Los salarios crecen de forma suave por segundo año de la mano del sector público y los servicios

Navarra se consolida en 2018 como tercera comunidad con los sueldos más elevados
El coste salarial total crece un 1,75%, por encima de la media española, hasta 2.082 euros al mes

09.02.2020 | 02:03
Coste laboral por trabajador en euros durante los años 2017 y 2018.

El coste salarial total crece un 1,75%, por encima de la media española, hasta 2.082 euros al mes

pamplona - Los salarios crecieron en 2018 por segundo año consecutivo. Es la primera vez, desde antes de la crisis, que enlazan dos ejercicios consecutivos al alza de una manera suave, pero, por fin, parece que sostenida. Los costes salariales totales se incrementaron en Navarra una media de 36 euros al mes, un 1,75%, por encima de la media española, si bien lejos del aumento del 4,1% registrado en 2017.

Según los datos de la Encuesta Trimestral de Costes Laborales, la media del coste salarial se situó en Navarra en 2.082,18 euros brutos. La Comunidad Foral es así la tercera en un ranking salarial en el que parece despegarse algo de Catalunya, que ocupa la cuarta posición y que hasta hace solo tres años era la tercera. Madrid tendría según este indicador los costes salariales más elevados y cada vez con mayor diferencia respecto a la Comunidad Autónoma Vasca. Los cuatro territorios registran además incrementos en sus costes salariales muy por encima de la media en el último año, mientras que media docena de comunidades (La Rioja, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura) registraron todavía el año pasado descensos en sus salarios.

En Navarra, con una menor tasa de paro que la media, la recuperación económica permite empujar al alza los salarios, si bien todavía la distribución del incremento resulta desigual. En 2018, el incremento fue más llamativo en el sector servicios, un dato impulsado sin duda por el sector público, que volverá a ejercer de tractor en 2019, con un aumento superior al 2% aplicado ya desde el mes pasado. En 2018, el incremento fue menor, pero, al afectar a casi una quinta parte de los ocupados, se deja sentir en las cifras globales.

Con esta ayuda, el sector servicios de Navarra se ha convertido en el que más ha visto incrementar sus costes salariales en los dos últimos años, al pasar de 1.784 euros de media a 1.939, un incremento de 155 euros mensuales que triplica el registrado en la industria (53 euros) y que contrasta con el descenso que todavía se registra en el sector constructor, donde el coste salarial medio cae en más de 70 euros mensuales desde el año 2016.

La industria sigue siendo en cualquier caso el sector que abona por término medio unos salarios más elevados. Pero su evolución resulta muy diferente a la media. El salario medio en este sector se incrementó en mayor medida durante los años de crisis, cuando pasó de 2.122 euros en 2012 a 2.334 en 2014. Un aumento que ha perdido pujanza con la recuperación económica: en los últimos cuatro años apenas ha crecido en 70 euros. La explicación a este fenómeno tiene que ver con la propia estructura dual del sector, con un núcleo de trabajadores fijos y con cierta antigüedad que soportó los años de crisis mientras eran despedidos miles de trabajadores temporales con salarios mas bajos. Desde 2014, sin embargo, la situación es la contraria: pese a que los salarios de los trabajadores se incrementan conforme se van aprobando nuevos convenios, el sector incorpora miles de nuevos trabajadores baratos. Los recién llegados a una empresa cobran miles de euros menos que un trabajador veterano.

Durante 2018, de hecho, se firmaron en Navarra 132 convenios, que recogían un incremento salarial medio pactado del 1,63%, cuatro décimas ya por encima del IPC, y que afectaron a cerca de 47.000 trabajadores. El aumento se queda una décima por debajo de la media española, pero consolida una tendencia al alza que ya comenzó a dibujarse en 2015 y que se repitió en 2016 y 2017. Otra cuestión será la recuperación del poder adquisitivo y de una cierta equidad tras una crisis que ha ampliado la brecha entre unos grupos de trabajadores y otros. Si en 2008 un trabajador eventual percibía 7.000 euros menos al año que un indefinido (25.000 frente a 18.000), en 2016 la diferencia había crecido en 3.000 euros: los mismos que habían ganado de media lo trabajadores fijos.

Por sectores

2.403

Euros en la industria. En el último año se han mantenido estables: quienes entran a trabajar ganan mucho menos que aquellos trabajadores más veteranos.

2.029

euros en la construcción. Los costes salariales del sector son inferiores a los de hace un par de años. La recuperación en su actividad apunta a que en los próximos años se mantendrá una cierta alza en lo salarios.

1.939

euros, en los servicios. Sigue siendo, en conjunto, el sector que menos pagan si bien agrupa tanto las actividades peor remuneradas como las mejor retribuidas. La banca encabeza año tras años el ranking de los mejor pagados.