"Nos hemos juntado en este equipo mucha gente joven que tiene hambre de hacer las cosas bien"

19.09.2020 | 01:16
Héctor González, de 26 años, asegura que se está adaptando muy bien al equipo y a Pamplona.

Héctor González, lateral de Leganés, refuerzo de esta temporada del Helvetia Anaitasuna, se enfrenta este sábado al Benidorm, equipo con el que debutó en la Liga Asobal

pamplona – El Helvetia Anaitasuna disputa esta tarde su primer partido de la Liga Asobal a domicilio, contra el BM Benidorm (18.00 horas). El conjunto navarro, que hasta la fecha ha perdido sus dos compromisos frente al Barcelona y el Bidasoa –aunque dejando sobre la pista una excelente imagen– intentará llevarse sus dos primeros puntos de esta temporada ante un rival que conoce bien uno de los fichajes, Héctor González. El lateral izquierdo de Leganés, de 26 años, vistió la camiseta del conjunto alicantino –al igual que otro de los refuerzos, Ander Torriko– y con ella debutó en la máxima categoría en 2016. Ahora regresa defendiendo a Anaitasuna y con muchas ganas de ayudar a conseguir la primera victoria.

El equipo acabó anímicamente tocado tras el partido ante el Bidasoa. ¿Ya está recuperado para afrontar el de hoy?

–Sí, cien por cien. Es verdad que costó empezar la semana con ilusión, pero hablamos sobre los errores, hemos ido trabajando sobre ellos, y ahora estamos con muchas ganas de jugar el partido ante el Benidorm.

¿Qué lectura hace tras los dos primeros encuentros de Liga?

–Ya ante el Barcelona dejamos entrever un equipo que tiene hambre y contra el Bidasoa creo que lo dejamos latente. A falta de diez minutos teníamos una gran ventaja y eso es algo que no todos los equipos pueden decir frente al segundo mejor conjunto de la Liga. Al final tuvimos algún fallo que nos costó la victoria, pero creo que el equipo está dando buena imagen, la misma que damos día a día en los entrenamientos, y eso está muy bien.

Y se le ve con confianza.

–Así es. La confianza a nivel deportivo es crucial. Sin ella no se llega a ningún lado. Todos estamos aportando nuestro granito de arena, tanto en defensa como en ataque, cada uno en nuestro rol, y la confianza que nos da Quique (Domínguez) a la hora de los entrenamientos y de los partidos es vital. Así que la agarramos y la utilizamos a nuestro favor.

En su opinión, ¿dónde está la clave de Anaitasuna en este inicio de competición? ¿De que aporte tan buenas sensaciones?

–Yo creo que es el hambre y las ganas de cumplir. Nos hemos juntado en este equipo mucha gente joven que tiene hambre de hacer las cosas bien. Que viene de otros clubes y quiere demostrar. También está Quique, que viene de nuevas, el cuerpo técnico que da el máximo cada día, al igual que el directivo, que siempre intenta ayudar. Al final se ha juntado un clima de trabajo buenísimo que nosotros lo vemos día a día y el público, en el partido.

Antes hablaba de los roles. A usted se le está viendo en una faceta más defensiva, ¿está cómodo ahí?

–Sí que me encuentro cómodo, tanto en defensa como en ataque, aunque es verdad que el entrenador me está poniendo más en tareas defensivas. Estoy bastante bien, pero es cierto que me gustaría aportar más a nivel ofensivo. Creo que podría hacer un buen trabajo y sumar a lo que ya hacen los dos Ander (Torriko e Izquierdo), Juan (Del Arco) o Edu (Fernández). Al final hay que ganárselo y en eso estamos trabajando.

En otros equipos ya ha tenido un mayor protagonismo en ataque.

–Sí. Yo creo que la lesión en mi hombro derecho ha decantado un poco todo. En octubre me lesioné y hasta finales de agosto más o menos no he podido lanzar bien. Pero no queda otra que trabajar y demostrar que también puedo aportar arriba.

Procede del Alarcos Ciudad Real de Plata. ¿Qué ha supuesto para usted venir a Pamplona y también retornar a la Liga Asobal?

