis construye las imágenes, cómo absorbe la realidad que le rodea y se enfrenta al hecho creativo".

En este aspecto ha ahondado también el director artístico del MUN, quien ha explicado que buscaban una exposición que no solo reuniese las grandes piezas de Gordillo, sino que fuera "un proyecto que revelara tanto los procedimientos que utiliza como que ofreciera luz para comprender lo que es un proceso artístico".

En palabras del propio autor, en esta exposición se observa el desarrollo de su obra pero con un prisma diferente, "como si se viese con un microscopio" para descubrir "las moléculas de la pintura, cómo se hacen más complejas, cómo se unen y cómo se fabrican cuerpos".

Esto, ha comentado, es cada vez más importante en su pintura, pues se nutre de síntomas directos de la sociedad y síntomas propios para mezclarlos y formar "complejos como órganos como si estuviera fabricando otro Gordillo paralelo".

Para D'Acosta "este es el proyecto más ambicioso de Luis Gordillo en la última década" y una de las exposiciones de las que el autor se siente más satisfecho, presentándose al público "en el momento adecuado para la institución y para el artista, especialmente por su edad".

Su objetivo, ha explicado, era "plantear una muestra que fuese justo lo contrario a un proyecto retrospectivo", por lo que Gordillo "tiene mucha presencia" y "se ha implicado lo máximo que ha podido", desarrollándose un "continuo diálogo" entre artista, comisariado y museo.

'Memorándum', ha indicado Vallhonrat, "indaga en la vinculación entre pintura y fotografía en la trituradora visual y vital que nos ofrece el maestro Gordillo" y, a su juicio, "el resultado de la investigación y ejecución de este proyecto son excelentes, novedosos y ofrecen una perspectiva nueva" sobre su trabajo.

El comisario de la exposición ha puesto en valor la figura de Luis Gordillo, a quien ha definido como "una referencia indiscutible del arte contemporáneo de España" que "lleva en primera línea desde principio de los años 70", más de medio siglo de trayectoria en los que "nuestra sociedad ha cambiado más que en los 4 siglos precedentes".

Gordillo nació en Sevilla en 1934, estudió Derecho y Música y posteriormente decidió ser pintor, asistiendo durante dos años a la Escuela de Bellas Artes de Sevilla. De 1958 a 1960 residió en París, donde estudió a fondo museos, cinemática, y sobre todo vivió un clima de libertad de vida y de lecturas entonces difícil en España.

Al abandonar París entró en crisis y no volvió a pintar hasta 1963, regresando dentro de una estética pop con su serie 'Cabezas', y a partir de 1970 comenzó pintar cuadros llenos de color y con un elemento nuevo: la ironía.

En los 80 su pintura se hizo más abstracta y menos colorista, pero siguió conservando la influencia de técnicas mecánicas como el offset, la fotografía o más recientemente el ordenador como parte de su amplia investigación en torno a la transformación de las imágenes y los media.

Tanto Gordillo como D'Acosta han dedicado palabras de admiración hacia el MUN, considerando este último que "está construyendo poco a poco uno de los sitios de referencia en España" y destacando que es ejemplo en un momento como el actual, en el que "es necesario asumir responsabilidades y compromiso con la cultura y la sociedad".

Noticias relacionadas