Altsasu, territorio ‘biker’

544 participantes | la prueba no competitiva se desarrolló sobre 52 y 40 kilómetros

09.02.2020 | 14:16
Un grupo de ‘bikers’, camino a a la ermita de San Pedro por Zezenaga.

altsasu - Si bien los pronósticos meteorológicos anunciaban lluvia para ayer, se equivocaron y 544 bikers pudieron disfrutar del entorno privilegiado de Altsasu en la travesía BTT que organiza Barranka Txirrindulari Taldea. "Ha hecho el mejor tiempo de los posibles. A la mañana más fresco y luego sol y temperatura muy agradable", observó Felipe Troyano, responsable de esta prueba no competitiva que ayer celebró su 24ª edición. "A excepción de alguna caída ha ido todo muy bien. Además, el recorrido ha gustado ", destacó. Y es que Barranka TT siempre introduce cambios para sorprender a los asiduos a esta cita, dado que en el entorno de Altsasu hay donde elegir.

Al igual que estos últimos años, había dos opciones, una de 52 km y otra de 40 km, con más sendas y recorridos más técnicos. La mayoría eligió la corta. El trazado era el mismo hasta el alto de Iturmendi, después de pasar por Beikolar, Ibarrea, Sorozarreta, Orobe, Ameztia, Santa Luzia Sakan y San Pedro para continuar por Urdiain. Mientras que los bikers del recorrido largo continuaron hasta Etxarri Aranatz, los del corto cogieron el camino de vuelta hasta Altsasu. El primero en llegar lo hizo a las 10.40 horas. Pero el más rápido del largo lo hizo pocos minutos después, a las 10.53 horas. La salida fue a las 9.00 horas, con el corte de cinta a cargo del alcalde, Javier Ollo.

Gabriela Placencia, de Pamplona, se decidió ayer por el corto. "Es la primera vez que vengo y me ha gustado mucho. El año que viene hago el largo", aseguró. Con más experiencia, Noel Eyheragaray, de Urdazubi, hizo el largo. También eran veteranos de esta prueba Aritz Kerejeta e Iñigo Lasa, de Legorreta. Y es que la mayoría de los bikers que la conocen repiten esta prueba valorada por la afición, tanto en el recorrido como en avituallamientos, servicios de ducha y limpieza de las bicis entre otros aspectos.

Esta prueba no competitiva inició su andadura en 1996. Ante el auge de la bicicleta de montaña, un grupo de bikers de Altsasu pensaron en organizar una cita de encuentro de aficionados para recorrer el entorno natural de Altsasu "privilegiado", como aseguran. En la primera cita participaron 357 beteteros, número que fue subiendo año tras año hasta tocar techo en 2006 con 1.302 participantes. Pero la crisis también se notó en estas pruebas, a lo que hay que sumar que cada vez son más citas. El pasado año fueron 507.