Tour 2020

Kragh Andersen se exhibe

19ª etapa/ El danés impidió el esprint y venció en solitario en un día sin cambios en la general

19.09.2020 | 01:18
El danés Soren Kragh Andersen (Sunweb) levanta los brazos al cruzar la línea de meta en la 19ª etapa del Tour, con final en Champagnole. Foto: Efe

champagnole (francia) – El danés Soren Kragh Andersen (Sunweb), el mismo que ya se exhibió en Lyon, firmó un espectacular doblete con la victoria en solitario en la decimonovena etapa del Tour, entre Bourg-En-Bresse y Champagnole. Kragh Andersen, de 26 años, fue el más fuerte, ambicioso e inteligente para resolver la etapa. Saltó del grupo de velocistas que marchaban escapados a 16 kilómetros de meta y aguantó en solitario, como si fuera una contrarreloj, para rematar con un tiempo de 3h.36.33, a una media de 46,1 km/hora.

Un doblete para el ciclista nórdico, capaz de evitar el esprint con los principales velocistas del pelotón con los que viajaba hasta el momento del demarraje definitivo. Aventajó en 53 segundos al esloveno Luka Mezgec (Mitchelton) y el belga Jasper Stuyvens (Trek), segundo y tercero.

Los favoritos, Peter Sagan, Trentin y Sam Bennett, cruzaron la meta a 1.02 minutos. Todos ellos sucumbieron con antelación. Andersen les arruinó la última oportunidad de esprint. Por sorpresa.

Los favoritos no entraron en la refriega, concentrados en la crono de la Planche des Belles Filles, de donde saldrá la foto previa del podio de París.

Después de una salida loca y de múltiples intentos de fuga, sobrevivió en solitario el campeón de Francia Remy Cavagna (Deceuninck Quick Step), quien decidió desafiar al pelotón, aún sabiendo que nunca le iban a permitir ventajas desmesuradas. De ello se ocupó el Bora Hansgrohe, quien tiró del grupo para dejar claro que quería un desenlace al esprint para Peter Sagan. Esta formación perdió al austríaco Lukas Postlberger al sufrir una picadura de avispa en la boca con reacción alérgica.

La rebelión de Cavagna no fue a ninguna parte. En el esprint de Mournans (km 117) surgieron movimientos por los puntos del jersey verde. Sagan, Bennett y Trentin disputaron el paso, siendo el irlandés quien se llevó la mejor tajada.

control de los esprínters Entre tanta confusión atacó el campeón olímpico belga Greg Van Avermaet, un acelerón que siguieron nombres destacados. Se metieron Sagan, Bennett, Van Avermaet, Trentin, Mezgec, es decir, los mejores esprínteres que quedan en el Tour. La ventaja que tenían a 20 kilómetros de meta era de 2.30 minutos.

Saltó el italiano Trentin a 16 de meta aprovechando un repecho, pero la respuesta del danés Kragh Andersen fue fulminante. El ganador en Lyon se puso a más de 50 por hora aprovechando las miradas entre los rivales de la fuga.

En modo crono, Andersen metió la cabeza en el manillar, sin mirar atrás para nada. Fue poniendo tierra por medio. Él solito ante el empuje de 11 hombres, un reto que afrontó el ciclista de Middelfart, que iba como una moto camino de su segunda victoria en el Tour de Francia.