Djokovic gana el maratón

Wimbledon | Quinto título del serbio en londres, el 16º ‘grand Slam’ de su carrera, al batir al suizo Federer en la final más larga de la historia: 4 horas y 57 minutos (7-6, 1-6, 7-6, 4-6 y 13-12)

09.02.2020 | 19:50
Djokovic y Federer posan tras la final.

Londres - El tenista serbio Novak Djokovic salvó dos bolas de partido y venció a Roger Federer en una gran batalla, por 7-6 (5), 1-6, 7-6 (4), 4-6 y 13-12 (3), en la final más larga de la historia de Wimbledon, para ganar este torneo por quinta vez en su carrera, igualar a Bjorn Borg, superar a Rod Laver y sumar además el segundo grande este año tras el Abierto de Australia en enero. La de 2008, con Nadal venciendo a Federer por 6-4, 6-4, 6-7( 5), 6-7 (8) y 9-7 en cuatro horas y 48 minutos y acabando casi a oscuras, era hasta ayer la final más larga del torneo. En la edición 133 de Wimbledon, Djokovic se impuso en cuatro horas y 57 minutos, estrenando además en ese partido la nueva fórmula del desempate cuando en el quinto set se llegase al 12-12.

"Intentaré olvidarlo", dijo Federer al serle preguntado en la pista tras casi cinco horas de lucha, y provocando las risas de los 15.000 espectadores. "Ha sido un gran partido, y largo, lo di todo. Tuve muchas oportunidades, pero estoy feliz con mi actuación. Feliciades, Novak, ha sido una locura", dijo el suizo. "Espero poder darle fe a otra gente y que sepan que a los 37 años no todo está acabado", añadió.

A dos 'grandes' de nadal Djokovic lleva ya 16 títulos del Grand Slam, acercándose a los 18 de Rafael Nadal, que, no obstante, y gracias al triunfo del serbio, mantendrá el puesto de número dos del mundo hoy lunes, con 485 puntos de ventaja sobre Federer.

La carrera triunfal del serbio, campeón el año pasado en el All England Club, continúa en los majors, donde ha ganado cuatro de los últimos cinco en los que ha participado. Tras su paso por Wimbledon en 2018, con victoria ante el surafricano Kevin Anderson, ganó luego el US Open ante el argentino Juan Martín del Potro, y salió campeón ante Nadal en la final del Abierto de Australia en enero. Solo ha fallado en Roland Garros, donde cedió contra el austríaco Dominic Thiem en semifinales, y en cinco sets.

Con la victoria de ayer, Djokovic lleva ya tres finales ganadas a Federer en este torneo (2014, 2015 y 2019). Le tiene tomada la medida. El serbio perdió el primer duelo entre ellos en el All England, en las semifinales de 2012. En total aventaja con 26-22 en el balance, ganando los cinco últimos disputados. Federer no le vence desde 2015, en la primera fase de las Finales ATP.

Fue una gran batalla. Roger Federer logró 25 saques directos, pero falló en el momento clave, cuando en el quinto set, tras romper el saque del serbio (8-7) desperdició dos bolas de partido. La primera con un fallo enviando la bola fuera, y la segunda tras un magistral tiro cruzado de derecha de Nole, que no se arrugó ante la subida a la red del suizo, que al final acabó cediendo su servicio en un momento decisivo.

Ante su hijo Stefan, y sus padres Srdjan y Dijana, Djokovic protagonizó uno de los momentos más especiales de su carrera, ganando los tres cruciales desempates de la tarde. Federer dejó una vez más su impronta en la central, con magistrales dejadas y espectaculares subidas a la red, pero el suizo cometió 62 errores no forzados, diez menos que el serbio, más estable desde el fondo.

Con el sueco Stefan Edberg, el checo Jan Kodes, los australianos Rod Laver y John Newcombe, el estadounidense Stan Smith y Manuel Santana en el palco real, presidido por los duques de Cambridge, William y Kate Middleton, Djokovic se hizo el amo de una pista en la que ha triunfado ya tantas veces como Borg y el británico Laurie Doherty, y donde ya supera los cuatro títulos de Laver, situándose ahora a dos de Pete Sampras y William Renshaw.

El ganador recibió un cheque de 2.350.000 libras (2.622.157 euros o 2.955.423 dólares) y 2.000 puntos ATP. La final de este año es la primera a un total de cinco sets, desde la de 2014, cuando Djokovic también se impuso a Roger Federer, por 6-7 (7), 6-4, 7-6 (4), 5-7 y 6-4 en tres horas y 56 minutos. El argentino Damian Steiner, de 44 años, nacido en Buenos Aires y que iba para periodista deportivo en su juventud, dirigió la final este año, la primera de su carrera del Grand Slam.