–A nivel mental, una tranquilidad absoluta. Sé que aquí las cosas se hacen bien. Y, en cuanto al hombro, sabía que podía contar con gente profesional que me puede aconsejar estupendamente. Así que muy bien.

¿Y cómo ha sido su adaptación al equipo y a la ciudad?

–Muy positiva. En el vestuario todo es fácil, en el equipo nos ayudan mucho y la ciudad me recuerda a Valladolid, aunque con más naturaleza alrededor, algo que me gusta mucho. El único inconveniente es que está a cuatro horas de Madrid, de mi casa, y me cuesta más ir a ver a mi familia y a mis amigos. Pero no hay mal que por bien no venga.

¿Cómo ve el partido de hoy ante el Benidorm?

–Es un club que se ha reforzado muchísimo, va a jugar en Europa, tiene muy buen equipo y en casa se van a hacer fuertes. Hambre no nos va a faltar, como he dicho, y tenemos ganas de traernos los dos primeros puntos bajo el brazo. Nos va a costar, pero se puede conseguir.

¿Que recuerdos guarda de su paso por ese equipo?

–Fue mi primer año fuera de casa. Tuve la suerte de coincidir con Ander Torriko. Éramos compañeros de piso allí y ahora lo volvemos a ser. La temporada se hizo difícil porque estuvimos en descenso la mayor parte del año, pero a pesar de ello fue una buena experiencia que la recuerdo con cariño.

Ander Torriko y usted ya se tendrán entonces más que fichados. ¿Cómo es su relación?

–Muy buena. Nos conocemos muy bien. Los últimos años, al estar en diferentes equipos, la relación se enfrió un poco, pero en cuestión de dos días ha vuelto. Cuando fiché por Anaitasuna, al primero que se lo dije fue a él. Y de momento todo marcha estupendamente, también en casa.

¿Y quién cocina? ¿O cada uno se hace lo suyo?

–Cada uno nos apañamos lo nuestro, pero solemos hacer comidas combinadas. Y cuando a uno le toca cocinar, el otro friega. Hay buen rollo.

¿Cómo ha sido su relación con el balonmano? ¿Siempre lo ha practicado?

–La verdad es que empecé de rebote. Un amigo y yo nos apuntamos a los 5-6 años a fútbol sala. Duré medio año, no me gustaba. Prefería jugar al fútbol en la calle. Al siguiente año se apuntó a balonmano, yo le seguí, y empezamos a jugar en el mismo colegio de Leganés. Precisamente, el mismo donde comenzó Juan Del Arco. Así que desde los 6 años llevo en esto. Pero siempre me ha gustado el deporte. Me encantan los que se practican en la naturaleza como el esquí o la escalada. Ahora es incompatible con el balonmano, pero cuando termine esta etapa, volveré.

Esa pasión por el deporte, ¿le viene de familia?

–Tengo una hermana, cuatro años mayor que yo, que ha practicado voleibol y es algo que también me gusta. Y mi padre ha sido muy aficionado a la bicicleta y hacía bastantes rutas, hasta que se lesionó la rodilla y la apartó.

Estarán contentos de ver que se dedica a lo que le gusta.

–Así es. Cuando les dije que había fichado por Anaitasuna se alegraron un montón y se quitaron un peso de encima también, ya que era un momento indeciso. Aunque estoy compaginando el balonmano con los estudios, que es lo que hay que hacer. Acabo de terminar INEF, Ciencias del Deporte. Ha tenido que venir una pandemia para que me saque por fin la carrera (bromea).

el protagonista

Nombre completo. Héctor González Díaz.

Lugar y fecha de nacimiento. Leganés, 26/02/1994.

Demarcación y altura. Lateral izquierdo, 1,97 metros.

Estudios. Acaba de licenciarse en la carrera de INEF.

Trayectoria. Empezó con 6 años en el balonmano. Ha jugado en el Alcobendas, en el Benidorm, en el Valladolid, en el Alarcos de Plata y ahora en Anaita.

Noticias relacionadas

noticias de noticiasdenavarra