La adicción al trabajo de Ezkurdia

El delantero de Arbizu es reconocido por la gente que le acompaña en sus entrenamientos como un “trabajador terrible”

07.02.2020 | 18:05
Joseba Ezkurdia, en un partido en el Navarra Arena.

El de Arbizu es reconocido por la gente que le acompaña en sus entrenamientos como un “trabajador terrible”

a Joseba Ezkurdia se le pidió derribar la puerta de la pelota desde sus primeros pelotazos en el campo profesional. Se le atisbaron una condiciones enormes y con ellas una exigencia. El arbizuarra pronto llegó a los partidos de Primera, pero le faltó justificar su buen juego con resultados. Las txapelas y las finales alimentan la gloria del pelotari y a Ezkurdia le costó alcanzarlas. Son pocos los elegidos y el navarro no pudo estar entre ellos. Llegaron los malos momentos, oportunidades que se escapaban por muy poco y palos recibidos. Ante la mala situación, Ezkurdia permaneció igual. Con la receta que le llevó hasta el profesionalismo y ahora le permite escalar hacia la cima. Trabajo y más trabajo. Horas en el gimnasio y en la cancha. "Cabezón", "meticuloso", "trabajador terrible"? cuentan sobre su figura desde su entorno. Esas personas que le rodean fueron clave en su subida de nivel. Nombres como Juan Martínez de Irujo, Rubén Ayarra o Jokin Etxaniz le ayudaron a tener esa confianza en sí mismo tan necesaria. Con la moral por las nubes, el juego visto cada día en los interminables entrenamientos apareció en el contexto de los partidos. Ezkurdia fue un vendaval en las rondas previas del Campeonato Eusko Label del Cuatro y Medio. Llegó a la final como el pelotari más en forma del campeonato y ahora solamente falta rubricar la guinda el domingo ante el campeón, ante Jokin Altuna.

Juan Martínez de Irujo

"Siempre ha tenido una gran predisposición a entrenar"

Uno de los primeros en comprobar la predisposición al trabajo de Ezkurdia fue su compañero de Juan Martínez de Irujo. Compañeros de batallas. El de Arbizu ejerció de sparring de lujo en más de una ocasión y el de Ibero pronto encontró a un amigo al que aconsejar. "Con Ezkurdia tengo una relación estrecha y quiero que gane. También soy muy amigo de Jokin, pero en este caso me mojo por Joseba", declara Irujo. Los dos compartieron muchas horas de entrenamiento y el expelotari pudo comprobar desde el primer día la actitud que atesora el arbizuarra: "Siempre ha tenido una gran predisposición a entrenar. Cuando entrenábamos juntos nos picábamos para reforzarnos. Se machaca como un campeón en el tema físico y en la cancha siempre se queda a hacer jugadas".

El cambio de normativa en la Liga de Empresas obligará a Irujo a estar en la grada durante los partidos, en vez de ejercer las labores de botillero. Los consejos se deberán de impartir antes de los encuentros y confiar en que el arbizuarra cumpla con lo planeado. "Le diré que intente disfrutar. No es fácil hacerlo por la presión, pero si está a gusto en la cancha los resultados llegarán", declara. Las preferencias del jugador de Ibero son claras, no las esconde. Sin embargo, a la hora de hacer un pronóstico para la final ve más complicado decantarse por un ganador: "La clave puede estar en la velocidad que le dará Joseba. Jokin sabemos que va a hacer su partido. Es un artista y Ezkurdia sabe que va a tener que hacer el partido perfecto para ganarle. Si a Jokin le das oportunidades, las aprovecha y te gana".

Jokin Etxaniz

"No es el típico artista; ha basado mucho su juego en la velocidad, la fuerza y la confianza"

Desde que ganara el Parejas la figura de Ezkurdia creció enormemente. Su juego subió varios escalones y en este Cuatro y Medio no para de sorprender con su dominio de los partidos. El voleista de Sakana está de dulce y disputa los encuentros a un nivel altísimo. Algo que no es nuevo para Jokin Etxaniz. "Sabía que cualidades y juego tenía. Por eso no me sorprende tanto el juego de Joseba. Ya le había visto y lleva años peleando con los pelotaris de Primera, siendo un contrario que nadie quería. Se ha metido en una final individual, ha ganado el Parejas y ahora la gente le ve más, pero lleva años a un gran nivel", declara Etxaniz. A Ezkurdia solo le faltó "la guinda del resultado". Ese premio que confirmara el trabajo realizado en estos años y le permitiera creérselo del todo.

El crecimiento de Ezkurdia se basa en parte en la valentía. Atacar la pelota sin miedo y sumar muchos remates para tratar de realizar tantos en juego. "Joseba no es el típico artista. Es un pelotari que ha basado mucho su juego en la velocidad y en la fuerza. Aun así, también ha trabajado mucho la técnica. Ha mejorado mucho, pero es un pelotari que basa el juego en la confianza, en cómo se siente en ese momento. Ha tenido partidos que ha estado muy a gusto y se atreve a hacer más cosas", describe el técnico. Lo que no falla en el juego del arbizuarra es su esfuerzo y la defensa. Dos características que despliega en cada partido y le valen para "ser un pelotari muy apreciado por sus compañeros". "En el Parejas muchos quieren jugar con él porque hace ese trabajo sucio, no tan vistoso", apostilla Etxaniz.

A la hora de decantarse por un ganador, el técnico de Aspe cree que será una "final muy nivelada" y opina que los dos pelotaris llegan en un buen momento. "Altuna no es el mismo de la liguilla. Cada uno intentará hacer su juego y a ver quién consigue llevar el partido a su terreno. Joseba intentará poner velocidad y Jokin tratará de mover a su adversario para que no esté cómodo", opina Etxaniz, que cree que la buena imagen dada por Ezkurdia en los partidos no importa a la hora de disputar la final y Altuna "viene de menos a más y es muy peligroso".

Rubén Ayarra

"Hemos tratado de llevar la parte de activación a la parte física y cognitiva"

Una de las personas con la que más tiempo pasa Ezkurdia es con su preparador físico, Rubén Ayarra. Al delantero navarro su físico le da muchas posibilidades. Tiene una gran envergadura y una fuerza natural que le permite meter mucho ritmo al juego. Pero al mismo tiempo su cuerpo es una espada de doble filo. "Sabe que su físico también le lastra si no trabaja porque al ser un pelotari tan grande, si no está muy en forma lo puede llegar a pagar en los cuadros alegres", reconoce Ayarra. Una pequeña traba convertida en virtud gracias a muchas horas en el gimnasio. "Es muy trabajador e insistente. Siempre está dispuesto a hacer lo que le dices. Por ello todo el trabajo que hacemos de velocidad y resistencia lo asimila muy bien", añade el preparador físico.

Una de las curiosidades del entrenamiento de Ezkurdia son sus calentamientos planificados con Ayarra antes de los partidos. El preparador físico le acompaña y le da una serie de indicaciones para llegar en el mejor estado posible. "Llegó un momento en el que creí que Joseba necesitaba un plus más ahí y creí conveniente hacerlo. Durante el año, el grupo de pelotaris que trabajábamos nos juntábamos para hacer dinámica de grupo y descubrir la identidad de cada uno. Eso se trasladó al partido y hemos tratado de llevar la parte de activación a la parte física y a la cognitiva", explica. Preparación del cuerpo en todos los sentidos. Potenciar las virtudes y llenar el depósito de confianza para poder desplegar un juego algo tapado hasta ahora y que estalló definitivamente hace unos meses.

Lo último Lo más leído