El Baztan recuerda ganar

Victoria | Después de 3 meses supera 3-2 a un cortes flojo pero luchador

09.02.2020 | 06:15
Iturriria, un ejemplo.

Baztan3

Cortes2

BAZTAN Del Campo, Aguirre, Merino, Manex Erneta, Azpiroz II, Álvaro, Astiz (m. 83, Egurrola), Iturriria (m.78, Lizarza II), Lizarza I, Urrutia y Elorza (m. 73, Ariztia).

CORTES Unai, Soria (m. 71, Cabrejas) , Embid, Pascual, Viela, Raúl Chueca (m. 71, , Rubén, Jorge, Vergarechea, Modrego y Alberto (m. 76, Palacios).

Goles 0 - 1 (m. 24) Raúl Chueca. 1 - 1 (m. 34) Elorza 2 - 1 (m. 45) Urrutia, 2 - 2. (m. 47) Raúl Chueca. 3 - 2. (m. 71) Merino.

Árbitro Miguel Beaumont Muñoz, con Azcona Aizkorbe y García Catalán. Tarjeta amarilla a Lizarza I, Astiz, Merino y Aguirre en el Baztan, y a Alberto y Cabrejas en el Cortes.

Estadio Giltxaurdi, 150 espectadores.

ELIZONDO - El Baztan no ganaba desde el 16 de noviembre, nada menos que tres meses atrás, pero demostró que recordaba como se hace y lo enseñó, con las carencias de toda la temporada -ayer, otra vez con una defensa y un portero inéditos- pero con el mismo coraje de siempre. El gasto fue tremendo, con calambres varios en jugadores juveniles aún no acostumbrados a una categoría muy exigente, y ejemplar en los veteranos como Astiz, Iturriria, Lizarza I y Urrutia que acabaron fundidos después de dejarse el alma y el hígado en la contienda.

Por su lado, el Cortes no fue el equipo sólido y complicado que se conoce, mucho menos técnico pero con la reconocida entrega de siempre y la excelente visión ante el gol de Raúl Chueca. No dio la imagen que le acredita, pero se vació en el esfuerzo y encerró al Baztan hasta el final en su portería, donde Imanol Del Campo que cumplía 17 años confirmó carácter y condiciones de gran portero y decidió que los dos goles visitantes eran suficientes, y que la victoria se quedaba esta vez en Elizondo.

El juego no fue cosa mayor en ninguno de los equipos, aunque el Cortes mandó más en la zona de creación donde Iturriria con circunstanciales apoyos de Astiz y Lizarza I se veían obligados a soportar el mayor chaparrón, mientras una vez más el equipo local se empeñaba en salir siempre por la banda derecha cuando tenía huecos abundantes en la contraria. Así fue el balón de lado a lado, con alguna ocasión aislada por ambas partes y el Baztan rejuveneciéndose más conforme hacía los cambios, hasta que un rechace en el área visitante le llegó al lateral Merino que no se lo pensó dos veces y largó un chutazo raso y pegado al poste izquierdo imposible para Unai, que provocó la euforia local como casi se había olvidado.

Gran partido de los veteranos, precioso el gol de Urrutia, y sobresaliente de los jóvenes que, ante la novatada, empeñaron corazón y entrega. Y el resultado hace soñar y pensar que aún queda esperanza. - L.M.S.