Mariana Barassi: "He querido ofrecer un camino para cómo dar con la verdad"

La directora Mariana Barasi y la actriz Clara Lago presentaron 'Cronica de una tomenta' en Tudela

26.05.2021 | 01:47
La directora Mariana Barassi y la actriz Clara Lago en un momento del posado para los fotógrafos.

tudela – La búsqueda de la verdad, la ambición, los juegos de poder, las fake news, el techo de cristal para las mujeres, la lealtad, los amores platónicos y periodismo. Todo eso y mucha más es Crónica de una tormenta, que ayer su directora Mariana Barassi y la actriz Clara Lago presentaron en Tudela en el marco de la 27ª Muestra de Cine Español.

Basada en una obra de teatro (Testosterona), la película se ha rodado Pamplona, "gracias a las ayudas fiscales maravillosas de Navarra", y aborda el cambio de dirección de un periódico. De trasfondo subyacen un montón de temas que van surgiendo en el diálogo entre Clara Lago (Macarena) y Ernesto Alterio (Antonio), uno de los cuales es la verdad. "Hay algo que es muy contradictorio que es democratización de los medios. La manera de llegar a la información y poder contar algo que hace 30 ó 40 años no era tan fácil es por las redes sociales, ayuda a democratizar, pero al mismo tiempo se ha acabado convirtiendo en una herramienta de manipulación, lo que es un lugar opuesto. Me interesaba mucho el tema de las fake news, que la obra de teatro no aborda", explicó la directora. Así la verdad es uno de los elementos claves al hablar de periodismo, por lo que Barassi señala que ha pretendido "ofrecer un camino sobre cómo cada uno puede dar con ella, pero sin que exista un aleccionamiento en la película".

Otro de los elementos que guía al espectador a lo largo del metraje es la lucha de poder y la llegada de la mujer a esos lugares, algo que para Clara Lago va más allá de una cuestión de género en este caso. "Hay desigualdad de género, pero a mi también hay otra manera de enfocarlo que es en base a las cualidades que se atribuyen a las personas para llegar al poder, independientemente del género. Macarena tiene una manera de liderar diferente, mas horizontal, colaborativa, de escucha, y Antonio y Vargas son más tiburón, de estar dispuesto a cualquier cosa y por encima de cualquiera. Se puede mirar desde perspectiva de género o humana, pero lo que hay que pensar es qué atributos vende la sociedad para lograr el éxito".

La película se rodó en tres semanas, lo que lejos de dificultar el rodaje, "lo que si hubiera querido hubiera sido más preparación antes", indicó Lago, supuso incluso un incentivo. "En un rodaje corto hay algo del arrebato del tiempo que hace que el equipo funcione. Si hubiesen sido 8 semanas en la cuarta se hubiese ido todo al cuerno. No daba tiempo a quemarse", señaló entre risas la realizadora, "el gran esfuerzo fue de Ernesto y Clara porque es un 90% diálogo".

Lago , que ha rodado ya 23 películas en 20 años de carrera, indicó que tuvo claro decir sí a este papel, algo que calificó de "regalo". "¿Cómo vas a decir que no a este papel?. Un duelo de este nivel es un regalazo, un desafío enorme, pero además es muy interesante volver a trabajar con Ernesto, me apetecía mucho. Es una oportunidad enorme y mucho disfrute como actores, no siempre tienen tanto recorrido sus personajes como para poder disfrutar de la parte interpretativa".

La actriz madrileña, que viene de estrenar una serie con Quim Gutiérrez (El vecino), señaló que se siente una "absoluta privilegiada" por estar trabajando tanto. "Son muchas películas pero si lo piensas bien es casi una peli por año, algunas veces dos. Pero tengo la impresión de que ha sido una carrera de sin prisa pero sin pausa. Durante 8 años estuve compaginando colegio o instituto con el trabajo de actriz pero me siento una afortunada. Nunca he dejado de trabajar pero no voy ahogada, me puedo permitir elegir los papeles y hay mucha gente que no lo puede hacer. Yo estoy muy agradecida".

"La democratización de los medios se ha convertido en una herramienta de manipulación"

marina barassi

Directora de 'Crónica de una tormenta'

noticias de noticiasdenavarra