El Helvetia retoma la Liga ante el Barça

Anaitasuna juega este miércoles (19.00 horas) en la pista del líder

09.11.2021 | 20:44
Álvaro Gastón lanza a portería en el partido ante el Cangas

La Liga Sacyr Asobal se reanuda este miércoles tras el parón por los compromisos internacionales con la disputa íntegra de la jornada 10, en la que el Helvetia Anaitasuna deberá enfrentarse en el Palau al líder. Al mejor equipo de la competición doméstica. Al Barcelona (19.00 horas, Gol y LaLigaSportsTV).

Será el primero de los dos choques que afronte el conjunto de Quique Domínguez esta semana, ya que sin apenas tiempo para respirar recibirá el sábado en La Catedral al Antequera. Pero esa ya será otra historia.

La primera tendrá lugar este miércoles en el escenario azulgrana. Ante un Barça invicto, indestructible en la Liga, competitivo y con ambición cuando mira a Europa y cuya plantilla es en sí misma una constelación de estrellas. Al mando de la misma ya no está Xavi Pascual, ahora por Rumanía, sino que el nuevo capitán de la nave es Antonio Carlos Ortega.

El Helvetia, que partirá el mismo día temprano desde Pamplona, no viajará a Barcelona con la intención de cubrir el expediente y vuelta. Es consciente del potencial y de la calidad de un Barça al que parece imposible hacerle sombra en la Liga, pero al que irá a competir al máximo.

No será fácil, eso seguro. A los Dika Mem, Aleix Gómez, Pérez de Vargas, Aitor Ariño –que acaba de volver de su grave lesión– o Thiagus Petrus se les ha sumado esta vez Leo Maciel en la portería, la velocidad del extremo cántabro Ángel Fernández o el potencial del lateral izquierdo egipcio Ali Zein o del zurdo Melvyn Richardson, hijo de una leyenda del balonmano como Jackson Richardson, de cuya magia se pudo disfrutar en Pamplona.

Precisamente Richardson –que arrastra una pubalgia– es duda para el choque. Al igual que el central croata Luka Cindric, que puede regresar tras más de un mes y medio por una lesión en un hombro.

Los navarros, sabedores de la dificultad del duelo, quieren quitarse no obstante el mal sabor de boca que dejó la última derrota en casa contra el Cangas y que cortaba la racha de cinco partidos sin perder. Para la cita de este miércoles no parece que pueda llegar Arthur Pereira, que arrastra una rotura de fibras desde el partido ante el Benidorm de la jornada 7. Y está por ver si Quique Domínguez puede contar ya con Martín Ganuza, quien ha estado fuera de las pistas durante semanas por otra rotura.

El que seguro será baja es Carlos Chocarro. El capitán del Helvetia se lesionó ante el Cangas, sufre un desgarro fibrilar y está pendiente de evolución. Los canteranos Adrián Ortiz y Aitor Albizu viajarán con el equipo, al igual que Martxel Agorreta, quien ocupa la misma posición –pivote– que Antonio Bazán y Aitor García.


"Vamos con pocos complejos y muchas ganas"


El técnico Quique Domínguez sabe de la dificultad del partido de este miércoles. Es consciente de que el nivel del rival, "su potencial y sus objetivos" son distintos a los del Helvetia. Pero lo que tiene claro es que, al igual que siempre, su equipo saltará a competir. "Antes de jugar, yo siempre creo que hay una pequeña posibilidad y pienso además que hay que ir a pelear y a competir el partido. A hacer el mejor juego posible y, después, el resultado y el desarrollo del mismo saldrán por donde tenga que salir".
 
El preparador gallego afronta y prepara la cita "como un partido más" y eso es lo que ha intentado "transmitir" a su plantel. Es consciente, asimismo, de que hoy por hoy el Barça "es el mejor equipo de la Liga". Aun así, "reconociendo esa capacidad" que despliega, considera que el conjunto azulgrana "no está con la superioridad que estaba demostrando en años anteriores". "Hay resultados que están siendo más igualados, partidos que se le están complicando, tanto en la Liga como en la Champions. Eso es la competición pura y dura", indicaba. Sin ir más lejos, cabe recordar que en el último choque liguero, el Barcelona venció por la mínima en la pista del Benidorm (25-26).
 
Domínguez advierte de que irán sin miedos a Barcelona, "con pocos complejos y con muchas ganas", y explica que este pequeño parón de noviembre "le ha venido bien" a su plantilla "para que jugadores que arrastraban bastantes molestias, problemas físicos, hayan mejorado".
 
El que se incorporó el lunes a las órdenes del preparador del Helvetia fue Ander Izquierdo, después de su cita con la selección española absoluta en Avilés. El central navarro se está ganando cada vez más la confianza de Jordi Ribera. 
noticias de noticiasdenavarra