Música

El sobresalto continúa creciendo

Chica Sobresalto demostraron tener un sólido discurso musical y estético, y mucha claridad al transmitirlo.

02.07.2021 | 01:12
Actuación de "Chica Sobresalto"

CONCIERTO DE CHICA SOBRESALTO

Intérpretes: Maialen Gurbindo (voz y guitarra), Gorka Cía (guitarra), Ibai Sanz (guitarra), Ander Arlegui (bajo), Aritz Learrea (batería), Leire Celestino (teclados y coros). Fecha: 26/06/2021. Lugar: La Ciudadela. Incidencias: Prácticamente lleno, público muy participativo.

Las nubes negras que a media tarde cubrían Pamplona no hacían presagiar nada bueno. Todos temimos que el concierto que iba a ofrecer Chica Sobresaltó en la Ciudadela corriese la misma suerte que la de su compañera en Operación Triunfo, Anne Lukin, que tuvo que ser suspendido a causa de la lluvia unas pocas semanas atrás. Sin embargo, en esta ocasión la meteorología fue benévola y a la hora del comienzo de la actuación el cielo lucía un azul inmaculado. Así pues, la pamplonica pudo volver a actuar en el mismo escenario en el que ya triunfó el verano pasado. Muchas cosas han pasado desde entonces en el universo artístico de Maialen Gurbindo: la más importante, el lanzamiento de su nuevo álbum, Sinapsis, que alcanzó el número uno de ventas durante dos semanas consecutivas en el momento de su publicación. Ahora se encuentra presentándolo en una exitosa gira –en Pamplona estuvo a punto de agotar las ochocientas localidades, y muy posiblemente lo hubiese hecho si las previsiones meteorológicas hubiesen sido algo más halagüeñas durante los días anteriores–. A diferencia de lo acaecido el año pasado, que Maialen actuó solo con su pianista, esta vez subió al escenario rodeada de toda su banda. Este último dato fue importante, ya que así pudieron ofrecer el mismo excelso sonido que han desplegado en el disco, en el que contaron con la producción de Ricky Falkner.

La actuación estuvo dividida en tres grandes bloques. El primero, centrado en el cancionero de su último trabajo –Somatropina, Melatonina, una nana que compuso a su abuelo y que quiso dedicar a su familia, o Progesterona–, entre las que intercaló algún corte de su primer álbum –como Navegantes–. Predominaron aquí los medios tiempos y destacó también la parte visual, con una Maialen que vistió una casaca morada con dibujos de un rayo, en un estilo que recordó al de David Bowie, y que iba a juego con el vestuario de los músicos. Fue un buen arranque, aunque lo mejor llegaría en los dos tramos posteriores.

Hubo un segundo bloque compuesto por canciones más lentas, aunque de mayor intensidad. Aquí cayeron Basandere, tema compuesto para promocionar el turismo en Navarra, la inédita Hoy me han deseado la muerte en Twitter –su título resume a la perfección su mensaje–, Inconstantes vitales, tema escondido en su último álbum, y Menosperdida, de su anterior trabajo, que comenzó con piano y voz y terminó con la banda sonando bien fuerte, momento que aprovechó Maialen para retirarse del escenario y cambiar la casaca Bowie por su traje de súper heroína –con capa incluida–. Esta fue la frontera hacia el tercer y último bloque, musicalmente mucho más rock y de actitud totalmente punk, con una sorprendente versión del Gózame ya, de Susana Estrada, y algunos de sus temas más enérgicos: Perdóname cuerpo, Endorfina y, cómo no, Fusión de núcleo, canción con la que se despidieron. Demostraron tener un sólido discurso musical y estético, y mucha claridad al transmitirlo. El Sobresalto continúa creciendo.

noticias de noticiasdenavarra