Una Induráin diferente

Ciclismo / La marcha cicloturista sigue adelante para el próximo 18 de julio con un estricto protocolo anticovid en la que será la primera prueba de este tipo postconfinamiento

10.07.2020 | 00:55
Presentación de La Induráin, con Miguel Sabalza (i), Miguel Induráin (c).

Pamplona – Un año más, la marcha cicloturista La Induráin volverá a celebrarse y a acoger a centenares de aficionados al ciclismo, sin embargo, el covid-19 ha obligado a la marcha, que se celebrará el próximo 18 de julio, a contar con unas medidas especiales para evitar el riesgo de contagio entre los participantes.

Ayer se presentó La Induráin 2020 en la sede central del Banco Santander de Pamplona, que contó con la presencia del ciclista que pone nombre a la carrera, Miguel Induráin y el representante de la empresa KT1, encargada de la organización del evento, Miguel Sabalza.

Induráin, maestro de ceremonias El pentacampeón del Tour de Francia estará, un año más, en la jornada ciclista, pese a que las medidas especiales no harán posible el tradicional paseo que los participantes realizan junto al navarro.

Induráin mostró su alegría porque finalmente la prueba pueda disputarse, más aun cuando este año se cumplen 25 años de la última victoria del villavés en el Tour de Francia.

"El poder juntarnos y disfrutar de nuestro deporte es bueno para mantener la salud", afirmó Induráin sobre un acontecimiento que por el momento cuenta con alrededor de 800 inscritos, con un cupo de 1.000 ciclistas, siguiendo las recomendaciones de Sanidad.

La edición 2020 de la marcha cicloturista, con salida y llegada en Villava, no las ha tenido todas consigo sobre la posibilidad de si se iba a poder disputar o no, pese a que finalmente, después de recibir el visto bueno de las autoridades, la jornada tendrá lugar, según afirmó el representante de la organización, Miguel Sabalza, quien destacó que, en estos momentos, "hay que luchar y seguir adelante, pero sabemos que nos tenemos que adaptar a la situación".

La Induráin de este año contará con algunas novedades respecto a las ediciones pasadas, la más destacada es la eliminación del horario de salida, que en este caso será abierto, y podrá realizarse entre las ocho y las nueve de la mañana, "cada ciclista podrá elegir según el ritmo que quiera llevar en el recorrido", aseguró Sabalza. Además, los participantes deberán llevar mascarilla hasta haber pasado los 200 metros desde la salida en Villava, y deberán volver a ponérsela nada más llegar a la meta, donde no se celebrará ningún acto para evitar aglomeraciones. Además, los participantes deberán respetar la distancia de seguridad de 1,5 metros hasta la salida.

La carrera contará con dos recorridos, uno largo, de 180 kilómetros, y uno corto, de 100 kilómetros, en la que los ciclistas podrán disfrutar de una jornada de bicicleta acompañados por Miguel Induráin. "La grandeza de esta prueba es Miguel y lo cercano que es con todo el mundo. Hay que limitar el aforo, pero se podrán sacar fotos cumpliendo con la normativa marcada", recalcó Sabalza durante la presentación.

Además, la organización agrupará a los ciclistas que participen en grupos de 150 personas, con salidas diferenciadas en dos minutos entre ellos.

Sin comida popular El avituallamiento final de los ciclistas no será como el habitual, ya que en esta edición se limitará a la entrega de una bolsa en lugar de la tradicional comida popular, un momento que, para Miguel Induráin, siempre ha servido para "contar batallitas o anécdotas del Tour o sobre cómo ha ido la prueba, algo que es parte de nuestro deporte". Además, tampoco habrá servicio de duchas y masajistas.

En el acto de presentación se anunció también la presencia de personalidades del mundo del deporte y del ciclismo, como el excampeón del mundo de maratón Martín Fiz y los exciclistas Pedro Delgado, Joseba Beloki o Melchor Mauri, algo que para Miguel Sabalza "es un honor que vengan y que respalden este tipo de marchas".

Finalmente, en el acto se hizo un recordatorio de los 25 años que el próximo 23 de julio hará que Miguel Induráin ganó su quinto y último Tour de Francia. Ayer fue justamente el primer día que el navarro vistió el maillot amarillo de líder de esa edición, un año que Induráin recordó como "muy intenso, bonito, pero también duro porque tuve que adaptarme a la altitud, donde metí muchas horas trabajo".

"El poder juntarnos y disfrutar de nuestro deporte es bueno para mantener la salud"

Miguel Induráin

Exciclista navarro