29 y bajando

La Real aún debe aligerar su plantilla tras las salidas de Juanmi, Bautista y Eneko Capilla

09.02.2020 | 20:15
Los futbolistas de la Real se refrescan durante el entrenamiento de ayer, en las instalaciones de Zubieta.

donostia - La celeridad con la que la Real Sociedad se ha movido en el mercado veraniego de fichajes, a la hora de cerrar sus incorporaciones, ha provocado un notable overbooking en su plantilla. Los permisos de los que gozan actualmente los internacionales Zubeldia, Merino, Oyarzabal, Héctor Moreno y Barrenetxea, así como un Guridi que terminó de competir con el Mirandés hace apenas dos semanas, están permitiendo a Imanol Alguacil trabajar en Zubieta con un grupo asumible en cuanto a número de futbolistas. Pero lo cierto es que en nómina figuran actualmente 29 jugadores, cuando el máximo de fichas federativas se sitúa en las 25. Además, un club de cantera como el txuri-urdin suele tener muy presente a su filial, lo que deriva habitualmente en planteles cortos para poder recurrir a quienes pidan paso desde el segundo equipo.

Ya han aterrizado en Donostia cinco nuevos futbolistas: Álex Remiro, Modibo Sagnan, Martin Odegaard, Portu y Alexander Isak. Y esto ha obligado a la entidad, una vez realizados los fichajes, a moverse para aligerar su plantilla. Lo ha comenzado a hacer materializando ya tres salidas. Juanmi Jiménez fue traspasado al Betis. Eneko Capilla pertenece desde hace unos días al Asteras Trípolis griego. Y Jon Bautista, finalmente, jugará cedido esta temporada en el Eupen belga. Se trata únicamente del comienzo de una Operación Salida que durante las próximas semanas se traducirá en nuevos movimientos.

rulli, llamado a salir Resulta evidente que el propio Álex Remiro es la apuesta de la Real para su portería. El meta navarro apunta a titular esta campaña con Miguel Ángel Moyá guardándole las espaldas, circunstancia que, unida al caché de Rulli en el mercado, sitúa al argentino en la rampa de salida. Clubes como Mónaco, Betis y Oporto se han interesado por él de un tiempo a esta parte. Y, aunque de momento ningún contacto se ha plasmado en avances definitivos, el arquero de La Plata está claramente llamado a iniciar una nueva etapa lejos de la Real. Su marcha comenzaría a reducir un número de efectivos que, en cualquier caso, debe verse mermado en mayor medida.

A tales efectos, va a entrar en juego un nutrido grupo de canteranos con dificultades para permanecer en el plantel. Se trata de futbolistas que van a tener muy complicado disponer de minutos y a los que el club buscará acomodo, cedidos, fuera de la disciplina txuri-urdin. Gorosabel, Le Normand, Guevara, Guridi (aún de vacaciones) y Merquelanz van a tratar de convencer a Imanol a lo largo de los próximos amistosos. Pero la competitividad que se ha generado en el equipo con la materialización de cinco fichajes, unida a la nómina de jugadores previamente existente, convierte el objetivo de los potrillos en muy poco asequible.

¿sorpresas con llorente? Por su parte, Diego Llorente trabaja a las órdenes de Alguacil sin aparente novedad, pero envuelto en una situación de incertidumbre. Su cotización en el mercado inglés, con varios clubes siguiendo sus evoluciones, es importante. Así, la Real no descarta la llegada de una oferta que satisfaga a todas las partes y desemboque en la marcha del madrileño (el Everton está muy interesado en él), otra vía por la que la plantilla vería también reducido su número de jugadores. En este sentido, finalmente, un hipotético traspaso de Willian José y la llegada de un lateral izquierdo no tendrían trascendencia en la cifra de efectivos, pues estas se verían compensadas con otras operaciones. Borja Mayoral se encuentra muy bien situado para relevar al brasileño en caso de venta. Y Kevin Rodrigues dejaría el plantel, muy posiblemente a préstamo, si el club terminara apostando por incorporar un carrilero zurdo.