Hermanos y futbolistas

Los tres azpiroz, de 25, 23 y 21 años, un caso singular de jugadores de familia y ‘de raza’ en tercera división

09.02.2020 | 06:34
Imanol, Iñaki y Mikel Azpiroz, en el partido Baztan-Peña Sport (1-1) que les enfrentó el sábado.

Los hermanos Azpiroz Goikoetxea, Mikel, Iñaki e Imanol, representan el ejemplo clásico y singular de jugadores "de raza" y familia que, de vez en cuando, se dan en el fútbol, en este caso en la Tercera División de Navarra. El mayor y el menor, Mikel e Imanol, juegan en el Baztan, y el segundo, Iñaki, en la Peña Sport, y el sábado se enfrentaron defendiendo sus respectivos colores.

"Fue una bonita experiencia", confirman los tres, en un encuentro que acabó en tablas (¡como buenos hermanos! se podría decir entre dos clubes con una buena relación) y fue el mejor de la temporada en Elizondo. "Salimos como siempre y no nos dijimos nada entre nosotros, cada uno a lo suyo, aunque con la ilusión de jugar los tres hermanos", explican Mikel e Imanol.

Los tres son fácilmente identificables por los aficionados, hacen un juego bastante similar, el del jugador comodín, que ocupa cualquier posición en el campo, el típico corre caminos infatigable que, de ser contrarios, nadie quisiera tenerlos por marcador. "Bueno, incansables...", cuestiona Imanol que tuvo que pedir el cambio al míster Jesús Pilar ("una muy buena persona"), mientras por el contrario, Mikel afirma que acabó "tan tranquilo".

Con el antecedente de su padre Iñaki, que lo hizo "de manera informal" en el Beti Kozkor de Lekunberri, la sorpresa de la temporada, los hermanos Azpiroz empezaron a jugar a fútbol como todos, primero a pelota en Irurita, su pueblo de Baztan, hasta que hubo que escoger, y desde infantiles hasta ahora en tercera, la categoría más alta en la historia del Baztan.

A falta de dos jornadas, Mikel e Imanol consideran que la tarea no ha terminado y piensan en "un bonito final", mientras Iñaki debe jugar con la Peña Sport la fase de ascenso, que los tres esperan afortunada. Se decidió a salir de Baztan y pasar a Tafalla por conocer un club con más posibilidades y aspiraciones, y también por amistad y confianza con Igotz Garde, entrenador baztandarra la temporada pasada.

Los tres hermanos, estudiantes de Ingeniería Mecánica Mikel e Imanol, y técnico de generadores eólicos Iñaki, juegan por afición y afirman que lo harán "hasta que podamos". Y así seguirán, como uno de esos casos curiosos que se dan en el fútbol.