Portugal abre el palmarés

liga de las naciones | el navarro undiano mallenco se despide del arbitraje con un partido en el que mostró una cartulina amarilla

09.02.2020 | 14:17
Última imagen de Undiano Mallenco como árbitro.

Portugal1

Holanda0

PORTUGAL Rui Patricio; Nélson Semedo, José Fonte, Ruben Dias y Raphael Guerreiro; Danilo, William Carvalho (Rúben Neves, m.90) y Bruno Fernandes (João Moutinho, m.82); Bernardo Silva, Cristiano Ronaldo y Gonçalo Guedes (Rafa Silva, m.75).

HOLANDA Cillessen, Dumfries, van Dijk, De Ligt y Blind; De Jong, De Roon y Wijnaldum; Bergwijn (D. van de Beek, m.60), Babel (Promes, m.47) y Memphis.

Gol 1-0, m. 60: Gonçalo Guedes.

Árbitro Alberto Undiano Mallenco (ESP). Amonestó al holandés Dumfries en el minuto 88.

Estadio Do Dragão de Oporto.

oporto - Portugal se proclamó primer campeón de la Liga de las Naciones sin necesidad de recurrir a su capitán y máxima estrella, Cristiano Ronaldo, que volvió a quedarse con las ganas de ser protagonista en la consecución de un trofeo internacional.

No pudo ser en la Eurocopa de Francia, y tampoco en la Liga de las Naciones. Ronaldo se queda sin gol decisivo en una final y las quinas refuerzan la idea de que el talento del conjunto les basta para brillar, en este caso de la mano de Gonçalo Guedes, autor del único tanto del equipo.

En el partido de despedida del arbitraje de Alberto Undiano Mallenco, el navarro tuvo una buena actuación en un partido en el que sólo tuvo que sacar una tarjeta amarilla.

Portugal salió con una clara intención ofensiva, representado en la delantera de Bernardo, Guedes y Ronaldo, ávido de gol y gloria, frente a Holanda, que perseguía demostrar que, tras años de ausencia, volvía a tener hueco entre la élite internacional del fútbol.

La mejor opción de los lusos en la primera parte, sin embargo, la tuvo su capitán, que en el minuto 31 mandó un cabezazo que atrapó el portero orange y que además fue pitado como fuera de juego. Un contratiempo que, además de permitir ver a Cristiano lamentarse uniendo los dedos hacia arriba en un claro deje italiano, indicaba que la presión empezaba a aumentar para los holandeses. Apenas un remate firmaron contra los once que consiguieron los lusos.

Guedes selló el ansiado gol en el minuto 60, un disparo al lateral de la portería que Cillessen, pese a lanzarse extendido, no pudo frenar.

Holanda, que trataba de reaccionar empujando hacia el área contraria, chocaba contra Rui Patricio, que frenaba los intentos de Memphis Depay, que gracias a su altura se imponía a Fonte y Semedo. La salida del autor del gol luso en el minuto 75, por el que entró Rafa Silva, imprimió algo más de velocidad a la llegada de los portugueses, aunque no mejoró la puntería. Mientras, el cuadro orange luchaba por conseguir contras y vencer la barrera de Patrício, que en más de una ocasión pareció infranqueable. El partido solo se tensó en el minuto 83, cuando los holandeses reclamaron un penalti que el colegiado no vio. Mientras, Cristiano seguía intentándolo. Su nueva mejor ocasión llegó en un tiro de falta tras una amarilla a Dumfries, pero el disparo le salió torcido. El tiempo de compensación, tres minutos de auténtica fiesta en Do Dragão, dio paso al adiós de Undiano.