Un paso de gigante hacia el 'play off'

Emerparking Basket Navarra venció al Zornotza y necesita perder de menos de ocho puntos ante Ponferrada y que el Melilla caiga

06.04.2022 | 22:15
Ugochukwu entra al aro ante Maricevic, del Zornotza.

ENERparking BNC 72
Bizkaia Zornotza 64


ENERPARKING BASKET NAVARRA Balastregui (5), Treviño (2), Fercho (1), Rogers (8), UUgochukwu (19) –cinco inicial–, Hoffman (14), Font (12), De La Hera (2), N´Guessan, Yárnoz (4) y García (5).

TEKNEI BIZKAIA ZORNOTZA Cabrera (9), Salazar (2), Cremo (18), Sainz de la Maza (3), Maricevic (9)– cinco inicial–, Gacic, Artaraz, Aldecoa-Otalora, Ardanza (5), Mendia (1), Agbeko (7) y Brnovic (10).

Parciales 19-19, 15-12 (34-31), 21-16 (55-47) y 17-17.
Árbitros Alexis Fuentes y Alejandro Pellitero.
Pabellón Arrosadía.

El sueño de Basket Navarra cada vez está más cerca. El sueño rojillo; disputar el play off de ascenso a Leb Oro. Ayer los de Jordi Juste dieron un paso de gigante ganando frente al Teknei Bizkaia Zornotza, un paso que les pone más cerca de su objetivo esta temporada. Las condiciones para soñar son perder de menos de ocho puntos el domingo y que el Melilla o Clavijo caigan derrotrados.

Comenzó el encuentro con un Enerparking eufórico, con ganas de llevarse aquello que llevaban toda la semana esperando. Aunque los rivales de Amorebieta apretaban, los rojillos fueron los primeros en mandar en la cancha. Los visitantes tenían poco acierto y no lograban transformar las acciones en puntos, pero tampoco dejaban entrar a los de Juste en la zona para sumar puntos fáciles. Estos reducían las opciones de Pamplona a una de las acciones que más tiempo dedica Juste para los suyos, el tiro.

En defensa los rojillos tenían que ponerse las pilas para mantener la brecha y lo hicieron. Robaron pases a los verdes, lo que daba puntos en contraataque a los rojillos porque sin defensa, no había ataque. Zornotza avisaba a Basket Navarra y la brecha desapareció, tanto que terminó el parcial en igualdad.

El segundo cuarto siguió por el mismo camino. Font salió a la pista para dejar boqueabiertos a los de Amorebieta con sus lanzamientos de tres. Los rojillos no podían relajarse y sacaron el fuelle que les quedaba antes del descanso.
Los vizcaínos fallaban tiros muy fáciles y los rojillos aprovechaban todas esas ocasiones para correr a campo de ataque e irse al descanso con tranquilidad. Una tranquilidad aliviadora que Ugochukwu y Treviño valoraron muy bien con dos triples. Aun así, los rojillos continuaron necesitados de puntos y debían disputar una segunda parte brillante.

Continuó el encuentro con mucha rivalidad tras la vuelta de los vestuarios. Un punto distanciaba a ambos conjuntos y el ambiente tan alterado no favorecía a los de Juste, que se contagiaron del juego rival. Pero rápido volvieron a lo suyo. Como siempre, volvieron a creer en sus opciones, se atrevían a entrar hasta la cocina a pesar de la fuerte defensa de Amorebieta, pero también a darle al juego el toque que caracteriza a los de Juste, los triples.

Los navarros no daban nada por perdido y se lanzaban al parquet en busca de la victoria. Este cuarto fue clave para acercar a los rojillos a su sueño.

Llegó el cuarto tiempo, aquel en el que debían mantener la distancia con los vizcaínos. Font ponía a los rojillos a once puntos con su muñeca desde 6´75, Fercho sacaba faltas entrando al aro y Ugochukwu se reñía con los verdes en la zona peligrosa por todos los rebotes y puntos muy reñidos a tabla.

Con este resultado, los rojillos necesitan ganar o, como mínimo, perder el próximo domigo ante Ponferrada de menos de ocho puntos y que uno de sus dos grandes competidores, Melilla y Clavijo, pierdan sus respetivos encuentros. El sueño de Basket Navarra está cada vez más cerca.

noticias de noticiasdenavarra