ÚLTIMA HORA
Detenido en Burlada el asesino de Alicia Arístregui tras acuchillar a una mujer en Vitoria
delantero de Aspe

Danel Elezkano: “Mi final es la de Eibar”

Elezkano II ya está en las semifinales del Manomanista y sigue creciendo como pelotari. El sufrimiento le dio el triunfo en Tolosa y aspira a seguir en vena en el Astelena

09.02.2020 | 07:34
Danel Elezkano. Fotografía de Ruben Plaza

Bilbao - Danel Elezkano logró el lunes el billete para las semifinales del Manomanista y se enfrentará a Irribarria en busca del billete por la cita más importante del año en Eibar el domingo 19. "Será complicado", dice. El de Aspe y Mikel Urrutikoetxea, ambos de Zaratamo y situados en distintasramas del cuadro competitivo, podrían completar una final vizcaina.

El lunes ganó a Peio Etxeberria en su primer partido del Manomanista y ya está en las semifinales. Aun así, expuso que no estaba excesivamente contento con su juego. ¿Cómo valora la eliminatoria?

-La valoración es positiva, porque gané y estar en las semifinales del mano a mano es para estar contento. Llegar a 22 era lo que importaba y lo logré. Es verdad que no fue un encuentro brillante por parte de los dos, pero es complicado jugar el primer partido. Me sentí bien en los entrenamientos, pero nunca sabes cómo vas a responder de blanco. Además, Peio estaba con confianza y mete mucho ritmo. Lo hizo. Supe aguantar y él no tuvo su mejor día.

Mostró solidez.

-Si quiero ganar partidos, tengo que regalar poco. No soy de los que rompen con la pegada y tengo que ser agresivo con el saque-remate, defender y no errar. Al inicio, no disfruté, pero supe defenderme.

Es su primer Manomanista como cabeza de serie. ¿Vive con mayor responsabilidad el campeonato por ese motivo?

-Es distinto. El año pasado venía desde abajo e hice tres partidos muy buenos. Al ganar, vas con otra confianza. Tenía poco que perder. La diferencia es que este curso soy consciente de que ganar un solo partido es muy complicado. También tenía la oportunidad de, ganando un solo duelo, volver a ser cabeza de serie y jugar unas semifinales. Es algo grande.

Continúe.

-Luego influye la presión que se mete cada uno. En el Beotibar se vio que estaba agarrotado, nervioso. En la segunda parte acerté más.

Suele comentar que no es un manomanista puro, pero tiene armas suficientes para estar arriba...

-Está claro que los resultados me están acompañando. Lo que he conseguido ha sido por mérito propio, pero estos campeonatos me han llegado en momentos de mucha confianza. En un individual en el que te juegas todo a un partido, lo que importa es llegar bien. En 2018 tuve esa suerte y este año he logrado sacar adelante el primer compromiso. En el mano a mano ayuda tener un gran golpe, pero la forma en la que se juega hoy en día puede que me haya ayudado a mí. Se juega mucho de aire, hay saque-remate y ritmo. Los partidos se asemejan al Cuatro y Medio. No me considero manomanista, pero trato de ser competitivo. Me gustan las tres especialidades.

Está claro que la pegada es fundamental, pero en los últimos años quedó claro que pelotaris de otras características pueden hacer daño. Es el caso de Altuna III (campeón en 2018) o Bengoetxea VI (2017).

-Son grandes campeones. Es cierto que ahora se juega mucho de aire. No hay mucho tiempo para pensar y tienes que ir hacia adelante. El que tiene un gran golpe sigue dominando y teniendo mucho ganado; sin embargo, con la velocidad y el material actual, tener un buen aire importa tanto como el golpe.

Y en la semifinal se encontrará con Iker Irribarria el 19 de mayo en el Astelena de Eibar. Un pegador.

-En su partido contra Altuna III (18-22) demostró que llega con mucha confianza. La velocidad con la que le da con las dos manos es increíble. Cuando Iker juega a su nivel, es complicadísimo ganarle. Hay que ser realista, pero ensayando me he sentido bien y espero disfrutar en Eibar.

Hace un par de semanas realizaron un buen entrenamiento en el mismo escenario y le puso contra las cuerdas?

-Lo que importa es vestirse de blanco. Hemos entrenado varias veces juntos y nos ha venido bien, porque estamos en las semifinales. Lo hubiéramos firmado. Lo que importa es que el día del partido lo hagamos bien. Si Iker juega como el otro día, lo tendré difícil. Intentaré ser agresivo.

¿Le considera favorito?

-Está claro que lo es. Es complicado hacerle frente: pone la pelota donde quiere, tiene un sotamano con el que domina y es difícil para el rival, al estar tan lejos, hacerle dudar. Aun así, no es importante ser favorito. La única opción que tengo es jugar perfecto.

El nuevo suelo del Astelena es más rápido. ¿Qué le parece?

-Siempre me ha gustado el frontón. He tenido la suerte de entrenar con el suelo nuevo y me ha gustado.

Por segundo año consecutivo se mete en las semifinales del mano a mano, ganó la txapela del Parejas y da el nivel en el Cuatro y Medio. ¿Se considera un pelotari total?

-Lo difícil no es llegar, es mantenerse. Intento entrenar todos los días con ilusión y ser siempre competitivo. Si me hubieran dicho el año pasado que iba a volver a estar aquí, no me lo habría creído. Yo mismo era el primer sorprendido. Las cosas me están yendo bien y es el premio al trabajo de mucho tiempo. Soy consciente de que pueden llegar momentos malos y habrá que ser más fuerte.

Queda mucho por delante, pero podría darse una final vizcaina al estar su paisano Urrutikoetxea en la otra semifinal...

-Queda mucho trabajo. Lo veo muy complicado, ya que tenemos rivales muy difíciles. Mi final es la de Eibar ante Irribarria. Si quiero tener alguna opción de dar la sorpresa, tengo que jugar perfecto.

Zaratamo sigue soñando.

-¡Y que siga durante mucho tiempo! Para Zaratamo es algo increíble que haya dos pelotaris del pueblo en las semifinales del Manomanista. En Zaratamo se vive la pelota. Son momentos para disfruta. Hay mucho trabajo detrás. Gran parte de la culpa de que Mikel Urrutikoetxea y yo estemos aquí se debe a Upo Mendi.