Un triunfo de primera categoría

Osasuna dominó de principio a fin en su segundo partido de la fase de ascenso

29.03.2021 | 01:26
Las chicas, en piña, celebran uno de los tres goles que marcaron ante el Real Oviedo en Tajonar.

Osasuna Femenino3

Real Oviedo1

OSASUNA FEMENINO Maitane, Garazi Facila, Marina Martín, Josune Urdániz, Aitana, Paloma Fernández (Celia Ochoa, m. 87), Vanessa, Leyre Fernández (Serena Dolan, m. 87), Lorena Herrera (Iara, m. 56), Sara Carrillo (María González, m. 56) y Patri Zugasti (Vilariño, m. 75).

REAL OVIEDO Miralles, Gema, Fefa, Lorena Reina (P. Nuñez, m. 31), Igle, Alejandra, M. Crespo, Yuki (Yarima, m. 55), Laurina, Isinia y Carlota (Kala, m. 75).

Goles 1-0, m.3: Patri; 2-0, m.34: Paloma Fernández; 2-1, m.40: Yuki; 3-1, m.70: Patri Zugasti.

Árbitro José Javier Apesteguia amonestó a Fefa y a Igle por parte de las visitantes.

Estadio Instalaciones de Tajonar.

tajonar – Ante un partido de tal exigencia las rojillas sabían que no quedaba otra que ganar. Y así lo hicieron. La intensidad y ganas de competir que ofrecieron en el campo fue digna de una victoria contundente.

Ya en el minuto tres de partido Patricia Zugasti convertía el primero de la mañana gracias a un centro al corazón del área que se envenenaba. La delantera tuvo un papel fundamental en el encuentro, que gracias a su gran calidad en acciones a balón parado es capaz de inquietar a cualquier rival.

Las rojillas, a sabiendas de que en este tipo de encuentros las cosas se pueden torcer, no se confiaron en ningún momento y continuaron firmando una primera parte casi perfecta. De esta forma Paloma aprovechaba un fallo garrafal de la defensa del Oviedo para empujar a placer una pelota que se convertiría en el 2-0.

Un único fallo defensivo propiciaba el tanto que recortaba las distancias, en una jugada en la que la defensa rojilla pecaba de falta de contundencia.

Así finiquitaba un primer acto para dar paso a un segundo asalto en el que las chicas de Kakun Mainz no concedieron absolutamente nada. A través de una presión e intensidad feroz ponían contra las cuerdas a un Oviedo que no paraba de cometer fallos defensivos. Uno de ellos fue el que desencadenó el 3-1 definitivo de Patri Zugasti, que sacaba partido de un malentendido entre portera y defensa. Tras el gol, Osasuna se limitó a defender con uñas y dientes el resultado y zanjar así un encuentro soberbio.

kakun mainz, satisfecha La entrenadora rojilla valoró positivamente el trabajo de sus jugadoras. "Vanessa y Leyre están siendo fundamentales para contener al equipo y conseguir esa verticalidad", declaraba sobe el medio campo. "Sí que estás pendiente de lo que haga el Alavés pero lo importante es que nosotras no fallemos" comentaba acerca de su máximo rival.