Bea Royo jugadora del osés construcción ardoi

“Tenemos que ser realistas y seguir luchando, porque, si todo sigue igual, podríamos tocar la fase de ascenso”

Con la permanencia lograda, el Osés Construcción Ardoi, que visita esta tarde la cancha del Cortegada pontevedrés, sueña con llegar más alto y poder tocar la fase de ascenso

08.02.2020 | 18:34
Bea Royo trata de zafarse de su marca en el partido ante el Maristas Coruña.

pamplona - La increíble temporada que está realizando el debutante Osés Construcción Ardoi en Liga Femenina 2 ha provocado que el único objetivo que se habían marcado a principio de temporada -conseguir la permanencia-, lo hayan logrado a falta de jugar casi toda la segunda vuelta, por lo que en el equipo ya empiezan a soñar con alcanzar la fase de ascenso. Uno de esos pilares es la zaragozana Bea Royo, veterinaria de profesión y jugadora por vocación, que todas las semanas tiene que desplazarse desde la capital aragonesa hasta la navarra para entrenar con el equipo. El equipo de Zizur visita mañana Pontevedra para jugar a las 19.30 horas con el Cortegada, sexto clasificado.

Con media temporada disputada, hay que seguir valorando el trabajo del equipo, que le permite estar en segunda posición con 14 victorias de 16 partidos posibles...

-Sí, la verdad es que, como todo el mundo sabe, nadie se imaginaba que íbamos a tener ni este comienzo de temporada ni esta progresión tan continua a lo largo de la temporada, que ni el club ni el equipo nos lo esperábamos y estamos muy contentos del trabajo que estamos haciendo.

Están firmando unos números increíbles para ser un equipo que debuta en la categoría... ¿Qué sensaciones tenían en pretemporada?

- Sabíamos que iba a ser un año difícil porque este equipo venía de Nacional el año pasado y no tenía mucha experiencia en la categoría. Al final creo que todas las jugadoras hemos dado un paso adelante y en cada partido ha salido gente desde el banquillo que ha hecho cosas que han permitido ganar el encuentro y creo que gracias a eso hemos llegado hasta donde estamos. Nadie se esperaba que íbamos a estar en esta segunda posición, quizás podíamos imaginar que íbamos a estar en posiciones de media tabla.

Con la permanencia ya en el bolsillo, ¿han hablado en el vestuario de ponerse algún objetivo más ambicioso?

-Yo creo que al principio no lo hablamos, porque teníamos el único objetivo de lograr la permanencia. Ahora, viendo dónde estamos, hay que soñar un poco más arriba y claro que alguna vez hemos comentado la posibilidad de jugar la fase de ascenso, pero sabemos que es algo muy complicado porque quedan muchos partidos todavía, queda casi la segunda vuelta entera y tenemos que ser realistas y seguir luchando porque, si todo fuera igual, quizás podríamos tocar la fase de ascenso, pero está difícil.

La buena temporada que está realizando el equipo se ha visto reflejada en la cantidad de halagos manifestados por parte de los rivales, además del nombramiento como el mejor equipo femenino en los galardones al mérito deportivo por parte del Gobierno de Navarra...

-Es algo muy bonito, tanto para el equipo de este año como para el del año pasado del Primera Nacional que consiguió ascender, porque sin ellas esto no sería posible. Estamos súper agradecidas porque para un equipo de Navarra es muy importante que te reconozcan el mérito.

¿Cuál es la fórmula que explique el rendimiento que está mostrando el equipo?

-Yo creo que la principal fórmula es la lucha o las ganas de cada jugadora, que cada vez que una sale al campo lo da todo. Estamos jugando bien en equipo y en los momentos más complicados el equipo está dando un paso adelante y está sacando los partidos reñidos gracias a ese trabajo de equipo y las ganas con la que trabaja.

Alguna compañera ha comentado alguna vez que todavía no son conscientes de lo que están haciendo. Tras 16 jornadas, ¿comparte el mismo pensamiento?

-Yo creo que todavía no somos conscientes porque la Liga Femenina 2 es una competición muy difícil en la que puede ganar cualquier equipo, como se está demostrando este año. Creo que será a final de año cuando nos demos cuenta de lo que hemos hecho. Ahora mismo estamos soñando porque cada partido lo contamos, salvo dos, como una victoria y estamos en una nube. Y más que nada porque somos un equipo recién ascendido y muy poca gente apostaba por nosotras, pero lo estamos sacando.

Ha mencionado antes que en el vestuario han hablado sobre la posibilidad de tocar una fase de ascenso. Usted, que ya ha disputado varias con otros equipos, ¿se imagina disputar una con el Osés?

-Bueno, ya te digo que es algo difícil que si seguimos así igual lo podemos conseguir. Yo creo que para todas, incluso para las que ya la hemos jugado, sería un sueño porque al final la fase de ascenso es un premio a la temporada.

Aitor reveló hace unos meses que fue usted la que se puso en contacto con ellos para venir al equipo. ¿Qué fue lo que le llamó la atención, o lo que le hizo dar ese paso, para contactar con ellos?

-Yo soy de Zaragoza y Pamplona es una ciudad que está muy cerca. Además conocía a alguna jugadora de haber jugado contra ella en otras temporadas y fue todo un poco de casualidad porque el equipo también necesitaba alguna jugadora. Yo en ese momento no tenía equipo tras haber rechazado ofertas, y como trabajo en Zaragoza aposté por este equipo, por la cercanía con Pamplona.

Personalmente, ¿cómo se está viendo esta temporada?

-Personalmente estoy muy contenta con el equipo, pero en cuanto al baloncesto yo empecé a entrenar con el equipo dos días antes de que empezase la liga y los primeros partidos se notaba un poco. Luego, cuando ya estaba en buena forma, sufrí una rotura de fibras que me dejó fuera tres o cuatro semanas y bajé el rendimiento. Ahora creo que estoy casi al 100% y con ganas de seguir ayudando.

Ha mencionado que trabaja en Zaragoza, pero entrena y juega en Pamplona. ¿No se le hace duro estar yendo y viniendo de un lado para otro?

-La verdad que no, porque el año pasado hacía lo mismo con Valencia, que está casi al doble de distancia. Como es algo que quiero y que lo hago porque me gusta y porque lo he decidido, no se me hace duro. Muchas semanas estoy esperando a que llegue el jueves para ir a Pamplona e ir a entrenar y a jugar con el equipo, que es por lo que he apostado.

En la red social Twitter se les ve a su hermana y a usted muy pendientes de lo que hace la otra. ¿Cómo lleva el vivir alejada de su hermana?

-Para mí, mi hermana es la otra mitad, porque sabe todo de mí y yo sé todo de ella. Ella ya lleva unos cuantos años fuera y nos estamos acostumbrando, pero como hoy en día el internet y la tecnología te permite comunicarte con facilidad, estamos en continuo contacto. En el momento en el que una termina su partido llama a la otra para ver el resultado.

Este fin de semana viajan a Pontevedra para enfrentarse al Cortegada. ¿Qué tipo de partido esperan encontrarse?

-Es un partido muy difícil porque es un viaje muy largo hasta Pontevedra, son muchas horas en autobús y luego porque todos los equipos en su cancha son muy fuertes. Aquí en Pamplona ganamos de 8 en un partido muy complicado. Nos van a poner las cosas muy difíciles, así que tendremos que ir con las pilas cargadas como siempre.