Europeo de Dinamarca

Épica incompleta de las 'Guerreras'

REMONTADA / LAS 'GUERRERAS', QUE PERDÍAN POR 20-13 A 18 MINUTOS DEL FINAL, CAEN POR LA MÍNIMA

11.12.2020 | 00:18
Nerea Pena, lanzando a puerta en el encuentro de ayer. Foto: Efe

Francia 26

España 25

FRANCIA Leynaud; Coatanea (1), Sercien (1), Edwige, Zaadi (4, 1p), Nze Minko (2) y Dembele (4) –equipo inicial–, Darleux (ps), Nocandy (1), Valentini (1), Kouyate, Niakate (3), Flippes (1), Kanor (1), Foppa (2) y Lacrabere (5).

ESPAÑA Castellanos; Carmen Martín (9, 5p), Almudena Rodríguez, Alicia Fernández, Pena (1), Jennifer Gutiérrez (2) y Tchaptchet –equipo inicial– Navarro (ps), Marta López (1), Campos (3), Arderius (2), Lara González (2), Sole López, Gassama (2), Ainhoa Hernández (1) y Mireya González (2)

Marcador cada 5 minutos 2-2, 5-3, 6-5, 10-7, 13-8 y 16-10; 17-11, 18-12, 21-16, 21-20, 24-22 y 26-25.

Árbitras Lidacka y Lesiak (POL). Excluyeron por dos minutos a Edwige, Niakate y Kouyate por Francia; y a Ainhoa Hernández (2) y Carmen Martín por España.

Estadio Jyske Bank Boxen de Herning.

Madrid – Las Guerreras se despidieron de las medallas en el Europeo de Dinamarca, al caer por la mínima ante Francia, en un choque en el que no pudieron culminar la remontada que protagonizaron en la segunda parte.

Una reacción que vino en gran parte propiciada por el exceso de relajación en el que cayó en los segundos treinta minutos el conjunto francés, que pensando en el trascendental choque que disputará hoy ante Rusia, dio por concluido el choque antes de tiempo.

Circunstancia que no desaprovecharon las Guerreras, que llegaron a perder hasta por siete goles (20-13, minuto 42), para situarse a tan sólo un tanto (21-20) a diez minutos para la conclusión.

Pero si la gran mayoría de las jugadoras galas parecieron desconectarse del encuentro prematuramente, quien nunca lo hizo fue la guardameta Amandine Leynaud, que con sus paradas impidó finalmente el milagro español.

Una posibilidad de victoria que se antojaba una auténtica quimera dada la superioridad del conjunto francés, que desbordó por completo a las internacionales españolas con su agresividad defensiva.

Consciente de la superioridad física del conjunto francés, el preparador español Carlos Viver no dudó en alinear de inicio a la jovencísima Lysa Tchaptchet en busca de paliar el déficit de kilos y centímetros.

Pero el problema de España no era una simple cuestión antropométrica, ya que las Guerreras se vieron desbordadas en todo momento por la intensidad defensiva de sus rivales. Constantemente agarradas, desplazadas cuando no zarandeadas por sus rivales, las internacionales españolas sufrieron lo indecible para poder circular el balón.

Una circunstancia que no sólo impidió a España dotar de la menor fluidez a su juego ofensivo, sino que propició un sinfín de pérdidas de balón, que permitieron a Francia abrir en la primera parte una amplica brecha en el marcador (16-10).

Francia vio el partido decidido cuando se instaló en el segundo tiempo en la ventaja de 7 tantos, pero entonces llegó la reacción española, con ese parcial de 1-7 en apenas 8 minutos, con una gran actuación de la central Silvia Arderuis, la lateral Carmen Campos, la pivote Kaba Gassama y la extremo Carmen Martín.

Pero en ese momento irrumpió imponente la figura de a guardameta francesa Amadine Leynaud, que con sus paradas en los minutos finales –incluido un siete metros a Martín– privó a España de cualquier posibilidad de ganar y seguir viva en la competición.

la derrota

adíos matemático a las medallas

Lucha por el 5º puesto. La derrota de España y las victorias de Rusia y Francia hacen ya imposible que las Guerreras accedan a las semifinales, reservadas a las dos primeras de grupo. El equipo que dirige Carlos Viver tendrá que centrarse ahora en la lucha por el tercer puesto, que le daría acceso a jugar el duelo por la 5ª y la 6ª plaza del Europeo. La cita clave será el domingo (20.30 horas) ante la selección anfitriona, Dinamarca, y luego ya solo le quedará a España el partido ante Montenegro (martes, 16.00), teóricamente su rival más sencillo en esta fase principal.