La caída del Barça

COMIENZO | Las claves del primer tropiezo tras diez exitosos años

10.02.2020 | 00:29
Piqué, De Jong y Lenglet tras encajar el gol del Athletic.

barcelona - El Barcelona cayó el viernes en San Mamés (1-0), después de realizar un discreto partido contra el Athletic, y rompió con una racha de diez años arrancando la Liga con victoria, y también cinco años sin caer en San Mamés.

A pesar de que el Barcelona ha sabido vivir algunas veces sin Messi, el caso es que sin estar rodado el equipo, se echó muy en falta al argentino, especialmente cuando el equipo catalán fue incapaz de generar fútbol ofensivo. Sin Messi, las ideas fueron muy justitas en la ofensiva azulgrana.

Ernesto Valverde puso en acción un trío en el centro del campo (Roberto, De Jong y Aleñá) que le había dado resultado en un amistoso contra el Nápoles, pero que fue barrido anoche en San Mamés. Dejar en el banquillo a Rakitic y Busquets fue un riesgo que el Barça pagó caro. De Jong no fue un señalado, pero se sintió muy incapaz de dar salida al balón.

Arriba sin Messi, el Barcelona debió alinear a un tridente nuevo, con Griezmann, Luis Suárez y Dembélé. Dembélé no estuvo muy centrado en el partido. De hecho, acabó siendo irrelevante. Suárez, que cuajó una buena pretemporada, volvió a ser el jugador disperso arriba, con pocos balones para marcar. Por su parte, Griezmann no tuvo su mejor debut. Enganchado en la banda izquierda, el francés participó muy poco y conectó aún menos con el centro del campo.

A pesar de que Valverde dijo en la previa del partido que estaba contento con la preparación de su equipo, también dejó entrever que le faltó una semana más y algún partido para acabar de rodarse. Por otra parte, el hecho de que aún esté abierto el mercado de fichajes, hace que algunos futbolistas no lo tengan todo muy claro para seguir de azulgrana, como es el caso de Dembélé o Rakitic.

Una de las peores imágenes que dio el Barça anoche fue que recuperó el viejo fantasma del equipo aburrido, que mueve y mueve el balón detrás sin un claro objetivo.

No será extraño que el interés por fichar a Neymar se incremente, después del partido tan plano. No sería la primera vez que el Barcelona actuaría a la desesperada en el mercado y echase la casa por la ventana en una contratación, con tal de intentar subir el nivel del equipo. - Efe

noticias de noticiasdenavarra