Bieito Romero: "Hemos querido mezclar la música con las sonoridades propias del Camino de Santiago"

Tras 36 años de trayectoria, Luar Na Lubre es una de las bandas referentes de la música folk estatal, sumando 19 discos con su último trabajo, 'Vieiras e vieiros'

16.02.2022 | 19:33
De izquierda a derecha, Pedro Valero, Brais Maceiras, Xan Cerqueiro, Xavier Ferreiro, Patxi Bermúdez, Nuria Naya, Irma Macías y Bieito Romero.

El grupo gallego Luar Na Lubre vuelve a Pamplona al Gayarre este sábado para presentar en concierto su último disco, Vieiras e vieiros, historias de peregrinos, que visualiza la huella artística, cultural y natural del Camino de Santiago, a través de las historias de quienes recorren los senderos: los peregrinos.

¿De dónde surge la idea de hacer el nuevo álbum sobre este tema?
–El Camino de Santiago es un patrimonio universal que a los gallegos nos toca muy directamente. Somos parte esencial e importante, porque aquí está el remate de ese camino, Compostela. Nuestra música siempre estuvo impregnada por las influencias de las músicas y lírica medievales gallegas, y las músicas están influenciadas también por el Camino. No hay nada nuevo en que hagamos un trabajo de estas características; lo nuevo es concentrarlo todo: lo que decidimos hacer fue un trabajo conceptual, cuando antes eran pinceladas. Lo hicimos porque hubo mucha gente, sobre todo especialistas y conocedores de los caminos que traen a Compostela, que nos animó a que hiciéramos un trabajo de estas características. No hay muchos hechos desde esta perspectiva musical, normalmente siempre aparecen desde una perspectiva más medievalista y de música antigua; es de las pocas veces que se han hecho trabajos de este tipo desde la música folk y con una visión más moderna. Creíamos que era un buen momento, coincidía con el Año Xacobeo, y lo hicimos. No nos dio mucho trabajo, porque ya teníamos prácticamente todo el material, y quizás lo más trabajoso fue escoger 14 canciones, las que conforman el CD principal.

¿Con qué criterios escogieron estas 14 canciones?
–El criterio fue escapar un poco de lo común, de lo convencional y de lo más conocido; y buscar historias que creíamos que podían sorprender y no estaban tan expuestas como otras. Teníamos alrededor de 50 posibilidades, y finalmente escogimos estas 14, que eran canciones muy significativas, diferentes y de alguna manera estaban muy relacionadas con lo que hacemos habitualmente: este tipo de música enmarcado en el ámbito celta, atlántico. Encajaban perfectamente en esta estética.

Cuando hablan del factor humano del Camino, ¿a qué se refieren?
–El disco principal tiene 27 cortes, 14 canciones que tienen el factor humano por todos los lados, porque la música se transmite a través de gente que la toca; pero esos 13 que restan son pequeños cortes de 20-30 segundos que nosotros mismos grabamos en el Camino de Santiago. Esas sonoridades intercaladas entre las canciones son como una especie de ligazón de toda la música a través de la escucha. Entre el tema uno y dos está la sonoridad de unas campanas, entre el dos y el tres el sonido de un río€ Es decir, es una combinación de sonidos donde la naturaleza y el factor humano son decisivos. La naturaleza ya tiene su sonido propio, pero hay determinadas sonoridades que están marcadas por el factor humano y es lo que escuchan los peregrinos cuando hacen el camino: el sonido de unas campanas, los pasos al caminar en determinadas texturas del camino, el golpeteo del bordón al andar, una misa€ Hemos querido mezclar la música con estas sonoridades propias del Camino de Santiago, esa banda sonora natural y humana que condiciona y da un pulso a lo que un peregrino puede escuchar cuando hace estos caminos.

¿Qué acogida ha tenido Vieiras e vieiros en el público?
–Vender música hoy en día es complicado, pero en los directos muy bien. Lo cierto es que es un trabajo que está funcionando de maravilla. Nosotros decidimos no parar pese a la pandemia. En 2020, que era cuando salió este trabajo, teníamos una gira programada de unos 100 conciertos aproximadamente. Finalmente, pudimos hacer una cuarta parte; ninguno se suspendió, sino que se aplazó, y en 2021 recuperamos esos conciertos y continuamos esta gira. Pero los directos van fantásticamente bien. Hay mucha literatura detrás de toda esta música, y la gente se apasiona con estas historias, porque una historia bien contada y posteriormente musicada te ubica mucho más en lo que estás escuchando. Creemos que está funcionando muy bien, los teatros están llenos o con muy buena aceptación, y en este caso en Pamplona creo que el Gayarre va a responder como siempre lo ha hecho con nosotros.

