deportes

Mil felicidades

el protagonista rubén garcía se embarcó en la iniciativa de felicitar los cumpleaños a niños durante el confinamiento y su propuesta ha sobrepasado cualquier expectativa

20.05.2020 | 00:50
Rubén García, en uno de los entrenamientos de este nuevo periodo en Tajonar. Foto: C.A. Osasuna

pamplona – "Hola Nerea, me han dicho que cumples 10 añitos, espero que lo pases muy bien en un día tan especial, ciao". "Hola David, felicidades por tu día, que lo pases muy bien, un abrazo muy fuerte". "Hola Josete, me he enterado que cumples 8 añitos, muchas felicidades€". Y así, hasta más de mil veces. Más de mil vídeos de apenas unos segundos con los que Rubén García –el jugador hablaba a la cámara y también saludaba a quien enviaba el mensaje– se ha dedicado a felicitar el cumpleaños a todas las personas que, previamente, se habían puesto en contacto con él en una dirección de correo electrónico que había compartido en sus redes sociales en las que les proponía esta interacción. "Hace un mes ya había llegado a las mil felicitaciones", explica el jugador. "No sé cuántas llevaremos ahora...".

"Al principio, pensé en felicitar el cumpleaños a niños entre 5 y 12 años y así lo anunciamos en las redes. Pero las cosas se han desbocado, porque he felicitado a abuelos, tías, tíos, a la madre, incluso a un niño de un año al que, fíjate, le mandaba el mensaje a sus padres y les decía que esperaba que el vídeo se lo enseñasen cuando fuese mayor". La expectación de la propuesta de Rubén García ((14 de julio de 1993; Xátiva, Valencia) le llevó a estar durante mucho tiempo dedicado a las grabaciones. "Los interesados mandaban un correo electrónico y yo les mandaba también los vídeos por correo. Estaba durante dos horas cada tarde grabando las felicitaciones. Me han llegado peticiones desde toda España. En principio era por el correo electrónico, pero también por las redes. Siguen llegando", afirma asumiendo que la iniciativa se ha salido del público infantil al que estaba dirigido y que ha tenido una aceptación mucho mayor que en la mejor de las previsiones.

El atacante de Osasuna, un tipo que va más allá de las ocurrencias en las redes y se ha mostrado como hombre comprometido en sus manifestaciones y adhesiones –su último posicionamiento ha sido en el día contra la LGTBIfobia–, se ha sentido reconfortado por los retornos de una idea que buscaba alegrar a los más pequeños y que ha llegado a muchísimo más lejos. "Al final siempre pienso en hacer algo diferente y en los días más difíciles creía que podía ser algo bonito. En esos momentos en que todo el mundo estaba encerrado y quizás un poco más desanimado, me parecía que era algo que podía animar a los niños. Pero ha sido todo mundo mejor. Que te devuelvan la felicitación dándote las gracias o diciendo cualquier cosa ha sido algo muy grande para mí. Creo que en este tiempo de estar confinados todos nos hemos hecho un poco más comprensivos y pienso que todo lo bueno que esta situación ha sacado de nosotros no se puede olvidar cuando vaya volviendo la normalidad".

Rubén va subiendo peldaños en la desescalada futbolística y une a las reflexiones de los primeros días de entrenamiento, las sensaciones de las jornadas en casa. "Cuando comenzó el confinamiento intenté que mis padres vinieran a Pamplona para estar todos juntos, pero decidieron quedarse en su casa y han estado muy tranquilos. Mi hermano trabaja en un centro, en una residencia en la que trabajan con personas con discapacidades y ha estado algo más expuesto, por lo que estamos preocupados. Yo he estado bastante entretenido en casa, más activo en las redes sociales, con mi novia, también distrayéndome con los perros (tiene tres)", comenta. "Ya hemos cumplido la primera fase de los entrenamientos y ahora estamos en primeros días de trabajo en grupo, que para mí es cuando se nota la esencia del fútbol, el buen rollo de los vestuarios, que es lo más bonito de este deporte. El tema de las mascarillas, los guantes, los protocolos, se te hace un poco raro, pero como a cualquier otra persona en su ámbito de trabajo. Esta crisis va a hacer cambiar los hábitos de nuestra vida. Ha sido algo terrorífico por todos los fallecidos y por lo que ha sufrido la gente. Espero que hayamos aprendido muchas cosas".

