El sector de la construcción pide invertir 6.000 millones en obra pública en Navarra hasta 2030

Este desembolso en infraestructuras y edificios dotacionales generaría hasta 6.000 empleos en Navarra
El estudio forma parte del proyecto europeo Novacons

08.02.2020 | 21:22
(Izda-dcha) Joaquín Salanueva, decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Navarra; Ángel Luis Chocarro, decano del Colegio de Economistas de Navarra; Francisco Javier Sagardoy, presidente de la Asociación Navarra de Empresas

Este desembolso en infraestructuras y edificios dotacionales generaría hasta 6.000 empleos en Navarra

pamplona - El sector de la construcción en Navarra pide una inversión de 6.000 millones en obra pública en la Comunidad Foral en la próxima década para edificios dotacionales e infraestructuras, entre las que incluyen el Canal de Navarra y el TAV; un desembolso que supondría crear entre 5.000 y 6.000 puestos de trabajo en el periodo 2020-2030. Estas conclusiones surgen del informe elaborado por el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro, los colegios navarros de Economistas y de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, la Asociación Navarra de Empresas de Construcción de Obra Pública (ANECOP) y la Fundación Laboral de la Construcción (FLC), en el marco del proyecto europeo Novacons (Estrategia de Innovación para la Construcción), financiado con fondos Feder.

Francisco Javier Sagardoy, presidente de ANECOP y secretario de la FLC, informó de la necesidad de acometer estas licitaciones con presupuestos anuales de entre 500 y 600 millones para carreteras, ferrocarril, áreas logísticas, Canal de Navarra, sistema fluvial, gestión de residuos, reformas de edificios públicos y nuevas edificaciones. Carreteras, con 2.000 millones; ferrocarril, con mil millones; y nuevas edificaciones, con 1.180 millones se convierten en las áreas que suponen más gasto. Sagardoy anunció que presentarán este informe a cada uno de los partidos políticos, de cara a las próximas elecciones autonómicas, ya que el sector insiste en establecer "una verdadera colaboración público-privada, con independencia de quien esté al frente del poder ejecutivo en cada momento, porque deben existir planes claros de inversión pública a medio y largo plazo", adecuados con los objetivos de crecimiento de las empresas.

El decano del Colegio de Economistas, Ángel Luis Chocarro, recordó que durante la crisis, la inversión en obra pública descendió de manera drástica, "en uno de los peores ejercicios, la Administración destinó menos de cien millones a infraestructuras y edificios dotacionales, y en otros se registraron presupuestos de unos 300 millones". Patxi Chocarro, presidente de la delegación navarra del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro, resaltó que las constructoras que soportaron la crisis afrontan una etapa con gran demanda de trabajo pero para la que requieren personal, que, en ocasiones, resulta complicado de encontrar "tanto ingenieros, arquitectos como operarios". Sagardoy manifestó que la crisis redujo a la mitad el número de ocupados en el sector, al pasar de los 32.000 antes de estallar la burbuja inmobiliaria, a los más de 16.000 actuales. De esta forma, el plan que propone el sector elevaría los ocupados hasta 22.000 en 2030, un 40% más. "Pedimos un marco de financiación para infraestructuras y edificios dotacionales para que las empresas se dimensionen de manera adecuada y ofrezcan empleo estable", remarcó.

listado de posibles obras El estudio cree necesario invertir 1.080 millones en mejora de la red viaria y otros mil millones en conservación de dichas carreteras: entre las obras que citan, el tramo Castejón-Esquíroz y la supresión del bucle de Pamplona y la conexión Pamplona-Y Vasca. Para el área logística piden 913 millones destinados a la tercera y cuarta fase de la Ciudad del Transporte, a la plataforma logística de Pamplona, Alsasua y Tudela, y a otros desarrollos en Tafalla, Estella, Sangüesa, Irurtzun y Bera. El estudio presupuesta 670 millones para infraestructuras relacionadas con el agua como el Canal y los usos urbanos e industriales, además de acciones para la mejora del sistema fluvial según el Plan Hidrológico del Ebro. La gestión de residuos contempla 55 millones para puntos limpios o actuaciones en vertederos, entre otras. El sector propone una inversión media de 50 millones anuales para reformar edificios públicos que mejoren su eficiencia, se adapten a la norma de accesibilidad y favorezcan su mantenimiento y pavimentación; y solicitan una media de cien millones anuales en nuevas edificaciones docentes, deportivas, culturales, de salud, de derechos sociales o de equipamiento urbano, etc.