¿Respecto a este concierto, qué puede esperar el público del repertorio que han preparado?
–El repertorio está un poco basado en este último trabajo, Vieiras e vieiros: historia de peregrinos. Haremos un recorrido por toda la música de este trabajo en combinación con las clásicas de Luar Na Lubre. Son 36 años de trayectoria, hay muchas canciones que ya son banda sonora, y mucha gente que nos viene a ver quiere escucharlas. O son do ar, Tu gitana, Chove en Santiago... son canciones que tienen que estar dentro del repertorio; que no pueden salir, mejor dicho, porque algunas veces las quisimos mover para airear un poco y tuvimos que volverlas a meter inmediatamente. Será una combinación de la presentación de este último trabajo con estos temas clásicos, un concierto de unas dos horas de duración donde habrá mucha literatura, música e interacción con el público, que es lo que a nosotros nos interesa más.

"El Camino de Santiago es un patrimonio universal que a los gallegos nos toca muy directamente"


"Nuestra gran aportación es estar permanentemente ahí, que la gente responda y se emocione, disfrute, aprenda"


¿Cómo ha evolucionado el sonido de Luar Na Lubre desde sus inicios hasta llegar a la actualidad?
–Ha evolucionado bastante. Creo que mantenemos la esencia inicial, la forma de hacer las cosas, el proyecto, la idea... eso sigue intacto. Pero, evidentemente, 36 años es una vida, y es una trayectoria que muy pocos grupos tienen, sobre todo en la música folk. La evolución fue significativa: éramos muy jovencitos, ahora ya somos maduritos; aprendimos muchas cosas por el camino, y todo eso se nota en la música. En cada trabajo aportamos pinceladas nuevas, cosas diferentes, que son sutiles porque tampoco se trata de cambiar el estilo de un disco para otro, pero que marcan un poco la diferencia de un trabajo a otro. Yo creo que eso es lo interesante, esas sutilezas que de alguna forma no interfieren en el estilo y al mismo tiempo marcan una evolución.

¿Qué cree que aportan con su música?
–Nosotros nos inspiramos en las músicas tradicionales, pero este modo de hacer música en el que estamos enmarcados, que podemos llamar música celta, es relativamente moderno. Se inspira en las músicas tradicionales (en este caso en las músicas medievales, atlánticas y tradicionales actuales de Galicia). No hacemos música pura, es todo una inspiración. Aportamos una visión personal, con personalidad, distinta a otras propuestas, que influenció mucho a otros grupos y propuestas musicales. Con 36 años de trayectoria, 19 discos editados, 2.000 conciertos y viajando muchísimo siempre vamos dejando rastro, como la influencia del Camino de Santiago: los peregrinos no vienen y se van; van dejando su pequeña aportación. Nuestra gran aportación es estar permanentemente ahí, que la gente se fije y responda a los estímulos de nuestra música y que se emocione, disfrute, aprenda e incluso reproduzca a su manera lo que nosotros hicimos anteriormente.

Como grupo ha sido galardonado con diversos premios a lo largo de su trayectoria, pero ¿qué es el éxito de verdad para Luar Na Lubre?
–El éxito de verdad es estar después de 36 años de música y trayectoria sin parar ni un solo año, incluso en la pandemia. El éxito es llegar aquí con la misma energía (o más) que al principio, con las mismas ideas, con el bagaje de los años pasados, que te enseñan y te enriquecen, con lo cual llegas con mucha más sabiduría que cuando empezabas o estabas a mitad de camino. Yo creo que el éxito es fundamentalmente el equilibrio interno, poder estar en armonía musicalmente, tener la creatividad que tenemos (cada dos años sacamos un trabajo discográfico nuevo)... Los premios son reconocimientos puntuales, y estas cosas las agradecemos y nos alegramos de recibirlas, pero yo creo que el éxito es el día a día, el continuar, el tener esas energías y tantos conciertos como estamos teniendo año tras año, y sobre todo, una cosa fundamental: que después de tantos años, hay un público que responde a nuestra música, y gracias a ellos un grupo como Luar Na Lubre está vivo y en la situación en la que está. Ese es para mí el mayor de los éxitos, y es lo que tratamos de mimar.

De cara al futuro, ¿qué le espera al grupo?
–Tenemos varios proyectos pensados, de los cuales no puedo adelantar mucho porque sería precipitarme, pero ya estamos pensando en el nuevo trabajo discográfico, que en principio tendría que ver la luz a finales del año que viene. Será un proyecto especial, porque coincide con el vigésimo trabajo de Luar Na Lubre, y nos vamos a esforzar en hacer algo particularmente especial, como de celebración. 

noticias de noticiasdenavarra