Un doble renacer

PRIMERA El Acierto de Javi Mínguez desde los 10 metros rescata un punto para el Aspil-Vidal frente a un correoso y trabajado Peñíscola

08.02.2020 | 15:41
David y Ferran felicitan eufóricos a Javi Mínguez, autor de los dos tantos del Aspil-Vidal en el partido de ayer ante el Peñíscola.

Aspil-Vidal2

Peñíscola2

ASPIL-VIDAL Gus, David, Sepe, Sergio González y Lucas Tripodi -cinco inicial-. También jugaron Ferran Plana, Javi Mínguez, Pedro, David Pazos y Lemine.

PEÑÍSCOLA REHABMEDIC Molina, Isi, Xavi Cols, Raúl Gómez y Juan Emilio -cinco inicial-. También jugaron Dani Chino, Hugo, Gava, Claudino, Peiró, Orzáez e Iván Reverter (ps).

Goles 0-1, m.18: Juan Emilio. 1-1, m.20: Javi Mínguez (doble penalti). 1-2, m.25: Juan Emilio. 2-2, m.40: Javi Mínguez (doble penalti).

Árbitros González Moreta y Sánchez Chamorro (Comité Castellano-Leonés). Mostraron tarjeta amarilla al visitante Raúl Gómez y expulsaron por doble amonestación al también visitante Hugo.

Pabellón Polideportivo Ciudad de Tudela, unos 800 espectadores. Antes del partido, se homenajeó a la Peña La Teba, que celebra en este 2019 su 50º aniversario.

Tudela - En cualquier deporte, la garra y la agresividad son dos cualidades innegociables en los atletas. Especialmente en disciplinas como el fútbol sala. Aunque también, en ocasiones, la sangre fría y la templanza se vuelven realmente valiosas en situaciones límite. De ambas hizo gala ayer Javi Mínguez, jugador del Aspil-Vidal Ribera Navarra, para rescatar un punto ante un correoso y peleón Peñíscola cuando todo apuntaba a que los puntos volaban a tierras castellonenses. Lo hizo transformando sendos doble penaltis casi sobre la bocina, uno en el primer tiempo y otro con el partido prácticamente acabado.

A esa tesitura había llegado el Aspil sufriendo el desbordante despliegue físico de los pupilos de Juanlu Alonso, a los que solamente les acabó condenando el hecho de cargarse de faltas. Por lo demás, el cuadro valenciano optimizó su pegada y su efectividad, también con doblete de uno de sus jugadores, Juan Emilio, para poner contra las cuerdas a un Aspil superado especialmente en algunos tramos de la primera parte.

No obstante, los de Pato buscaron con ahínco la remontada cuando las cosas se pusieron feas en ambos periodos, mostraron insistencia, constancia y capacidad de generar ocasiones que, varias veces, se toparon con el otrora ídolo local Juan Bosco Molina, una vez más destacado en las filas de su equipo bajo los tres palos. Con este sufrido empate, en el que La Caldera volvió a empujar a los riberos, el conjunto naranja continúa metido de lleno en la lucha por alcanzar los play off por el título.