Crear nuevos públicos, la clave para el futuro

Enganchar a los jóvenes a la pantalla grande es una labor educativa por la que Golem apuesta con firmeza

07.05.2022 | 18:34
Sala llena en las primeras proyecciones de Golem.

Haber sobrevivido a la pandemia es para Golem todo un logro. "Ha sido posible porque 2019 fue un año estrella para el cine y nos permitió tener músculo financiero para aguantar esta crisis. Los ERTE han sido una ayuda clave, y el apoyo del Estado, las autonomías, los ayuntamientos", dice agradecido Otilio García. Aunque la reapertura fue dura, "no había películas". "Sigue pasando. Hay miedo. Somos distribuidores y sabemos lo duro que es estrenar una película a pérdidas. Estamos faltos de títulos. Ahora está el fenómeno de Alcarràs, pero hay pocas películas de calidad que garanticen que el público se sienta reconfortado al pagar una entrada".

Mirando al horizonte, ve un futuro "duro" pero él y su equipo lo miran "ilusionados". "Es una profesión tan apasionante que te olvidas de la dureza, es tan bonito que cada día sea un reto diferente... Tienes que inventarte cada semana, con cada película, y eso te da vida", asegura el cofundador de Golem. Una clave para mantenerse 40 años más es, reconoce, "crear nuevos públicos". Una labor imprescindible que llevan años haciendo, con escolares, institutos, para enganchar al público joven a la pantalla grande. "Los jóvenes sí consumen las grandes películas comerciales de Marvel, que ya nos demandan en versión original porque es una generación muy preparada en cuanto a idiomas. Pero no van tanto a ver cine de autor", reconoce Otilio García, consciente de que el público femenino es mayoritario. "Pasa en la cultura en general. Van en cuadrilla, y arrastran a sus parejas al cine. Es el público que nos da vida".


"La pandemia nos ha cambiado"

Tras la pandemia, queda recuperar a ese público de la última sesión que antes acudía al cine, y en general, "recuperar a una parte de los espectadores a los que les ha afectado el miedo". Otra dificultad, de las más duras en el día a día de Golem, es "el coste energético, un gasto mensual brutal, como en todos los domicilios particulares".

Son obstáculos, pero la pasión es un motor poderoso. "Ha habido crisis, del vídeo, la piratería, las plataformas, el covid..., pero ninguna ha tumbado a Golem ni ha tumbado al cine. Estamos esperanzados, porque pensamos que esto tiene vida. No estamos aquí por el tema económico sino por una pasión", asegura Otilio García.

noticias de noticiasdenavarra