La Comunidad Foral reduce su deuda en 268 millones en un año y queda en el 16,7%

Es la cuarta comunidad menos endeudada
Standar&Poors mejora la calificación crediticia y destaca la buena gestión

10.02.2020 | 05:07
Sede de Hacienda Foral de Navarra en la avenida de Carlos III.

Pamplona - La losa de la deuda pública, una de las cargas más onerosas de la crisis, comienza a aligerarse. Navarra redujo su volumen en un 7,1% en el último año, al recortarla en 268 millones de euros y dejarla en 3.475 millones de euros, lo que supone un 16,7% de su PIB. Es la cuarta comunidad con un menor endeudamiento y la única, junto a Canarias, que lo ha reducido de forma neta en el último año.

La buena marcha de la economía y la prudencia fiscal con la que se ha comportado Navarra en los últimos años han permitido comenzar a controlar un indicador que llegó a desbocarse en los últimos años de la crisis. Navarra pasó de deber un 4,7% de su PIB a acumular deuda pública por valor del 19,5% de su riqueza total. El actual indicador comienza a ser más manejable y deja a Navarra por detrás de la CAV, Madrid y Canarias, las tres comunidades con mejores indicadores en esta materia.

Dentro de las comunidades autónomas, Cataluña (79.243 millones de euros), Comunidad Valenciana (47.894 millones), Andalucía (36.356 millones) y Madrid (34.584 millones) siguen concentrando dos tercios de toda la deuda en manos de los gobiernos autonómicos en el primer trimestre, con aumentos en todos los casos, salvo en la Comunidad de Madrid, que descendió respecto al primer trimestre, si bien se incrementa en el último año. El conjunto de las comunidades autónomas rebasó por primera vez los 300.000 millones de euros de deuda (300.587), lo que supone el 24,6% del PIB español.

Con estos datos, Standard & Poor's (S&P) elevó la calificación crediticia de Navarra a AA- desde A+, con perspectiva estable y destacó que la Comunidad Foral "mantendrá un colchón de liquidez que cubrirá cómodamente el servicio de la deuda" Eso, según explica el Gobierno Foral en un comunicado, supone un par de escalones más que la calificación española, que también ha sido recientemente incrementada hasta el nivel A con perspectiva estable, frente al A- con tendencia positiva que tenía desde marzo de 2018.

La agencia destaca, además, que Navarra "seguirá registrando superávits hasta 2021, reduciendo muy gradualmente la deuda y manteniendo una liquidez muy cómoda". Así se recoge en el informe que ha hecho público S&P y en el que resalta "la alta autonomía fiscal de Navarra y su buena gestión financiera" que la hacen "más resistente que España a un escenario de estrés", aunque advierte que la Comunidad Foral "no es inmune al riesgo de España".

S&P señala que "los coeficientes presupuestarios de Navarra para 2018 fueron más fuertes que los anteriores pronósticos, aunque por debajo de los niveles registrados en 2017. En lugar de un ligero déficit, que habría estado en línea con el requisito del Gobierno central, Navarra volvió a registrar un superávit".

Además, según la citada fuente, valora las cifras económicas de Navarra en campos como la exportación, "con exportaciones internacionales casi dos veces superiores a las importaciones en 2018, del 188%, frente al 90% de España".

También pone el acento en materia de empleo, donde, "según la últimos datos relativos al segundo trimestre de 2019, la tasa de desempleo de Navarra disminuyó a 7,6%, frente al 14% a nivel nacional". Por diagnósticos como estos, Standard &Poor's Global Ratings justifica el aumento en la valoración de la calificación crediticia de Navarra, confirmado el pasado 27 de septiembre.

Nuevo récord total La deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó en el segundo trimestre del año los 1.210.915 millones de euros, con lo que marcó nuevo máximo histórico al elevarse en 10.470 millones de euros (+0,9%) respecto al anterior trimestre, con lo que se situó en el 99% del PIB, según datos publicados por el Banco de España y recogidos por Europa Press.

En concreto, utilizando el PIB nominal de los últimos cuatro trimestres, la ratio de deuda sobre PIB se situó en el 99% en el segundo trimestre del año, en línea con el trimestre anterior, pero cuatro décimas por encima del mismo periodo del año pasado (98,6% del PIB), además de estar alejado del objetivo marcado por el Gobierno para este año, del 95,8% del PIB.

En términos absolutos, la deuda pública alcanzó su nivel anual más alto de la historia, con 1,21 billones de euros, por encima del ejercicio 2018 (1,173 billones de euros), 2017 (1,145 billones de euros), 2016 (1,104 billones de euros) y 2015 (1,07 billones de euros). De hecho, el saldo de deuda se elevó un 3,8% en términos interanuales y un 0,9% en términos trimestrales.