Los equipos de la Liga siguen dando sus pasos y aunque aún falta por definirse lo principal, la fecha para el retorno de los partidos, hay cuestiones ineludibles que llegarán, como los encuentros sin público. "Va a ser un nuevo deporte", afirma el jugador valenciano. "Creo que va a ser una situación muy rara. La afición es una pieza importante, es un elemento básico en los partidos. Pero como va a ser un deporte nuevo, hay que adaptarse. Pienso que a mí la ausencia de público me puede perjudicar, porque me gusta el rugir de la afición en casa, la presión que genera en los partidos de fuera. Tendremos que adaptarnos todos. Nos va a tocar dar el máximo en esta situación y es algo para lo que tendremos que estar preparados".

"Algo habrá que inventarse para la celebración de los goles", continúa sus reflexiones ante el aparente control de la efusividad que deberán aplicarse los futbolistas cuando logren el premio máximo. "Lo de no poder abrazarte€ No sé, cuando en un partido vas a estar chocando y agarrándote con un rival que no puedas hacerlo con tus compañeros, con los que estás todo el día. Voy a investigar alguna celebración distinta para los goles. Me gusta innovar y cuando llegue el día, ya se verá".

Rubén García considera que los cinco cambios por partido, otra de las innovaciones que va a traer el retorno del fútbol tras este largo parón, tiene la lógica de preservar a los jugadores para un final de Liga con acumulación de encuentros. "Dentro de lo diferente que va a ser el fútbol, también está la posibilidad de realizar cinco cambios por partido, que creo que es una medida para cuidar la salud de los jugadores", explica. "No creo que vaya a beneficiar a ningún equipo en concreto. Habiendo esos cambios, será diferente, porque van a participar muchos futbolistas por partido. Su verdadera importancia va a estar en que se eviten las lesiones, que es lo fundamental. A estas alturas y con el ritmo de partidos, sufrir una lesión va a suponer que te pierdas toda la temporada. Por eso también están trabajando con mucho cuidado los preparadores físicos, pensando en lo que viene por delante".

"Vamos a tener muchos partidos en muy poco tiempo", continúa. "Y creo que varios equipos, los que juegan competiciones europeas todos los años, Real Madrid, Barcelona, Atlético, van a estar muy adaptados a esto. A mí, este ritmo de encuentros me encanta, aunque sea una gran exigencia. Yo estaría jugando un partido, descansando un día y jugando otro. Esos cuatro o cinco equipos que están acostumbrados a jugar a ese ritmo quizás tengan un poco de ventaja. También creo que va a ser necesaria una fortaleza mental y estar más preparados en".

Rubén afirma que no tiene miedo a comenzar la competición y a que aumenten los riesgos de contraer la enfermedad. "Yo creo que todos estamos expuestos, los primeros han sido los enfermeros que han estado en primera línea y después todos los trabajadores. A nosotros nos toca también nuestra parte, porque nos toca ser responsables y entender que el fútbol es un deporte que le hace feliz a la gente y nos toca participar en esa diversión".

"Me chocó cuando se planteó que los futbolistas somos unos privilegiados por el asunto de los test", prosigue. "Por mi forma de ser, también me planteé cosas y yo en ningún momento me siento un privilegiado. También nos exponemos con nuestra actividad. Creo que ahora ya está más estabilizado todo el tema de las pruebas a la población y también pienso que nuestros datos sirven para que se siga avanzando en lo que estadísticamente se sabe de la enfermedad".

Rubén García termina analizando lo que Osasuna se puede encontrar en el retorno. "Uniendo con lo que he dicho antes, tenemos que concienciarnos los jugadores de que El Sadar no va a estar lleno y que el empuje de la afición ha sido parte fundamental en los partidos en casa, en la toda la racha de resultados positivos que hemos tenido en nuestro campo. A nosotros nos tocará entonces dar ese punto más que nos daba nuestra gente, y que no va a estar. Tendremos que estar más motivados nosotros y revertir esa situación".

"Durante varias tardes estaba en mi casa grabando vídeos por dos horas. Ha merecido la pena"

"Vamos a un deporte nuevo en el que no va a haber público, con la importancia que para mí tiene"

"Voy a investigar una celebración distinta para los goles"

"El Sadar no va a estar lleno, tendremos que dar un punto más porque vamos a jugar sin nuestra gente"

Rubén garcía

Centrocampista de Osasuna