La Faktoria propone a Navarra como un referente de danza

Las codirectoras y coreógrafas del centro destacan el modelo innovador de su espacio

24.02.2021 | 19:48
Imagen de La Faktoria durante uno de sus ensayos.

 La Faktoria Choreographic Center presentó ayer su proyecto en el Parlamento, con el que sus promotoras pretenden hacer de Navarra un referente internacional en danza contemporánea. Laida Aldaz, Marta Coronado y Carmen Larraz, codirectoras y coreógrafas de la Faktoria, destacaron el modelo innovador de su centro, un centro privado con un equipo de profesorado local residente y el profesorado invitado nacional o extranjero para talleres monográficos. Además, a la Faktoria se les ha destinado, a través de enmiendas presupuestarias, una ayuda de 50.000 euros.

Alumnas las tres en su día de la Escuela Oficial de Danza del Gobierno de Navarra, cuando la dirigían Jose Lainez y Concha Martínez, han estudiado con becas y desarrollado su carrera en el extranjero hasta que decidieron hacerlo en Navarra con este proyecto nacido hace dos años.

Se trata de dar una formación "profesional internacional" desde el inicio, por lo que la selección del alumnado se hace mediante audiciones en Navarra, Viena y Bruselas, aunque los bailarines de la Comunidad Foral tiene matrículas reducidas gracias a la ayuda que el centro recibe de los presupuestos públicos.

La Faktoria, que realiza periódicamente laboratorios abiertos al público, ofrece cinco tipos de Residencias Lur: para artistas locales, independientes, mediación, honorífica y de creación, todas ellas para estimular la capacidad creativa y la profesionalidad y dotadas de infraestructura, alojamiento y acompañamiento.

Ofrece también "creaciones artísticas", procesos coreográficos, y "actividades complementarias", clases abiertas a la ciudadanía a todos los niveles y edades para "entablar un diálogo abierto", así como colaboraciones con otros centros y cursos de verano intensivos, este pasado año con uno de Rusia.

Los objetivos de este modelo son la innovación, la calidad y el trabajo en red a nivel local, nacional e internacional ampliando el tejido profresional en Navarra y potenciando la imagen de la comunidad, creando empleo y profesionalización, a lo que suma la multiculturalidad y el fomento de la igualdad de género desde el propio equipo de dirección.

"La danza no está considerada"

"La cultura está bastante poco considerada y la danza contemporánea en especial", afirmó Laida Aldaz, y ha que "ninguna otra escuela trabaja la danza contemporánea de forma profesional" como la Faktoria, y subrayado que de hecho sus alumnos "salen preparados para el mundo laboral". Por eso, aunque no descartan en el futuro tener un título, "dennos apoyo y dennos tiempo y lo conseguiremos", por ahora se centran en consolidar y desarrollar un modelo único en el estado, ya que, añadió, ellas tres han ejercido a nivel internacional y siempre con audiciones porque "los títulos no tienen consideración a la hora de bailar".

Por Navarra Suma, Raquel Garbayo ha considera que se trata de un proyecto "pionero" a nivel nacional, que contribuye a evitar la fuga del talento, ayuda a que venga el de fuera, y crea empleo en un sector precario y pendiente de regulación, por lo que es "un recurso a poner en valor" y "un proyecto que enriquece a toda Navarra"
Carlos Mena, del PN, calificó el proyecto "potente y novedoso" que "en tan solo dos años de andadura se ha hecho hueco" dentro y fuera de Navarra, un proyecto "muy completo" con una "escuela integral" para quien se quiera dedicar a la danza contemporánea de forma profesional que "pone a Navarra en el punto de mira internacional y la dota de un prestigio".

Para Pablo Azcona, de Geroa Bai, la Faktoria es una iniciativa "puntera" por ser el único centro internacional en España, por el retorno del talento, por el "buen sabor de boca" que deja en sus colaboraciones con otros centros y por querer hacer de Navarra un referente.

Maiorga Ramírez, de EH Bildu, ve la iniciativa como una posibilidad formativa y para permitir que la ciudadanía se enriquezca con las expresiones artísticas, pero ha apostado por definir el papel que debe tener en Navarra la cultura, que "vive situaciones de auténtica precariedad cuando debería haber una oferta publica" y dar una "cierta estabilidad para el desarrollo de los proyectos por lo menos a medio plazo".

Desde Podemos, Mikel Buil compartió que hay que "abordar la formación artística desde lo publico con un impulso importantísimo" pero hasta entonces valoró iniciativas como esta que "generan y atraen talento", lo que "obliga a cuidarla para que se mantenga" y "hacer que sea permeable para que la población participe de esta disciplina".