Postal Kolekzionistak | Banda de música

Postal Kolekzionistak: "Este es un proyecto viajero, cada canción tiene un remite"

La banda tolosarra presenta este martes en Katakrak su segundo disco, 'Bagoi hutsak'. El concierto comenzará a las 19.00 horas y la entrada cuesta 6 euros

17.05.2021 | 21:50
La formación tolosarra Postal Kolekzionistak.

Casi sin querer y entre viajes. Así surgió Postal Kolekzionistak. Porque una canción improvisada en Ciudad de México en 2013 –y que permaneció un tiempo almacenada en Dropbox– fue la chispa de un grupo que ha ido creciendo sin prisa. En 2016 ganaron el certamen solidario Saharari Kantari, pasaporte para actuar en el Sáhara, y tres años después, ya con un puñado de temas en la mochila, publicaron su primer LP, Azken Gaua Hirian. Iñigo Asensio es la voz, guitarra y motor del grupo, que presenta este martes en Iruña su segundo disco, Bagoi hutsak. Completan la banda Michel Longarón, Juanjo Falcón, Ander Zubillaga e Irene López.

De nombre, Postal Kolekzionistak, y Bagoit hutsak –en castellano, vagones vacíos– como segundo disco, ¿es este un proyecto que viaja?
–Sí, el nombre hace referencia a ello. Detrás de cada canción veo una imagen. Vengo del mundo audiovisual y para mí el mundo casi siempre se ve a través de una cámara, pero en las canciones veo también un remite, el lugar donde han surgido. O bien porque las he compuesto en México, en India o en Corea, hablo de algo vivido en uno de los viajes, escribo de vuelta a un lugar... Para mí hay una dirección de envío y ahí la postal cobraba sentido. Es un proyecto muy viajero, o por lo menos, es un proyecto que hace canciones relacionadas con los viajes y por eso esa insistencia, los aviones, las estaciones, los trenes...

¿Y cómo es el viaje que realizamos desde este vagón vacío?
–El disco se llama así porque encontraba en las letras muchas referencias a los trenes. La idea de los vagones vacíos representaba el estado de ánimo en el que se habían compuesto una buena parte de las canciones. Este disco nos lleva por esa textura de los vacíos, de la melancolía y de la nostalgia. Habla del desamor, pero de una manera optimista y sosegada, alejada del reproche y desde la calma. Se mueve en ese contexto de los vacíos y del espacio y hay referencias al pasado y al futuro, supongo que rechazando un poco el presente.

Musicalmente, nos encontramos con canciones de un corte quizá más acústico, frente a otras de sonido más crudo. ¿Había en mente una dirección estilística, o se ha ido configurando tema a tema?
–En este segundo disco creo que hay cierta homogeneidad, aunque es verdad que cambia el sonido y eso va a seguir estando ahí. Ahora se nota más la presencia de la banda. Para mí las canciones nacen desde un contexto muy de cantautor y mis grandes referentes han sido cantautores, pero la banda se acerca más al pop rock y es algo de lo que no quería huir.

Bagoi hutsak reúne ocho canciones, siete de ellas en euskera y una en castellano, Macondo, que además cierra el disco. ¿Por qué esa despedida?
–Entiendo el proyecto en euskera, pero de mis referencias literarias y musicales son en castellano. Es un tema que habla sobre América Latina, una tierra que me tira mucho y México ha sido como una segunda patria... Así que componer en castellano a veces es una licencia que me he tomado. Lingüísticamente y estilísticamente, se quedaba más fuera, así que la plantee como un cierre.

noticias de noticiasdenavarra