mirarte

Las 'mutildantzak' de Baztan tienen "el mayor potencial para crecer"

Primas hermanas de los 'jauziak', "no son tan conocidas ni tan practicadas", dice Juan Carlos Ornat

01.05.2022 | 00:27

pamplona – Los jauzis(jauziak o iauziak, literalmente saltos) son "probablemente las danzas más antiguas" del rico patrimonio de Navarra, y "a pesar de ello, gozan hoy de muy buena salud". Así se expresa Juan Carlos Ornat, vicepresidente de la Nafarroako Dantzarien Biltzarra / Federación de Dantzaris de Navarra, sobre estos bailes en círculo originarios de Baja Navarra y de la parte de Luzaide/Valcarlos pegada a aquella y que en los últimos años se han popularizado. "Son muchas las personas que han aprendido a bailarlos", dice Ornat.

Los jauzis fueron bailes masculinos, al menos en su exhibixión pública ya que muchas mujeres los conocían y los enseñaban a hijos o hermanos y ellas mismas los practicaban en ambientes recogidos. Pero hasta los años 70 del siglo XX no llegaron a bailarlos en público.

por explotar Juan Carlos Ornat destaca también la importancia de otras danzas tradicionales de Navarra, "primas hermanas de los jauzis: las mutildantzas de Baztan, un poco más evolucionadas que los jauzis y con una gran diferencia con éstas, y es que en los jauzis los pasos que hay que ejecutar son cantados por una persona, cuyas directrices siguen los y las dantzaris; mientras que en el caso de las mutildantzas no se cantan los pasos, lo que conlleva que deben ser memorizados en su totalidad".

"Y es –apunta el vicepresidente de la NDB– muy complicado porque hay diferentes combinaciones con variaciones, y son piezas muy largas que requieren de una gran memorización y concentración a la hora de ejecutarlas". Sin embargo, estas danzas, ejecutadas como su propio nombre indica por hombres y que "no son tan conocidas ni tan practicadas en Navarra", probablemente son "las que más potencial tienen para poder crecer entre la ciudadanía de nuestra tierra", valora Juan Carlos Ornat.

variedad y riqueza La dantza tradicional, con bailes centenarios en su haber, es muy rica y variada. Hay paloteados en los que es brutal el trabajo de teatro, de interpretación; makildantzas, danzas-juego, bailes grupales y más sociales como el conocido Baile de la Era. Dentro de este abanico, la danza autóctona es esa danza local que existe en muchos pueblos de Navarra y que no ha trascendido ni se ha generalizado. Son las más difíciles de mantener y las que más riesgo tienen de desaparecer.

Y en este terreno sigue habiendo descubrimientos. "Recientemente el grupo de la Comparsa de Los Arcos ha recuperado una jota centenaria que todo el mundo bailaba en fiestas y no se conoce nada, no se reconoce. No tiene a día de hoy su espacio ni su valor en Los Arcos. Y esto hay que valorarlo, lleva unas horas de trabajo, una investigación, un presupuesto, y a veces se hace sin condiciones, se hace por amor a la danza, por querer enseñar lo propio, lo local", dice Noemí Álvarez, deseosa de sentir de nuevo y ya para siempre la suma de energía, fuerza y pasión que generan las danzas tradicionales en las calles.

Noticias relacionadas

noticias de noticiasdenavarra