Los gestores de los sueños

Mesa redonda / Braulio Vázquez, de Osasuna, César Palacios, del Numancia, y Fran Garagarza, del Eibar, hablaron sobre el trabajo y la figura del director deportivo en el fútbol de hoy

11.02.2020 | 00:56
De izquierda a derecha: Jesús Corera, moderador, César Palacios, Braulio Vázquez y Fran Garagarza, ayer antes de la mesa redonda en la Federación Navarra de Fútbol.

Pamplona – La Federación Navarra de Fútbol acogió ayer una mesa redonda en la que participaron Braulio Vázquez, César Palacios y Fran Garagarza, directores deportivos de Osasuna, Numancia y Eibar, respectivamente, en una sesión organizada por la propia Federación con motivo de la semana del entrenador. En la mesa, moderada por Jesús Corera, se trataron temas relacionados con la labor diaria del director deportivo y su relación con el entrenador.

El primero en intervenir fue Fran Garagarza, quien recordó su llegada a la dirección deportiva del Eibar, en la que, después de dos negativas a asumir el cargo, finalmente aceptó ante la insistencia. Un momento en el que aseguró "sentí miedo", ya que "no me sentía capacitado, estaba en mi zona de confort en el fútbol base".

Por su parte, Braulio Vázquez fue cuestionado sobre cómo ve a su hijo, actualmente jugador del Valencia Mestalla, sobre si tiene una mirada más desde la profesionalidad o tiene una visión familiar, a lo que el director deportivo de Osasuna no dudó en afirmar: "Con tu hijo nunca dejas de ser lo suficientemente objetivo. Tengo una visión más de padre".

El tercer ponente de la mesa, César Palacios, abordó de inicio una complicada cuestión, como es la llamada que recibió de Osasuna para asumir la dirección deportiva del club navarro, una propuesta que "era una oportunidad para volver a casa", afirmó, pero que rechazó, ya que "quise cumplir el compromiso que tenía con el Numancia".

Cuestionados sobre la formación necesaria para ser director deportivo, los tres coincidieron con las palabras de Palacios, quien aseguró que llegaron a sus puestos con apenas formación sobre lo que suponía ese cargo y que, con los años de trabajo, la experiencia y el conocimiento interno del propio club se la han proporcionado. Garagarza añadió la importancia de la pasión en el trabajo y de rodearse de gente en la que tengas confianza y que también transmita ilusión.

Otra de las cuestiones que se abordaron en la mesa redonda fue sobre la figura del entrenador y sobre la decisión desde dentro de los clubes a la hora de contratarles, algo en lo que también coincidieron los tres, que aseguraron que eran ellos mismos quienes tomaban la decisión en el banquillo de los equipos, si bien todo ello con el respaldo interno del club. Sobre ello, Garagarza fue claro al afirmar que, si fuese algo que te viene decidido de fuera, cuando las cosas van mal, "cómo vas a dar la cara por una persona que te han impuesto".

Sobre los fichajes y el papel de los agentes en el fútbol de hoy en día, Braulio Vázquez aseguró que es una figura con la que hoy en día hay que convivir en el mundo del fútbol, pero afirmó que "hay jugadores que no son conscientes y agentes que controlan demasiado". Fran Galagarza, por su parte, confesó que en el Eibar, las ofertas que se realizan a jugadores pertenecientes al club se hacen directamente a ellos, no a sus representantes. César Palacios, por su parte, declaró que en el Numancia, al ser un club pequeño, las vías de comunicación son rápidas, pero afirmó que hay que saber tratar con los agentes, ya que son ellos los que muchas veces te dan información valiosa de los jugadores.

Más allá del fútbol Cuestionados sobre los aspectos en los que se fijan a la hora de hacer fichajes, y si entre ellos está la vida personal del jugador, los tres coincidieron en la importancia del factor personal en una contratación, algo sobre lo que Garagarza fue un paso más allá al asegurar que, en su club, antes de hacer un fichaje, además de reunirse con el jugador, es importante reunirse con la pareja de este, ya que aseguró "es una figura que marca mucho la estabilidad del jugador".

Otro de los temas que se abordó es sobre el equipo de trabajo que rodea a un director deportivo y sobre las preferencias que cada uno de ellos tenía en este aspecto. Garagarza aseguró que la estructura del Eibar "es una de las claves del éxito del club". Por su parte, Braulio se mostró más convencido en la confianza en la gente con la que se trabaja antes que en la cantidad de gente con la que se estructura un club. César Palacios puso hincapié en la importancia del trabajo en equipo para una buena labor.

Sobre el trabajo alrededor de los fichajes y la posibilidad de que estos puedan no cuajar en el equipo o cuenten con la confianza del entrenador, Braulio puso como ejemplo al Chimy, que en sus primeras semanas en Osasuna "no estaba fino", aseguró, pero el tiempo demostró que fue una buena decisión, pero defendió que, en caso de equivocarse, "hay que asumir las culpas". César Palacios destacó la ilusión con la que se hace cada fichaje, y recalcó que "los fichas pensando que pueden aportar algo". Fran Garagarza añadió las expectativas que genera cada fichaje, y que a veces estas no se cumplen, pero aseguró que "las inversiones se hacen para un tiempo, y es este el que dirá".