Un trabajo maestro

Mano | Jokin Altuna y José Javier Zabaleta remontan en el Navarra Arena y se llevan el título del Masters Codere ante Irribarria y Rezusta

10.02.2020 | 06:01
Jokin Altuna alcanza una pelota en el ancho del frontón Navarra Arena.

Altuna y Zabaleta remontan en el Navarra Arena y se llevan el título del Masters Codere ante Irribarria y Rezusta.

Irribarria-Rezusta19

Altuna III-Zabaleta22

Duración 76:59 minutos de juego.

Saques 1 de Irribarria (tanto 12) y 2 de Altuna III (tantos 7 y 13).

Faltas de saque 1 de Altuna III.

Pelotazos 694.

Tantos en juego 7 de Irribarria, 2 de Rezusta, 11 de Altuna III y 4 de Zabaleta.

Errores 2 de Irribarria, 3 de Rezusta, 3 de Altuna III y 5 de Zabaleta.

Marcador 0-1, 1-1, 6-1, 6-2, 8-2, 8-3, 9-3, 9-8, 13-8, 13-10, 14-10, 14-13, 15-13, 15-14, 16-14, 16-15, 17-15, 17-16, 18-16, 18-18, 18-20, 19-20 y 19-22.

Apuestas Se cantaron posturas de salida de 100 a 60 a favor de Altuna III-Zabaleta.

Incidencias Final del Masters Codere de la LEP.M disputado en el frontón Navarra Arena de Pamplona. Buena entrada. En el primer partido, Bakaikoa-Larunbe ganaron a Retegi Bi-Ladis Galarza (15-22). En el tercero, Mendizabal III-Ruiz vencieron a Arretxe II-Erasun (6-18).

Pamplona - Jokin Altuna y José Javier Zabaleta se coronaron ayer en el Masters Codere con una actuación basada en el trabajo y la resistencia. Se ganaron a pulso el sueldo y el cheque de los 6.000 euros para los vencedores. Sobre todo, el guardaespaldas de Etxarren, maestro armero, estuvo soberbio en una lucha encarnizada con Beñat Rezusta, preciosa. La cita entre los dos mejores zagueros del año y del panorama empresarial profesional fue para enmarcar. El de Bergara asomó con el látigo y la chispa de los momentos de gloria, quizás más vivo que en el Campeonato de Parejas, donde asombró más por su lucida regularidad. Zabaleta, a pesar de comenzar incómodo, ejerció de faro para sujetar el partido -deshilachado con un 6-1 de salida en contra-, fue el pelotari que más pelotazos soportó, exhibió solvencia con la zurda a la hora de rascar la pared y expuso una diestra gourmet. En un escenario en el que Altuna III tuvo problemas para cruzar el gancho ante un Iker Irribarria sublime en defensa, el de Etxarren se colgó el partido a la espalda para inspirar la revuelta que sí que cerró el amezketarra. Fue una huida hacia adelante. Fue una misión de escapismo, porque los colorados, dueños del marcador hasta el 18-18, rayaron a buen nivel. En el último tramo, con más de 600 pelotazos y más de una hora de tralla en el cuerpo, Altuna III y Zabaleta obraron la remontada in extremis frente a dos contrincantes que solo cometieron cinco fallos.

Ocurre que el inicio de Iker y Beñat hiperventiló el Navarra Arena. La certeza de un gran Rezusta encendió la bombilla a Irribarria, que ayer se desquitó de la derrota del viernes con una imagen seria y entonada. El inicio espectacular y trabajado no sirvió a la combinación guipuzcoana para llevarse el gato al agua. Se encontraron con un 6-1 que les dio oxígeno suficiente para la travesía; también coleccionaron un 8-2 y un 9-3, pero murieron en la orilla.

Los azules, en cualquier caso, necesitaron un tanto muy largo para cambiar la dinámica. Resolvió Altuna con un gancho. Tantearon fisuras en los zurdos, defensivamente muy bien plantados, pero tardaron en encontrarlas un mundo: 70 pelotazos. Tras eso, el amezketarra cambió el signo con inspiración (9-8). Y la final del Masters Codere se transformó en una persecución constante. Con todo, pese a las andanadas azules, los guipuzcoanos se escaparon 13-8.

Zabaleta y Rezusta asumieron el mando del trabajo en una preciosa disputa en los cuadros largos. El de Sakana arrancó la locomotora y el zurdo bajó la velocidad en el pelotazo. Aun así, amarrado a la regularidad, Beñat supo acomodarse a vivir a contrapelo. Estuvieron a un tanto los azules en cinco ocasiones hasta que consiguieron empatar. Fue con el 18 iguales. Les costó. Hicieron la goma. Zabaleta era ya un gigante. Se fueron 18-20 y contestó Iker con un zurdazo al nueve por la pared. Altuna III resolvió con dos remates. Fue una final de lujo. Un trabajo maestro.